En el homenajes a Massera, García Linera entre nosotros

El ciclo de actividades conmemorativas en homenaje al Ing. José Luis Massera en el centenario de su nacimiento tuvo una culminación de altísimo nivel en el acto efectuado el viernes 30 de octubre en el Paraninfo de la Universidad, que contó con la participación descollante de Álvaro García Linera, vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia. Su disertación magistral estuvo precedida por las intervenciones del vicerrector de la Universidad, Hugo Calabria; del senador Marcos Carámbula; del representante del Partido Comunista, Jorge Mazzarovich; de la ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse; y del vicepresidente de la República en ejercicio de la Presidencia, Raúl Sendic. Al término de la parte oratoria presenciamos una actuación del  director teatral Iván Solarich, dedicada en particular a la viuda de Massera, Martha Valentini, que estaba rodeada de sus familiares en el acto, en el cual también se destacó la presencia del ex rector Rafael Guarga, en un Paraninfo desbordante de público.

El acto había sido anunciado en conferencia de prensa el día anterior por el rector de la Universidad, Roberto Markarian (a la vez discípulo de Massera) y el senador Marcos Carámbula, integrantes ambos de la Comisión de Homenaje a Massera. En esa oportunidad, el senador Carámbula destacó la personalidad de Álvaro García Linera, señaló que era un matemático como Massera (lo que a muchos nos resultó una novedad absoluta) y lo caracterizó como un gran luchador, militante por la libertad y la democracia en Bolivia, y como un pensador sobre los procesos que se están desplegando en América Latina. En la apertura del acto, el vicerrector Calabria expuso sus opiniones sobre el tema y dio lectura a un mensaje alusivo del rector Markarian, impedido de asistir.

11 Niko-200x230

Le siguió en el uso de la palabra precisamente el senador Carámbula, quien señaló los fundamentos del homenaje a Massera y fue el primero en recordar que en ese mismo Paraninfo universitario había sido recibido en agosto del año 1961 el  Ché Guevara, quien pronunció un discurso que ha sido reproducido en todo el mundo después de su intervención en la Conferencia del CIES (Consejo Interamericano Económico y Social, dependiente de la OEA) en Punta del Este. Fue luego el turno de Jorge Mazzarovich, quien aludió a los principales rasgos biográficos de Massera. La ministra Carolina Cosse, ingeniera, anunció que un emprendimiento importante que habrá de concretar próximamente Antel, llevará el nombre de José Luis Massera. El vicepresidente Raúl Sendic formuló una conceptuosa exposición sobre los aportes científicos de Massera y abrió paso a la intervención central de Álvaro García Linera.

Profundización de la democracia en los procesos políticos de América del Sur
El vicepresidente de Bolivia formuló una exposición extensa, muy meditada, que respondía al título general de: “Profundización de la democracia en los procesos progresistas de América del Sur”. Su intervención abarcó el conjunto de los procesos políticos en nuestro continente a lo largo de este siglo XXI, con especial referencia al rico proceso vivido por su patria boliviana. Insistió, en forma muy didáctica, sobre algunos conceptos fundamentales, todo ello después de una ajustada referencia a la presencia del Ché Guevara en ese mismo recinto, hace más de medio siglo (54 años exactamente). Los principales conceptos, ilustrados desde diversos ángulos, versaron sobre:

  • la democracia como ampliación de derechos y de la igualdad entre los seres humanos;
  • la continentalización de la democracia en América Latina en este siglo XXI (aunque el proceso se desarrolla a distintas velocidades en los distintos países);
  • América Latina comienza a definir su destino propio en esta etapa que estamos viviendo;
  • la importancia fundamental de la unidad en el bloque social de los cambios;
  • el objetivo central de la integración continental.

Sobre el conjunto de estos temas centrales, García Linera propuso que se desarrollara un proceso de debate interno de ls fuerzas progresistas a nivel continental.

Las ideas expuestas por el orador están desarrolladas en un folleto de su autoría que circuló en el curso del acto y que se titula: “Las tensiones creativas de la revolución. La quinta fase del proceso de cambio”. Es un trabajo sumamente valioso, y me apresuro a decir que deberíamos encontrar la forma de difundirlo entre las fuerzas progresistas de nuestros países. La simple mención de sus capítulos resulta ilustrativa, y responde al siguiente guión: HACIA UN NUEVO HORIZONTE DE ÉPOCA. Del republicanismo propietario al republicanismo comunitario. LAS FASES DEL PROCESO REVOLUCIONARIO. Primera fase: develamiento de la crisis de Estado. Segunda fase: el empate catastrófico. Tercera fase: capacidad de movilización convertida en presencia estatal gubernamental. Cuarta fase: el punto de bifurcación o momento jacobino de la revolución. Quinta fase del proceso revolucionario: la presencia de las contradicciones creativas. LAS TENSIONES CREATIVAS DE LA QUINTA FASE. Primera tensión: relación entre Estado y movimientos sociales. Segunda tensión: flexibilidad hegemónica frente a firmeza en el núcleo social. Tercera tensión: intereses generales frente a intereses particulares y privados. Cuarta tensión: el socialismo comunitario del vivir bien. Las tensiones secundarias creativas como fuerzas productivas del proceso de cambio.

Este cuadro conceptual surge del análisis de la historia de Bolivia antes y durante los gobiernos de Evo Morales. Se encuentra en esas páginas una historia de Bolivia, sus contradicciones internas, el proceso de lucha contra las tendencias secesionistas de la “media luna”, todo lo que ha vivido este pueblo en las últimas décadas. Y sobre todo, se encuentra una perspectiva de salida progresista para el gobierno del Estado Plurinacional, en el cuadro de la nueva situación generada en América Latina con el acceso al gobierno de las fuerzas progresistas y democráticas avanzadas.

El punto de partida está enunciado con total claridad desde el inicio, en estos términos: “Si uno se pone a pensar que hasta hace pocos años existía un apartheid institucionalizado que segregaba a las mayorías indígenas de los poderes del Estado republicano desde su fundación o en la turbulencia e inestabilidad política estructural que vivió Bolivia durante el período 2000-2005 (cinco presidentes en cinco años), o en las movilizaciones por la demanda de autonomía que intentaron ser aprovechadas por segmentos nacionalistas de las viejas élites nacionales, hoy, cada una de estas históricas divisiones sociales ha sido superada por la consolidación de una estructura estatal plurinacional, autonómica y de un Gobierno Revolucionario que  basa su solidez y su estabilidad en la unidad del pueblo boliviano, de sus organizaciones sociales indígenas-campesinas, obreras, vecinales y populares.

“Durante los últimos cinco años, se han comenzado a demoler rápidamente los mecanismos racializados de las decisiones estatales que marginaban a las mayorías indígenas. Se ha derrotado al neoliberalismo recuperando el control social y estatal de la riqueza pública, anteriormente enajenada a manos privadas extranjeras. Igualmente se ha puesto fin a décadas de denigrante subordinación de las decisiones gubernamentales a la Embajada norteamericana y a los organismos financieros internacionales. Hoy, como nunca en la historia colectiva de la Patria indígena y mestizos compartimos las decisiones del Estado y tenemos las mismas oportunidades en la toma de decisiones públicas.

“En estos años se ha comenzado a construir un tipo de Estado autonómico, resolviendo de manera democrática una demanda que amenazó con fisurar la unidad del país.

“En conjunto, fracturas y demandas que habían enfrentado a los bolivianos durante siglos, y que habían subordinado el país a poderes externos durante décadas, han sido resueltas mediante métodos democráticos y revolucionarios, tejiendo la unidad soberana de la sociedad y la solidez del Estado.

“También se derrotaron a las castas políticas, ineptas y corruptas, que administraron un sistema de republicanismo-propietario, y que tanto daño le causaron al desarrollo de nuestro país. Y por último, se triunfó sobre numerosas conspiraciones económicas, políticas e incluso intentos separatistas de la unidad territorial de nuestra Patria”

La conclusión de todo el análisis apunta a la organización de las fuerzas sociales para conseguir el objetivo superior del Vivir Bien para toda la comunidad. Esta parte merece la transcripción textual, y dice así: “Las fuerzas productivas comunitarias y la ética laboral agraria incorporan una mirada distinta a la lógica capitalista respecto a cómo vincularnos con la naturaleza. Nos proponen ver a las fuerzas naturales como componentes de un organismo vivo, total, del que el ser humano y la sociedad son tan sólo una parte dependiente y que por lo tanto el usufructo de sus potencias productivas naturales, entendidas como tecnologías y saberes sobre la naturaleza, deben darse en el marco de una actitud “dialogante” y re-productoras de esa totalidad natural.

“Las formas comunitarias han desplegado una tendencia de una otra forma social del desarrollo de las fuerzas productivas en las que la naturaleza es concebida como la prolongación orgánica de la subjetividad humana, que se debe velar para su continuidad creadora pues de esa manera se garantiza también la continuidad de la vida humana para las siguientes generaciones.

“Humanizar la naturaleza y naturalizar el ser humano” proponía Marx (en el tercero de los Manuscritos Económicos y Filosóficos de 1844) como alternativa al suicidio social y a la destrucción de la naturaleza impulsada ciegamente por la lógica capitalista.  A eso le llamaba Marx el comunismo, la realización de la lógica total de “valor de uso” de la naturaleza en el ser humano y del ser humano realizado en la naturaleza. En eso consiste el Vivir Bien: en utilizar la ciencia, la tecnología y la industria para generar riqueza, de otra manera con qué se podría construir carreteras, levantar postas sanitarias, escuelas, producir alimentos, satisfacer las necesidades básicas y crecientes de la sociedad. Pero a la vez necesitamos preservar la estructura fundamental de nuestro entorno natural para nosotros y las generaciones que vendrán, que tendrán en la naturaleza la realización de sus infinitas capacidades para satisfacer sus necesidades sociales”.

“Necesitamos industrializarnos pero también cuidar la naturaleza y preservarla para los siguientes siglos. El capitalismo la depreda, la destruye, la utiliza con fines de lucro y no para la satisfacción de las necesidades”.

Conclusión: “Esta tensión creativa es lo que el presidente Evo ha llamado el socialismo comunitario del vivir bien”.

Por Niko Schvarz
Periodista y escritor

La ONDA digital Nº 743 (Síganos en Twitter y facebook) 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: