Al FA le queda mucho por caminar

En estas últimas horas, hasta podríamos decir días, se ha generado un paquete de contradicciones en la izquierda, donde nadie sabe como comenzó y como puede terminar. Nos referimos a esa extraña práctica de librar el debate tradicionalmente reservado a la escena pública, cuando bien se pudo realizar en el mano a mano, en la intimidad propia de la reserva individual.

Hace muchos años, cuando la nueva democracia comenzaba a caminar con sonrisas en la cara, el senador comunista Jaime Pérez dijo en una masiva reunión realizada en el Palacio Peñarol, que si tenía que hacerle una crítica a Seregni lo haría en su oído, dando a entender que no quería que su punto de vista llegara hasta los múltiples oídos de la oposición.

8 Raul-Legnani-200x230

Cuando escuché aquel punto de vista de Pérez me sentí identificado, por lo menos en primera instancia. Luego me vinieron las dudas, las idas y venidas, porque también es verdad que la ciudadanía debe tener la posibilidad y el derecho de conocer todas las opiniones, aunque sean encontradas. Las opiniones públicas y las privadas, deben ser de fácil acceso de la ciudadanía. Por lo menos eso…

Estas reflexiones individuales y contradictorias no son parte de una determinada conducta filosófica, sino que tienen mucho que ver con la libertad del individuo y con las posibilidades o no de incidir en el momento de los debates de los generadores de opinión, como pueden ser aquellos que en momentos de crisis y de grandes tensiones, se ven obligados a tener las reservas necesarias para que el intercambio de ideas sea fructífero.

Los permanentes desacuerdos entre el vicepresidente Raúl Sendic y el ministro de Economía Danilo Astori no solo no son trascendentes, sino que a la vez intoxican con sus voces un escenario que debería apuntar a ser el espacio donde se desarrolle la fuerza política en una perspectiva de unidad y de transmisión de ideas.

El gobierno de Tabaré Vázquez aún tiene mucho por caminar, pero ese andar no podrá tener un buen ritmo y un mejor destino si no existe un clima de entendimiento entre los distintos sectores del Frente Amplio; lo que no quiere decir unanimidades.

La propuesta es que la dirigencia de la coalición de izquierda asuma su responsabilidad y geste el camino a nuevas ideas e inquietudes que deben ser puestas sobre la mesa, para que dentro de cinco años la historia sea otra. Y mucho mejor, por cierto.

Por Raúl Legnani
Maestro y Periodista
Urumex80@gmail.com

La ONDA digital Nº 740  (Síganos en Twitter y facebook) 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: