La madre de todas las reformas Parte l

El ser humano es en esencia social. Su primigenia condición de mamífero sigue integrada a la necesaria protección en el primer tramo de vida, todavía hasta la adolescencia. Aun así la sociedad ha propiciado la individualidad y realización personal con derechos, postulados y algunos hecho efectivos por los Estados alrededor de la organización mundial de los mismos…Pero en un planeta completamente mercantilizado, el grado de libertad personal está sujeto a la disposición financiera de los medios de educación, capacitación e ingresos provistos por la participación bajo el paradigma del trabajo.

La realización personal

En ella se integra en distintos grados la disposición de servir a la sociedad, comenzando desde el ámbito familiar a la que habita todo el planeta. El impulso humanista asigna parte o el total de sus manifestaciones vitales a actividades de toda índole a favor de los congéneres, cercanos al individuo…

Formas  de vida en la sociedad contemporánea

La compensación de la vida entre obligaciones y gratificaciones cambia aceleradamente. Incorporaciones tecnológicas mediante, el trabajo físico disminuye sustituido por el trabajo mental y el mantenimiento del organismo centrado en lo físico se traslada a lo psíquico. Basta el ejemplo del . Las nuevas generaciones se difuminan tanto en el quehacer como en su ubicación en el globo y consecuentemente las ciudadanías despegan de su origen, incrementando una nueva clase, la de ciudadanos del mundo. La movilidad social es la manifestación representativa de esta forma de vida y las relaciones a distancia sustituyen la presencial. Por esta inmensa diseminación, las costumbres, cuerpos sociales e instituciones de las naciones y países que sustentan la vida necesitan, más que adaptarse, cambiar totalmente. Las fronteras que son permeables a los capitales, epidemias y drogas lo son muy poco a una obligada emigración inmigración amparada en derechos y leyes que esta nueva ciudadanía desparramada sobre los continentes requiere. Incorporando además, como en toda la historia de la humanidad, sus costumbres como fuente de Derecho y preservando la identidad y pertenencia de los colectivos humanos, aunque estén disgregados.

Arquitecto Luis Fabre(R)

  

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: