El fair play de los dioses y su silencio

«Allá afuera del templo
en el recinto del rey
congrega el invasor.

El rey es más rey.
Millonario es más mercenario.
Amén, haram, amén.

Oscurecen libertad.
Separan integración.
Anulan diversidad.

Todo por el dinero de un gol.

Niño del desierto todo lejos,
solo conoce lujo – dinero ajeno,
aprende amén y opresión.

Mujer silenciada.
Mujer sin identidad.
Mujer castigada.
Amén, haram, amén.

Muere la vida.
Muere la Tierra.
Enferma el Universo.
Amén, haram, amén.

En el templo del invasor
el dinero siempre a favor de dios.
La FIFA impone silencio.

No quiere brazaletes One Love.

No le importa otra opinión.

Todo por el lucro de un gol.
Todo por la paz de su Federación.
Amén, haram, amén».

Confederaciones europeas reclaman y se manifiestan contra la amenaza de la política impuesta por la FIFA. ¿No suena extraño el silencio Latinoamericano o Sudamericano?. ¿Tanto enceguece el Mundial del 2030?.

El fútbol además de ser una competición, dentro y fuera de la cancha es una actividad humana y política, promotor de cultura, valores y consumo.

¿Los Estados democráticos del mundo liberal van a seguir cediendo parte importante de su cultura deportiva y social bajo lineamientos de una Federación monopólica y absolutista con intereses particulares?.

Los mundiales es una buena oportunidad para que lo sano de lo deportivo y la comunión entre naciones pueden promover valores que contribuyan a la mejora de la convivencia y progreso humano. Pero la FIFA nuevamente no está a la altura de las circunstancias. Prefiere el silencio y ser funcional a las políticas conservadoras y reaccionarias que hoy afloran y persisten en gran parte del mundo.

Es buen tiempo plantearse y proceder a independizarse de la FIFA coordinado con otras confederaciones. Sumando fuerzas a las que van dando el punta pie inicial. Apuntar a conformar un sistema abierto donde la pelota ruede sobre la democracia y libertad humana sin amenazas a la libre expresión.

En este mundo cada vez más turbio, Putin condenan contenidos LGBT. Tira misiles, asesina y destruye culturas. Mientras retrocede atrasa al mundo. Los que avanzan antes ya lo conquistaron.

Recuerdo una remera que decía: «Derechos humanos deber humano».

La respuesta parece ser la de siempre: ¡Si habrá que patear penales!…

¿Vos cómo sos en tu templo entre el juego de los dioses?.

Por Andrés Legnani

  

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: