El País se partió en dos

El acto del Obelisco llamado con acierto, «Río de Libertad», lo debemos recordar siempre. Para quienes no lo vivieron, puede verse, ¡como un gran acto! ¡Pero, fue mucho más que eso! Fue la síntesis de la resistencia y la lucha de todo el periodo dictatorial en lo político, cultural, humano y particularmente la recreación de la esperanza como pueblo y nación de vivir en libertad.

Cuando dan el golpe de Estado (27 de junio de 1973), se proscribe, primero a la C.N.T. y algunas organizaciones sociales y culturales, luego a los Partidos del Frente Amplio, siendo requeridos sus dirigentes, lo siguen en el tiempo la Universidad de la Republica y otras instituciones.

En esa misma madrugada comienza la resistencia, con la HUELGA GENERAL de 15 días, dispuesta por la C.N.T. y acompañada por la FEUU.

Esta huelga, fue un ejemplo para el mundo, un hecho equivalente a las grandes gestas universales.

Uno de los tantos hitos del pueblo en marcha reivindicando las instituciones democráticas, y la libertad, se realizó el 9 de julio, un enorme acto de miles «a las 5 en punto de la tarde», en el centro de Montevideo, grito, repitió una y otra vez no a la dictadura, ese día es detenido el Gral. Liber Seregni y varios militares patriotas que marchaba al frente de ese pueblo resistente y ingobernable para quienes habían traicionado a la patria.

Bolentini, (Ministro de Trabajo de la dictadura), convoca a un activo sindical en Sala Verdi, con la consigna, «afíliate a tu sindicato», fue un desborde de afiliados a la C.N.T.

Luego, comienza en 1975, una feroz represión contra el Partido Comunista y la UJC. Estos hechos se enmarcan en un acenso de la represión que comprende a otras organizaciones del Frente Amplio, sectores y dirigente de los partidos tradicionales, organizaciones sociales y instituciones de la educación.

En este contexto de terrorismo de estado la dictadura siempre que intentó crear base social, empleó TRES elementos,

1) Represión (para limpiar la cancha).

2) Propuesta política.

3) Buscar actores que acompañaran la propuesta.

En este camino luego de reprimir 75, 76, 77, salen a formar LAS ‘COMISIONES PARITARIAS»

Sindicatos por Empresa, previa entrega de lista de adherentes.

Y aquí comienza el desarrollo de una táctica que sería una constante, al recibir el planteo, NUNCA, se les dijo NO. Se recogía el guante y se respondía, si, pero…TENEMOS QUE CONSULTAR A LA GENTE.

La historia de aquellos días; el Ministro de Trabajo de la época, Etcheverry Stirling, recibió ¡con sorpresa! las adhesiones, (la paritaria del banco Comercial logró 950 adhesiones, el 95% del personal). Allí, la dictadura dijo, ¡»no gracias, recién tiré»! Se terminó la experiencia. Aclarar mejor esto) Pero, dejaba una organización para el duro futuro.

Lo cual sería una constante

En 1978 – 1979, otro duro golpe represivo, para el segundo paso «el intento de base social», ahora trataban en la creación de una centralita de trabajadores, «ARTIGUISTA, NACIONALISTA, FEDERALISTA, ANTIMARXISTA».

En el reparto de funciones dentro de la dictadura esta tarea, la encabezaba la Marina, con un «representante» cuyo nombre de batalla era «Banchín», tomaron contacto con varios sindicatos AEBU, GRÁFICOS, LA PRENSA, ACTORES, TEXTILES, PAPELEROS, ETC.

En todos los lugares, orientados por la CNT, clandestina, se les respondió, el clásico… Si, pero… Hay que consultar a la gente.

Esta intentona, duró un año que fue aprovechado para reflotar lo que había quedado armado de «las paritarias». Hubo decenas de reuniones y (hay que decirlo), hubo gente que se confundió y los apoyó.

Hay que tener en cuenta que este intento se enfrentó con una militancia diezmada, por los golpes, pero siempre había reemplazos y apoyo del exterior, sobre todo de Buenos Aires.

Esta «experiencia» (con una impronta casi folclórica), tuvo en el centro, el cambio de fecha del día de los trabajadores del 1o al 5 de mayo de 1980, se realizó una misa en la Iglesia «San Antonio» de la calle Canelones, que preparamos con el Cro. Victor Vila y el cura «Pepe», de la Iglesia de Peñarol. Resultado: se desbordó la Iglesia y en el texto que leyeron 8 curas, se mezclaban frases del boletín de la CNT.

Ese día, matan al obrero Jorge Reyes, de la fábrica Nórfex.

El 5 de mayo, (feriado), el diario O’ Globo, tituló; «LA DICTADURA URUGUAYA FESTEJA CUMPLEAÑOS DE CARLOS MARX»

El experimento vuelve a fracasar y el 25 de agosto de 1980, otra vez en Nordex, pero de Pan de Azúcar, el General Raimundez, lleva preso a Banchín y sus pares y a todos los trabajadores que participaban de la Asamblea. OTRO TRIUNFO DE UNA TÁCTICA CORRECTA. «El SI, pero… Luego de este golpe a un nuevo intento de la dictadura, salimos fortalecidos.

Y, más tarde… otra vez las tres premisas, feroz represión a la resistencia con decenas de jóvenes y dirigentes, detenidos y salvajemente torturados.

¿Otro objetivo? Surge el “plebiscito del 80”, que pretendía legalizar la dictadura.

Resultado; otra histórica victoria de nuestro pueblo.

La represión continuaba el 16 de agosto de 1981, desaparece Feliz Ortiz, dirigente Comunista, largamente buscado.

El 21 de setiembre, desaparece Omar Paita, dirigente, de la construcción. Todo como consecuencia de «limpiar» hacia las elecciones internas de 1982, dónde fueron derrotados los dos representantes de la dictadura, Pacheco en el Partido Colorado y Gallinal en el Parido Nacional y voto en blanco promovido por el FA, desde la clandestinidad, tuvo 90.000 votos.

Luego viene el HISTÓRICO

1o de mayo de 1983, donde se logra EL OBJETIVO, que tanto esfuerzo costó, ¡ LA GENTE SALIÓ A LA CALLE.!

Nacía EL PIT, (hijo de la CNT) Un espacio ganado por el …»SI… pero», que fue un verdadero proceso de acumulación.

EL 9 de noviembre es salvajemente reprimida la primera marcha con convocada por el P.I.T.

Y este es ilegalizado.

Y como síntesis del proceso de acumulación de fuerzas, ante una dictadura a esa altura definida como fascista, tuvo lugar EL ACTO DEL OBELISCO.

El estrado pintaba la acumulación, desde dirigentes del P.I.T., figuras democráticas de los Partidos tradicionales, dirigentes legales del FA, y hasta… ¡Pereyra Revervel!

Allí, el País se partió en dos, DE UN LADO LA DICTADURA Y DEL OTRO TODO EL PUEBLO Y URGUAYO, la emocionante, profunda y conmovedora oratoria de Alberto Candó, puso el broche de oro a lo que fue, «la frutilla de la torta» de una lucha ininterrumpida que hacía vislumbrar la derrota de la dictadura.

No se trata solo, de una experiencia concreta, este acto reafirmó que la cintura es un gran instrumento, cuando se tiene claro el objetivo.

Un día, resume años de lucha, desapariciones, muertes, violaciones, secuestro de niñas y niños.

No olvidamos que 81, 82 83 y 84, siguió la represión y el asesinato de Vladimir Roslik, pero el acto del Obelisco marcó el camino y la derrota de una dictadura aislada por la lucha de nuestro pueblo.

Hoy, es MÁS importante que nunca, conocer y refrescar esta historia, porque esos mismos partidos que estuvieron en el estrado del «Rio de Libertad», hoy en el gobierno, eliminan el terrorismo de estado de los libros de historia.

EL ANTÍDOTO A TAMAÑO DESPROPÓSITO, ES HACER CONOCER LA VERDADERA HISTORIA, PARA QUE SEA ASIMILADA, PESE A LA MEZQUINDAD POLÍTICA DE LOS QUE PREGONAN EL OLVIDO.

Por Esteban Núñez

 

  

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: