Mercenarios rusos entrenan milicias y reclutan presos

 

El jefe del grupo mercenario Wagner de Rusia, Yevgeny Prigozhin, dijo el viernes que su organización está reclutando a presos, y que había comenzado a entrenar a civiles en las regiones rusas fronterizas con Ucrania para formar una milicia y construir fortificaciones, informa The Moscow Times.

«Wagner está ayudando y seguirá ayudando a la población de las zonas fronterizas a aprender a construir estructuras de ingeniería, entrenar y organizar una milicia», dijo Prigozhin, citado por el servicio de prensa de su empresa Concord. Dijo que “una gran cantidad de personas ya están listas para defender su tierra”.

Prigozhin dijo que el objetivo principal de Wagner era comenzar a construir fortificaciones y escuelas de entrenamiento en las regiones de Belgorod y Kursk, que han sido atacadas regularmente en los últimos meses por el ejército ucraniano.

Prigozhin reveló en septiembre por primera vez que fundó el Grupo Wagner en 2014 para luchar en Ucrania y reconoció su presencia en África, Medio Oriente y América Latina, aunque no especificó en qué lugares específicos. Esto se produjo después de años en los que tanto Prigozhin como el Kremlin negaran que el grupo existiera, y a pesar de que todavía es ilegal servir como mercenario en Rusia.

Los combatientes de Wagner han estado al frente de la ofensiva de Moscú en Ucrania y en septiembre apareció un video que mostraba a Prigozhin ofreciendo a los prisioneros contratos para luchar en Ucrania a cambio de su liberación anticipada de la cárcel. Las autoridades ucranianas dicen que miles de soldados reclutados en las prisiones rusas han sido enviados al frente.

Prigozhin, quien también ha sido acusado durante mucho tiempo de dirigir una “fábrica de trolls” para influir en la opinión pública en los países occidentales, admitió haber interferido en las elecciones estadounidenses. Prigozhin, de 61 años, alguien que antes evitaba ser el centro de atención, se está convirtiendo en una figura pública cada vez más en Rusia, y los analistas creen que podría estar considerando un papel político.

El reclutamiento de presos para el combate podría ser violatorio de los derechos de las personas, ya que los enfrenta a una opción entre la situación concreta a la que están sometidos y una que no conocen, y que puede aparecer como un pasaje a la libertad, sin darles información sobre los riesgos reales que plantea la propia guerra, las condiciones legales del recultamiento a cambio de anular o reducir la saentencia, y la falta de entrenamiento.

The Moscow Times relata el caso de Andrei, que había estado cumpliendo su segunda condena en prisión en San Petersburgo por robo de automóvil cuando fue liberado y enviado al frente en Ucrania. El joven, de 22 años, es uno de los miles de reclusos rusos que se cree que fueron reclutados para luchar en la guerra por el notorio grupo Wagner de Rusia, a quienes se les ofreció una sentencia reducida a cambio, pero sus familiares afirman que fue enviado a luchar en contra de su voluntad. .

“Las condiciones en prisión eran horribles, pero Andrei me aseguró antes que no iría a ninguna parte, que es un ladrón, no un asesino”, dijo su tía Yana a The Moscow Times. “Él no estaba interesado en la política y Ucrania, dijo que quería vivir para sí mismo y no moriría por los intereses de los demás”, dijo Yana, quien se negó a proporcionar su apellido por temor por su seguridad.

Desde fines de junio, ha surgido un número creciente de informes de prisioneros rusos, incluidos asesinos, violadores e incluso un caníbal convicto, que Wagner reclutó ilegalmente para luchar en Ucrania en un intento por resolver la escasez de mano de obra en Moscú. Simultáneamente, el grupo Wagner, dirigido por el magnate vinculado al Kremlin Yevgeny Prigozhin, se ha vuelto cada vez más visible después de años de operar en las sombras como una fuerza militar secreta.

Varios videos filmados en prisiones y publicados en las redes sociales en los últimos meses muestran a un hombre muy parecido a Prigozhin que intenta reclutar reclusos prometiéndoles su liberación a cambio de un período de servicio de seis meses en Ucrania. A pesar del riesgo de ser asesinado y de las duras condiciones —“nadie retrocede, nadie retrocede, nadie se rinde”, es la consigna—, Wagner, que es técnicamente ilegal según la ley rusa, ha reclutado a 20.000 reclusos en Rusia hasta la fecha, según Olga Romanova. directora de la ONG de monitoreo de prisiones Russia Behind Bars.

“Si vas con nosotros, no hay vuelta atrás. Nadie volverá a prisión”, se puede ver a Prigozhin diciéndoles a los reclusos en un video hecho pocas semanas después de admitir haber fundado Wagner en 2014, luego de años de negación. “Obviamente, si fuera un recluso, solo podría soñar con unirme a este equipo amistoso, con tener la oportunidad no solo de expiar a su patria, sino de pagar la deuda por completo”, expresó en un comunicado el mes pasado.

Si bien los presos se sintieron atraídos por posibles indultos, también se les prometieron pagos mensuales que oscilaban entre 100 000 (1628 dólares) y 200 000 rublos (3256 dólares), dijo Romanova. “Por supuesto, quieren libertad. Cualquier lugar del mundo es mejor que una prisión rusa”, dijo Romanova a The Moscow Times.

La ley rusa no permite que los prisioneros sean liberados a cambio del servicio militar o mercenario. Pero el medio de comunicación RIA FAN, vinculado a Prigozhin, publicó un video este mes en el que se muestra a exconvictos recibiendo indultos después de haber resultado heridos “en los combates”.

También este mes, los legisladores rusos propusieron un proyecto de ley que permitiría conmutar las sentencias de los presos que se alistan para luchar en Ucrania. El jueves, la cámara baja del parlamento de Rusia aprobó una ley que permite el reclutamiento de personas que tenían una condena pendiente o sin borrar, incluidos aquellos que cometieron un delito grave.

A pesar de la movilización «parcial» de Rusia el mes pasado con el objetivo de reforzar la mano de obra militar, el Ministerio de Defensa también parece haber estado reclutando convictos junto con Wagner desde entonces, informó el medio de comunicación independiente iStories. Una mujer rusa le dijo a iStories que el ministerio reclutó a su familiar para la guerra mientras cumplía su condena en prisión en la región sur de Stavropol.

“Wagner fue creado por el Ministerio de Defensa en colaboración con Prigozhin”, dijo el ex combatiente de Wagner Marat Gabidullin a The Moscow Times. Para Wagner, el esfuerzo de reclutar del patio de la prisión de Rusia parece ser una forma de evitar perder a sus soldados más experimentados, dijo Gabidullin, quien publicó un libro sobre sus experiencias: «Yo, Marat, ex-Comandante del Ejército Wagner”. “No tienen ningún deseo de desperdiciar a sus veteranos en esta guerra”, agregó.

Según Russia Behind Bars, Prigozhin visitó la colonia número 4 en la región de Vologda la semana pasada con la esperanza de reclutar 160 prisioneros para Wagner, mientras que los informes de los medios sugieren que Wagner también está reclutando personas en Turkmenistán, Afganistán y Kirguistán para unirse al ejército ruso.

Los activistas de derechos humanos dicen que en algunos casos los presos son obligados a unirse al grupo mercenario. “Hay casos de coerción si un preso es un joven deportista o alguien que ha recibido entrenamiento militar. Son tomados casi a la fuerza como un recurso valioso”, dijo Romanova a The Moscow Times.

Yana, la tía del recluta de prisión Andrei, de 22 años, dijo que su familia envió múltiples solicitudes a las autoridades locales y a la prisión de Andrei con la esperanza de traer a su sobrino de Ucrania, pero que las autoridades hasta ahora no habían revelado su ubicación.

Algunos de los reclutados han hecho llamadas a sus compañeros de prisión para que se unan a ellos.

“Si te invitan, aprovecha la oportunidad y vete [a la guerra]”, expresó un aparente exprisionero reclutado por Wagner. “Tenemos de todo allí en abundancia. Alimentos, armas y un estilo de vida saludable”, dijo otro hombre en el video. Sin embargo, otros presos reclutados por Wagner han pintado un panorama diferente. “Me di cuenta [de que éramos] carne de cañón, dijo un hombre capturado por las fuerzas ucranianas que se identificó como Yevgeny Nuzhin y que había estado encarcelado en la región rusa de Nizhny Novgorod.

Según Yana, solo sobrevivieron 10 de los 46 reclusos de la prisión de su sobrino que fueron a la guerra. “Está horrorizado por lo que está pasando en Ucrania y me pide que lo traiga de vuelta”, dijo Yana a The Moscow Times. “No creo que sea posible, todo se ha acordado a un alto nivel”.

“Pero igual buscaré el castigo de los responsables”, dijo. «No me rendiré incluso si él muere».

 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: