La justificación de la Academia Sueca dice al asignar el premio de literatura 2022 a la francesa, Annie Ernaux: «Lo hicimos por la valentía y la agudeza clínica con que destapa las raíces de la memoria personal, la alienación y los entramados colectivos «. Ernaux nació en 1940 y ha escrito una veintena de libros. Hizo su debut en 1974, pero tuvo su avance literario con su cuarto libro, la novela «Min far», que se publicó en 1983.  

«Por el coraje y la agudeza clínica con la que descubre las raíces de la memoria, alienación y el marco de lo colectivo”.

Cuando el secretario permanente de la Academia, Mats Malm, presentó al ganador del premio este jueves 6 de octubre, también dijo que aún no habían encontrado a Annie Ernaux. Poco después del anuncio, fue entrevistada por la TV.

Me sorprendió mucho, esto no entraba en el marco de mi panorama literario. El Premio Nobel es un gran honor pero también una gran responsabilidad literaria, dice en el programa.

Debutó en 1974 con la novela autobiográfica “Les Armoires vides” (Los armarios vacíos). Después de eso, ha utilizado sus propias experiencias en prosa concisa, clara y sin sentimentalismos en aclamadas novelas como «La mujer» (sobre su madre moribunda), «Vergüenza» (sobre cómo el padre maltrata a la madre), «Memorias de una niña». (sobre el debut sexual) y «Circunstancias» (sobre un aborto exitoso).

Y cuando se le preguntó si asistirá a la ceremonia de premiación en Estocolmo, la respuesta fue clara.

¡Sí, por supuesto!

Annie Ernaux se habla con la prensa frente a su casa en Cergy, Francia. Ernaux creció en Yvetot en Normandía en Francia. Provenía de un entorno de clase trabajadora, con padres que en determinado momento de su vida comenzaron a administrar una cafetería.

Estudió en las universidades de Rouen y Burdeos, se licenció en magisterio y estudió literatura moderna. También trabajó como maestra a principios de la década de 1970.

La primera novela de Annie Ernaux se publicó en Francia en 1974. «Les armoires vides» era un relato ficticio de sus años de estudiante y del aborto ilegal que había practicado diez años antes. Tuvo su gran avance en 1983 con la autobiográfica «Min far» (en sueco 1985), donde escribió sobre crecer en un pequeño pueblo francés, sobre su relación con su padre y sobre cómo comenzar un viaje de estudios durante sus estudios.

En «La mujer», que llegó cinco años después (en sueco en 1993), la atención se centró en la madre y su envejecimiento y la aparición de la enfermedad de Alzheimer.

A lo largo de los años, ha escrito sobre temas como las relaciones amorosas y la sexualidad, la familia y la crianza, siempre con una fuerte dimensión social y de clase. Regresó a su aborto ilegal de joven en la autobiográfica «Circunstancias» en 2000 (en sueco 2022), que también fue filmada en 2021.

Escribe autobiográficamente y según una regla: solo incluye detalles que recuerda, no agrega nada después. En una entrevista con The Guardian en 2019 , reflexionó sobre una escena en «Circunstancias» donde sangra en un baño:

¿Tomé papel para secarme? No me acuerdo. Era un baño público, ¿me limpie? No sé en absoluto. Tengo un vacío en mi memoria allí.

Su escritura está fuertemente influenciada por su educación y su propia biografía. Un sueco podría llamarla una escritora proletaria, donde su propia biografía está influenciada por el sistema social que la rodea y su propio viaje de clase se convierte en una fuente tanto de fascinación como de confusión.

Había miles que habían pasado por abortos clandestinos. Quería recrear la verdad de ello, exactamente como era en ese momento, descartando cualquier conocimiento que tuviera sobre la lucha por los derechos de las mujeres que seguiría. Porque en 1963, 1964, cuando me pasó a mí, era imposible imaginar que se permitiría el aborto. Los médicos ni siquiera tomaron la palabra en sus bocas, le dijo a The Guardian.

Annie Ernaux se ve a sí misma como una escritora política: «escribir es un acto político», ha dicho. En los últimos años, entre otras cosas, apoyó públicamente el movimiento de los chalecos amarillos y las huelgas de pensiones en Francia, escribió una carta abierta al presidente Macron que se publicó en DN 2020 y expresó su apoyo a metoo.

Cuando las personas que han sido oprimidas y dominadas por otros durante toda su vida son acusadas de «ir demasiado lejos», entonces me vuelvo escéptico. Porque eso realmente significa: «Alto, nosotros somos los que ponemos los límites aquí, y acabas de cruzar uno». Es un método de colocar lo presionado en su lugar. Al igual que sucedió con los chalecos amarillos. No debemos olvidar que estas mujeres protestan contra hombres con poder económico y cultural “que han ido demasiado lejos”.

En 2020, pública en sueco la novela «Åren», una autobiografía basada en imágenes de un álbum de fotos. Escribió literatura, pero también sobre sociología, historia y autobiografía, aunque impersonal. Puedes pensar en ello como si todo esto junto formara una novela. Pero recuerden, todo esto es cierto, todo ha sucedido como se cuenta, dijo a DN 2020.

El último libro de Annie Ernaux se publicó en Francia a principios de este año: «Le jeune homme», sobre una relación con un hombre 30 años más joven. En sueco, el libro publicado más recientemente es «Memorias de una niña» en 2021.
Se defiende del término «autoficción», ese género es demasiado flexible y maleable para la autora. Ella misma asume una posición distanciada en relación a sus propios recuerdos. En «Los años» nunca usa el pronombre «yo», sino «ella» y «nosotros».

Incluso Ellen Mattson, miembro del Comité Nobel de la Academia Sueca, se opuso a atribuir la tradición autoficcional a Ernaux. Autoficción es un término problemático y no estoy seguro de que la propia Ernaux lo elegiría. Es el trabajo de una vida marcada por la búsqueda de la verdad. En lo que se llama autoficción, a menudo se encuentran posracionalizaciones o explicaciones, incluso un adorno, pero nada de esto se encuentra en los escritos de Ernaux, dice Ellen Mattson y continúa: Es solo una búsqueda directa y desnuda y, en la medida de lo posible, totalmente honesta de lo que puedes llamar una verdad.

Cuando la TV habló con Annie Ernaux después de recibir la noticia del premio, aún no había tenido tiempo de pensar qué haría con el dinero. Cuando se le preguntó si todavía no cree que «merezca el reconocimiento literario que ha recibido» -algo que dijo en una entrevista anterior- respondió: Tengo que afrontarlo ahora, y escribir algo sobre la perspectiva femenina y social. Es la segunda vez en nueve años que el premio recae en una escritora francesa, pero Ernaux es la primera mujer del país en recibir el premio.

“He tenido enemigos de los que me siento orgullosa. Venían de la derecha, pero también de la izquierda caviar. Ahora ya no se atreven, pero durante mucho tiempo me masacraron”,

Cunado se recurre a fundamentar el motivo del premio se dice; hay una perspectiva histórica, que es a la vez íntima y universal, y se trata de la dominación masculina que caracterizó el mundo entonces y que está allí.

Respondiendo a reproches; No podemos satisfacer a todos, dice Anders Olsson de la Academia, lo único que buscamos es la calidad literaria. El año pasado le dimos el premio a una escritora no europea, este año se lo vamos a dar a una mujer, y como sabéis hemos tenido pocas en el pasado. Estamos tratando de ampliar nuestro alcance con el Premio Nobel.

Anders Olsson no quiere responder desde cuándo la Academia tenía en mente a Annie Ernaux para el premio, ella es un nombre muy conocido en todo el mundo literario y ha sido traducido a muchos idiomas diferentes, dice.

  

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: