La reina Isabel, la Argentina y una herida abierta

/ Politicargentina

La última referencia pública de Isabel II sobre el conflicto fue el 8 de mayo de 2013. Ese día, a través de un discurso breve y solemne, prometió proteger el derecho de autodeterminación de los habitantes de las Malvinas y Gibraltar, cuya soberanía es reclamada por España.

Isabel II y Malvinas: el ofrecimiento de Perón, su hijo combatiente y la última decisión sobre Puerto Argentino

“Mi gobierno garantizará la seguridad, buena gobernanza y desarrollo de los territorios de ultramar, incluida la protección del derecho de los habitantes de las Falklands (según la nomenclatura británica) y de los gibraltareños a determinar sus futuros políticos”, subrayó la Reina al presentar ante el Parlamento el programa legislativo del gobierno.

Su declaración llegó en un momento de tensión diplomática entre la Argentina y Gran Bretaña. Dos meses antes, en un referéndum, los isleños habían votado abrumadoramente a favor de seguir siendo un territorio controlado por la administración británica: entre 1517 participantes, 1513 se inclinaron por la continuidad.

La victoria del Reino Unido en la Guerra de Malvinas afianzó su soberanía sobre las islas del Atlántico Sur y tuvo consecuencias directas en el plano estrictamente político, ya que fue una de la causas principales de la caída de la dictadura militar argentina en 1982 y contribuyó, al mismo tiempo, a la reelección del gobierno conservador de Margaret Thatcher.

Isabel II tuvo varias audiencias públicas con Thatcher sobre el conflicto y siguió el tema día a día. La serie británica The Crown, emitida por Netflix, retrata ese interés en el quinto capítulo de la cuarta temporada. El final de ese episodio exhibe a la reina y a su cónyuge, Felipe de Edimburgo -fallecido el año pasado- frente a un televisor con imágenes de la primera ministra mientras festejaba el triunfo en el enfrentamiento.

El interés de la reina, sin embargo, iba más allá. El príncipe Andrés, su tercer hijo, peleó en la Guerra de Malvinas: prestaba servicio en el portaaviones HMS Invincible y se desempeñó en misiones de combate como piloto de helicópteros. Luego fue ascendido a comandante hasta su baja, en 2001.

El día que Perón le hizo una oferta a la reina Isabel II para comprar las Islas Malvinas. El primer contacto de Isabel II con el conflicto de Malvinas encierra una historia poco conocida. Ocurrió el 2 de junio de 1953, cuando Elizabeth Alexandra Mary -27 años entonces- asumió al frente de la Corona británica.

El vicepresidente argentino, contraalmirante Alberto Teisaire, viajó a la ceremonia enviado por Perón, que además le encomendó una misión. Durante un encuentro privado en el Park Lane Hotel, Teisaire le acercó al entonces subsecretario de Exteriores británico con responsabilidad sobre los asuntos latinoamericanos, Lord Reading (Gerald Rufus Isaacs, su nombre original), la intención de la Casa Rosada de comprar las Malvinas, ocupadas por el Reino Unido desde enero de 1833.

Según documentos oficiales británicos desclasificados en enero de 1984, el enviado de Perón expresó que el Gobierno “deseaba que las relaciones económicas anglo-argentinas se establecieran sobre una base firme, y que su propuesta era que, como parte de algún arreglo a largo plazo, Gran Bretaña debería renunciar a todos los derechos y reclamaciones sobre las Islas Malvinas”.

Nunca se conoció si la oferta estaba respaldada por una cifra concreta. Sí se supo que Reading la rechazó y el amparo de la negativa fue que los habitantes de las Islas Malvinas eran británicos, y que si se celebraba un plebiscito, “votarían prácticamente por unanimidad para permanecer bajo la bandera británica”. En el documento se agregó, entre paréntesis, que Teisaire “estuvo de acuerdo en que probablemente era cierto”. Casi una premonición del referéndum realizado 60 años más tarde.

La última decisión de Isabel II sobre las Islas Malvinas
El último capítulo conocido de la relación entre Isabel II y las Malvinas fue en mayo reciente, cuando la Corona otorgó el estatus de ciudad a ocho localidades con motivo del 70° aniversario de la reina en el trono. Una de ellas fue Puerto Stanley -Puerto Argentino.

El canciller Santiago Cafiero rechazó la medida por considerar que exponía “el carácter colonial de la ilegal e ilegítima” ocupación que los británicos ejercen sobre las islas.

“Para ser claro: el territorio fue usurpado a la Argentina hace 189 años por una invasión militar”, expresó el ministro de Relaciones Exteriores en su cuenta de Twitter. Y concluyó que la decisión “no tiene ningún efecto, pero confirma que el Reino Unido no respeta el derecho internacional”.

FUENTE: politicargentina

 

  

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: