El generalato de EEUU, preocupado

Generales estadounidenses retirados de la más alta jerarquía manifestaron su inquietud en una carta abierta por “el entorno extremadamente adverso” creado por el desafío de Donald Trump al resultado electoral de 2020. Este excepcional pronunciamiento bipartisano de jerarquías militares fue publicado el martes 6 en War on the Rocks, una plataforma en línea para el análisis de asuntos de seguridad nacional y asuntos exteriores (https://warontherocks.com/2022/09/to-support-and-defend-principles-of-civilian-control-and-best-practices-of-civil-military-relations/) y tomado como noticia por The New York Times.

La transferencia pacífica del poder fue un problema importante para los militares, que eran convocados una y otra vez a desconocer el resultado oficial de las urnas. A juzgar por la aparición de la carta, lo sigue siendo. Aunque no mencionan al ex presidente en la carta, ella constituye una acusación apenas velada contra Trump y las legiones de sus seguidores por pedir a los militares que apoyaran su falsa afirmación de que las elecciones fueron robadas de a él. “Los oficiales militares hacen el juramento de apoyar y defender la Constitución, no un juramento de lealtad a un individuo o a un cargo”, escribió el grupo bipartidista, y agregó más tarde: “Es responsabilidad de los altos líderes militares y civiles garantizar que cualquier orden que reciben del presidente es legal”.Dos ex secretarios de defensa que sirvieron bajo el mando de Trump, Jim Mattis y Mark T. Esper, estaban entre los firmantes.

El tema del deber de los militares de obedecer solo las órdenes legales ha surgido con frecuencia durante el mandato de Trump. Fue sin duda un período turbulento para el Pentágono. En él, el presidente ordenó tropas estadounidenses a la frontera suroeste en un enfrentamiento con los inmigrantes, soliviantó a una multitud que irrumpió en el Capitolio, y también ordenó a los militares que se desplegaran contra manifestantes que buscaban justicia racial, en junio de 2020. Después de que los helicópteros militares llevaran a cabo una misión de “demostración de fuerza” para disuadir a los manifestantes, los altos mandos militares retirados condenaron a sus sucesores por lo hecho.
Trump también le preguntó a su jefe de personal, John F. Kelly, un general retirado de la Marina, por qué no podía tener líderes militares que le fueran leales, como los “generales alemanes en la Segunda Guerra Mundial”, según el libro “The Divider: Trump en la Casa Blanca, 2017-2021”, de Peter Baker y Susan Glasser. El Sr. Baker es el principal corresponsal en la Casa Blanca de The New York Times; la Sra. Glasser es redactora de The New Yorker.

La carta colectiva surgió como forma de asentar la extendida posición militar, a partir de lo tratado en una discusión entre Peter Feaver, profesor de la Universidad de Duke, y el general retirado Martin E. Dempsey, quien fue presidente del Estado Mayor Conjunto durante la presidencia de Barack Obama. La carta también incluye que «las fuerzas armadas tienen la obligación de ayudar a los líderes civiles tanto en el poder ejecutivo como en el legislativo en el desarrollo de directivas sabias y éticas, pero deben implementarlas siempre que las directivas sean legales», con énfasis en la última frase. 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: