La movilidad humana

Trataré de abordar en una Serie de artículos el título de referencia. Los componentes de la vida humana y el globo interactúan entre si análogamente a un Sistema abierto según la Teoría de sistemas expuesta por Luwding Von Bertalanfi ya en el año 1947. La configuración actual de la sociedad tiene nuevos componentes, los más significativos derivados de la automatización, la cibernética y la globalización material y comunicacional en la esfera. La acelerada e irreversible urbanización ya no es resultado de la concentración humana por adyacencia a la industria u otras formas colectivas permanentes de trabajo humano y sí por la deslocalizada industria sin chimeneas del turismo, el acceso a la educación masiva y la actividad comercial-mercantil asociada al hiperconsumo y servicios de toda índole.

Los nodos territoriales de la movilidad

En ellos convergen físicamente las actividades actuales de trabajo, educación, diversión, descanso, ocio, eventos culturales, vivienda y servicios. Si bien en rigor son las mismas del pasado, han diseminado en calidad, tiempo, frecuencias, lugar y cantidad de participantes su realización lo que precisamente aumenta íntegramente la movilidad social. Y los atractores para la misma producen movilizaciones desde una pequeña escala hasta la emigración entre los continentes.

El aumento de los medios físicos de movilidad

Aporta a la concentración urbana y globalización la conexión física mediante avanzados medios de transporte personales colectivos sean automotores, trenes eléctricos, embarcaciones, aviones y hasta helicópteros lo que ha devenido en una problemática circulación en todo el mundo.

Actuar sobre los efectos y no sobre las causas

Ignorar la condición sistémica remite a un abordaje causa-efecto y acciones sobre este último, sobre los hechos consumados, comprobadamente insuficientes al sistema. Estas parciales, insuficientes, equivocadas intervenciones abundan en ejemplos. Una muy común es diseñar las bici sendas sólo en relación con los automotores sobre sus vías de tránsito. Los riesgos a los ciclistas son equivalentes a los creados a los peatones y duplican los de estos últimos. No obstante algunas ciudades como Ámsterdam han basado estas soluciones en campañas de educación y una señalética a su vez amparada en sanciones. Respetan un orden de prioridades desde los bi rodados, los peatones y en tercer lugar excluyentemente el automóvil. Los automotores son efectivamente excluidos obligados a pagar U$S 70 por cada ingreso a la ciudad. Añaden una prioridad paralela para los perros que tienen acceso hasta en los espacios edificados.

Las soluciones sistémicas a considerar en el próximo artículo

El primer componente a considerar es la tercera dimensión. Con las tecnologías actuales plantear soluciones en niveles por encima o debajo del suelo es ineludible. Pero que sean integrales y no en puntos conflictivos aislados. Estas soluciones puntuales se demuestran escasa, fugazmente eficientes e incluso mal realizadas. Baste recordar los eliminados puentes peatonales sobre la rambla montevideana y la carretera interbancaria.

Arquitecto (Retirado) Luis Fabre. 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: