Benjamín Liberoff: Viejos, Montevideo 13 de agosto de 2022

Viejos, con  sentimientos encontrados (Jenny y Liliana ya lo saben) les escribo para contarles, que el jueves 11 de agosto, luego de 16.883 días, de aquella madrugada que entraron en el apartamento de San Martin 2610, piso 1; fecha en que te secuestraron, que robaron todo,  y motivo por el cual tuvieron ellas que pedir refugio en Naciones Unidas; en el juzgado de la calle Juan Carlos Gómez 1236, el Fiscal Ricardo Perciballe, con su equipo profesional, procedió a leer 192 páginas donde se registra un “prontuario” de atrocidades perpetrados por un conjunto de salvajes, supuestos “iluminados” e impunes a todo “para siempre”.

Te acordás Vieja que, con coraje y enferma, al otro día fuiste con Jenny a la Comisaría 13ª para realizar la denuncia y dejaste estampado:

La Comisaría 13ª de la Policía Federal Argentina, certifica que en la fecha se presentó la Sra. Silvia NEMIROVSKY de LIBEROFF argentina, 52 años, denunciando el robo de efectos personales y del hogar, como así también la privación ilegal de su esposo Manuel Liberoff, por autores desconocidos armados, y entre los efectos le fueron sustraídos todos sus documentos personales de identidad y el DNI y radicación definitiva de su hija Jenny Adriana Liberoff.

En esta dependencia se instruye prevención sumaria caratulada Privación ilegal de la libertad y Robo con intervención del señor Juez Nacional de 1era Instancia en lo Criminal de Instrucción Dr. Luis Méndez V (el segundo apellido no es totalmente legible).

Secretaría 140 del Dr. Roberto Bergalli.

Firma: Principal Carlos Alberto Belmonte, comisaría 13a.

Llegaron y se sentaron

Poco antes de las 10 de la mañana, ingresaron a la sala del juzgado dos individuos; Jorge Silveira y Ricardo Medina custodiados por efectivos de la policía, según confirman, sus chalecos. Ambos, que aparecen en la foto que les adjunto, son parte de los que la Fiscalía identificó como integrantes de un grupo con “un modus operandi” que, al amparo de las coordinaciones represivas de los aparatos de inteligencia y operativos de los cuerpos de seguridad y FFAA de los Estados de Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay, bajo la denominación de Plan Cóndor, desde diciembre de 1975, llevaron adelante una cacería de personas en forma indiscriminada e inhumana, asociada a una incontenible rapacidad de todo bien material de sus víctimas.

Saben, nunca los había visto antes, aunque ya están presos por varios crímenes de “lesa Humanidad”. Son un poco mayores que yo, pero nadie, caminando por la calle los podría suponer responsables de acciones como las de Josef Menguele (criminal de guerra nazi). En las fotos adjuntas, el que aparece en segundo plano, es Medina, el primero Silveira, “el pajarito”, que también participó del asesinato de Oscar Tassino, por lo cual está procesado. En la sala los esperaba su abogado defensor.

Por zoom, acompañados por sus respectivos abogados, estaban otros dos presos por otras causas, y comprendidos en las 192 páginas de esta instancia. Jose Arab y Ernesto Ramas, ambos de más de 80 años, con prisión domiciliaria debido a “múltiples” enfermedades.

Nunca me imaginé la situación que se dio el pasado jueves 11, cuando en noviembre de 2020, si mal no recuerdo, radicamos con Jenny y Liliana, la denuncia de la Desaparición Forzada del Dr. Manuel Liberoff, ante el fiscal Dr. Ricardo Perciballe.  Sentados, tal cual en un teatro, mesa con un juez, y personal del Poder Judicial, una decena de familiares del Toba, Zelmar, de la pareja Barredo – Whitelaw y yo, acompañados por el abogado que llevó adelante la causa   Dr. Pablo Chargoñía y los imputados.

Una larga narración

Por horas escuchamos en silencio la documentación acumulada para ubicar los antecedentes, pruebas de atrocidades cometidas, con lujo de detalles que ya están en otras causas y que describen tanta barbarie, como los centros clandestinos de detención, solo a modo de ejemplo: 300 Carlos, Oceanía, Yaguarón, Laguna del Sauce; o Punta Carretas, Libertad, FUSNA, Punta Rieles en nuestro país, o Bacacay, Orletti, Banfield en Argentina. Así como traslados forzados en vuelos comerciales desde Argentina, los secretos o los “vuelos de la muerte”.

En tu caso, el Fiscal ubica el inicio de tu seguimiento desde 1963, tu militancia barrial, el ayudar a organizar a los padres de estudiantes de la enseñanza secundaria (APALES), cuando las bandas de la JUP, con Miguel Sofía como miembro, comenzaron a ingresar a los liceos, tiempos en los cuales J. M. Sanguinetti, como parte del gobierno de Pacheco Areco, promovía una “Reforma de la Enseñanza”. Cosas de la vida, justamente coincide que en estos días se realizó un acto de homenaje a Santiago Rodríguez Muela del liceo No.8, ¿te acordás? En el costado del  túnel de 8 de octubre, donde fue asesinado por uno de esos grupos.  También, recordó tu participación en el Cte. Ejecutivo del Sindicato Médico del Uruguay y la bomba que nos pusieron en la casa de Cno Carrasco (Miguel Sofía nuevamente), de la cual dio cuenta el fotógrafo Nelson Bardesio. Sí, viejos, el que tenía el Estudio Michel, en Br. España, donde se sacaron fotos los que integraban el panel del programa Conozca su Derecho de Canal 12.

Un sobresalto que evidencia que no es venganza

Cuando transcurrían unas dos horas, uno de los acusados “pajarito Silveira”, se paró intempestivamente y comenzó, a viva voz, a decir “no permito que se diga que las FFAA robaban”…  (sic), lo cual hizo que el juez, pidiera al abogado defensor que hablara con él para que pudiera seguir el proceso. Ello motivó un cuarto intermedio.  Durante ese lapso salimos víctimas y acusados al pasillo, angosto, no más de un metro nos separaba. Ellos con sus custodios.

Muchos, en las redes sociales que ahora existen, mencionan aspectos que caracterizan a la sociedad uruguaya. Hablan en estos días respecto a que el presidente reinaugurando una policlínica en Las Piedras posibilitó que una chica con un cartel con críticas al gobierno se ubicara junto a él, bien. Pero no mencionan el rango de civilidad social que demostramos, el jueves pasado,  las familias víctimas de los asesinados Héctor Gutierrez Ruiz, Zelmar Michelini, la pareja Whitelaw – Barredo y tu desaparición Viejo.

A nadie, pese al dolor, se nos ocurrió agredir o increpar. No era odio lo que sentíamos, ni sed de venganza. Eso también es un valor de la sociedad uruguaya y la Justicia

Ustedes no tuvieron nunca una oportunidad de acceder a un juicio, ni tener respeto por su integridad, como ahora el Estado uruguayo les brinda a quienes fueron actores y ejecutores de tanto vejamen durante la dictadura.

Lo del jueves es una oportunidad para encontrar un camino para hacer realidad que el «NUNCA MÁS TERRORISMO DE ESTADO» pueda avanzar sin acontecimientos dramáticos – violentos, que desgraciadamente sí se han verificado en otras latitudes, incluso es una de los factores más delicados en el presente de Colombia.

Y para los que siempre han dicho peyorativamente que quienes promovemos la verdad y la justicia, tenemos «ojos en la nuca», lo del jueves fue un desafío a mirar adelante, sin odio y sin revanchismos de ningún tipo.

No quiero finalizar sin decirles que el Fiscal Ricardo Perciballe y su equipo, merecen todo nuestro respeto y seguramente, si estuvieran, serían ustedes mismos los que se lo harían saber. Solo nos cabe decir gracias, al igual que al abogado Chargoñía por su profesionalismo a lo largo de muchos años, poniendo de manifiesto que : “E pur si muove”.

Benjamín Liberoff.

 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: