Todo es por amor

«El jugador necesita cariño, el jugador necesita que lo quieran».

Así comenzó la entrevista a Luis Suárez realizada por la periodista Blanca Rodríguez en Canal 10.

El día sábado tuve la oportunidad de verla completa por internet.

Una excelente entrevista que Blanca nos tiene acostumbrados. Periodismo limpio, inteligente y constructivo.

Como una maestra transmite la calma, el respeto y confianza sobre sus entrevistados como si estuviera en el salón de clases. Siempre es así. Con Luis Suárez también.

En la entrevista nada de ruidos, ni cultura de plásticos empalagosos de fondo, ni tiempos apurados con odios. Tampoco efectos especiales. Así se puede disfrutar, escuchar y aprender de la misma.

Lo importante, además de tener empatía por el entrevistado, es dejar de lado el juego y las camisetas de fútbol. Rescatar valores y circunstancias que pueden servir como educación a futuras generaciones o adolescentes de hoy en día.

Entender que entre todas y todos nos construimos el camino como sociedad.

Nadie se construye solo.

De ahora en más no me voy a referir a Luis Suárez. Voy a referirme a su historia como «Aprendiz».

Todas y todos siempre estamos aprendiendo con aciertos y equivocaciones. Lo importante es nuestra capacidad de respuesta a esas equivocaciones. El aprendizaje.

Su experiencia de vida trasciende a él mismo. Muchos gurises o gurisas pueden estar transitando situaciones o formaciones de vidas similares que en sus posibles presentes complicados o no, necesitan tomar un rumbo en sus destinos.

Independientemente si logran ser o no jugadores de fútbol o personas famosas.

No importa.

Elegirán ser lo que quieran o puedan. Lo importante es ser persona, ciudadano y disfrutar de la vida.

Disfrutar de la vida también es tener crítica con compromiso social. Defender los valores frente a la muerte para una mejor sociedad avanzada, igualitaria, justa y solidaria.

«Aprendiz» siendo un adolescente en plena época de crisis económica del año 2002, donde nuestros mayores y su mundo de adultos hacían agua por todos lados, sintió la sensación que tenía que «salvarse de sí mismo». Se interpreta, que él, siendo muy tierno para la vida podía terminar en cualquier disparate. Muy dañado o dañar.

Sensación que cualquier persona en distintas etapas de su vida, no sólo por temas económicos, la puede tener. El problema no es sentirlo. Es saber en dónde caer y quién te espera para encontrar la contención y salvación.

En la vida, por más que uno sea precavido de cualquier posible Cisne Negro, no anda con un paracaídas listo para accionar. Sería muy incómodo en cualquier libertad.

La felicidad es con libertad no con miedo condicional.

Es importante que la sociedad tenga compasión, rapidez e infraestructura de integración, contención y progreso para cualquier individuo.

Las personas en que la vida se les transforma estar a la deriva, desamparo y/o vacío son las que más necesitan.

El problema no solo es lo complicado y el sufrimiento de la persona implicada. Es también cuando la misma se puede transformar para la sociedad en posible «Flujo Peligroso».

En esos momentos nuestra capacidad de respuesta a esas circunstancias nos interpela como individuos y sociedad.

¿Qué hacemos?. ¿Lo marginamos?. ¿Lo esquivamos?. ¿Lo excluimos?. ¿Lo abandonamos a su mala suerte?, ¿Lo llenamos de impuestos, castigos y maltratos?. ¿Lo empujamos para apartarlo?. ¿Solo lo encerramos y que se pudra en el olvido?.

Está claro que no. Siempre y cuando queramos ser una sociedad mejor. Porque el rencor y odio así no se resuelven. Explotan y vuelven. Vuelven para peor y más te van a dañar. Si no escuchá a tu alrededor las noticias que mirás. Seguro que no vienen de festejar ni de agradecer.

En historias como «Aprendiz» queda materializado lo fundamental que es el desarrollo, progreso y educación integral de toda persona. Una simbiosis del individuo y su interrelación con el entorno.

Cuanto más lejos seamos de seres abstractos, más humanos y mejores vamos a ser. Mejor dialogamos y más nos vamos a entender.

Para transitar la intemperie de la vida, que importante es el rol que juega en las personas el amor, la educación, la información, la cultura, el barrio y sus organizaciones, la alimentación y descanso, la profesionalización en lo que se quiera desarrollar, los maestros y referentes. Las primeras, segundas y terceras oportunidades. La fibra interior del individuo por el entusiasmo a vivir y ganarse su propia vida. Ganar felicidades y enfrentar adversidades. La ilusión y rebeldía.

En historias como «Aprendiz» no solo ganó el amor de su futura compañera de viaje. Ella le tomó la mano y le enseñó el camino por dónde transitar. En el transcurso mutuamente se fueron aprendiendo, creciendo y construyendo.

La contención que da el amor. Amor sano en sí mismo de cualquier índole. No solo eliminás el vacío y tomás coraje frente a los miedos. También encontrás el orden, la disciplina, educación, progreso en equipo, confianza y aprendizaje constante.

Para las familias queda claro lo importante que son las organizaciones sociales y clubes deportivos barriales. Dentro de sus posibilidades con políticas de integración que trasciendan a la actividad que desempeñan. Levantando las barreras de las diferencias, virtudes y/o dinero de individuos con grandes dificultades económicas, en favor de su participación, integración y desarrollo.

Es imprescindible, la educación no sólo académica, también la familiar. El calor y temple familiar es base fundamental para cualquier individuo. Además de fomentar y construir la amistad. Así como el desarrollo de la razón, creatividad y el intelecto.

Es fundamental en cuerpos en crecimiento con mentes en desarrollo la enseñanza de la alimentación tanto en cantidad, orden y calidad. Además del descanso ordenado, adecuado y suficiente.

Lograr una madurez emocional acorde a su edad para enfrentar lo más sólido posible las diferentes etapas de la vida. La cultura y la buena información tienen mucho para aportar y ayudar. El entorno y ambiente hay que entenderlo y conocerlo para estar preparado.

Personas dependientes de sus estados anímicos son más manipulables y vulnerables frente a factores externos que los quieran perjudicar, utilizar o endebles frente a la adversidad. El narcotráfico, trata de personas, promotores de soluciones mágicas de dinero y grupos fanáticos religiosos o ideológicos están diseminados por el territorio. Hacen muchos estragos a las personas, familias y tejido social.

Tener de referencia a personas que se transforman como maestros y caminos de ruta. Verdaderos capitanes y consejeros.

Esas personas que te enseñan a tener confianza y ser libre. Libre en todo, libre en pensamientos. A su vez, te educan y «retan» porque saben que podés mejorar y rendir más para desarrollar todo tu potencial. Así alcanzar la mejor independencia y felicidad, no solo beneficiándote por tu bien propio, también por los demás.

Aprender de las personas que por sus experiencias de vida son una enseñanza en sí misma. Te llenan de fuerzas y compromiso. Sin decirte una palabra pero mirándote a los ojos te reclaman «no te abandones ni te dejes tirado».

Saber a estar atento a las oportunidades para estar listo y preparado. En caso de no surgir, es ser uno en ir en búsqueda de las mismas y construirlas. Aprender a manejar las emociones ni caer en maravillas de euforias ni tampoco en destructivas depresiones. Las situaciones se resuelven caminando y con los pies en la tierra siempre en movimiento.

Caer y volver a levantarse las cantidades de veces necesarias sin nunca rendirse.

Encontrar los tiempos sin perder la paciencia para tener las fortalezas anímicas y mentales. Así sobresalir a los grandes problemas y desafíos. Superarse sin ansiedades destructivas.

Las derrotas no existen. La única victoria es lograr volver a ser y proyectarse a futuro.

En una sociedad avanzada, cuando los buenos gestos del pasado vuelven al futuro y se trasladen a otras nuevas generaciones, no es de sorprenderse.

Queda claro que los integrantes de esa sociedad son personas y ciudadanos que saben disfrutar la vida y enfrentar la muerte.

Por Andrés Legnani

 

 

  

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: