¿Tiempos oscuros?

Pretendí plagiar una idea ante la falta de creatividad, recordé al pintor Pieter Brueghel que  supo a puro arte y color recrear una época, una emoción dominante.

En un tiempo donde la información faltaba, el mundo conocido era infinitamente más acotado. Tratar de interpretar el sentimiento de la gente que vivía ese tiempo no era fácil, “el viejo mundo conocido”  ¿se desmoronaba?  El horror de las disputas, los ejércitos, las batallas, las hambrunas que sucedían en el fin de la Edad Media no presagiaban cambios y sobre todo, no presagiaban buenos nuevos cambios. Sin embargo sucedía, el arte abandonaba las iglesias, los palacios y comenzaba a mirar lo sencillo, lo que vivía la gente, claramente lo que se veía en derredor era lúgubre, doloroso.

Cuando Andrés me mandó el artículo de Samuel Corum escribiendo desde Washington sobre la situación de EEUU donde se analiza la potencial posibilidad de una verdadera implosión de la sociedad norteamericana, una guerra civil, me pareció una exageración.

Cuando avancé en la lectura me encontré con propuestas de análisis y datos que merecen ser mirados con detención. EEUU tiene 332 millones de habitantes, y tiene 390 millones de armas  en manos de esos habitantes. La discusión sobre el Asalto al Capitolio, ha disparado los análisis. Encuestas sobre la posibilidad de esa situación  ubican que hasta un 67% de los encuestados lo ven posible. Hasta un marco conceptual donde define como anocracia la zona de grises donde se desarrollarían las situaciones posibles para realidades complejas.

Recomiendo la lectura de dicho artículo porque excede  a este comentario y merece mayor reflexión.  Por más datos, fue publicado en el Pais de Madrid.

Pero volviendo a Brueghel y mi intento de plagio, junté comentarios diversos de situaciones y noticias  donde en distintos lugares las radicalidades conservadoras operan proponiendo apocalipsis.

En Argentina, los “sacudones económicos y políticos” muestran manifestantes amenazando de muerte a Cristina Kirchner, Javier Milei, economista  devenido en político anti sistémico lanza furibundos ataques contra la “casta política” y propone una dolarización de la economía argentina. Destaco al personaje porque ha crecido en las encuestas, en votos y en espacio en los medios.

En Brasil, al posible y claro triunfo de Lula se le opone un feroz discurso antidemocrático de Bolsonaro. Cuestiona los mecanismos democráticos de elección (los mismos que lo llevaron al poder). Le agrego: la violencia que dispara  ese discurso, muerte  de un dirigente local del  PT en Puerto  Iguazú, El dron que un productor rural quiso utilizar desparramando agro tóxicos en una concentración del PT, la mismísima amenaza de golpe de Estado.

En Colombia  triunfa claramente  Petro   y recibe amenazas de muerte donde dicen que le impedirán su asunción.

Podría agregar como Círculo del infierno de Dante a Haití, pequeña isla que no para de recibir tragedia, muerte y desgobierno.

Todo intento estabilizador, progresista, inclusivo, se ve confrontado de manera cada vez más violenta e intolerante, ya no solo los ejércitos son utilizados sino la extrema religiosa, los nacionalismos homofóbicos asumen roles protagónicos en esa violencia creciente.

La situación europea, la guerra Ucrania – Rusia tiene mucho de estos condimentos, con un volumen superlativo de potencia bélica. Se naturaliza el uso de arsenales  modernos con un potencial de destrucción indescriptible. Hasta Alemania que a la luz de las últimas tragedias nucleares, (Chernóbil, Japón) había avanzado en el camino de generar y consumir energías limpias da marcha atrás por la complicación energética  y pretende seguir alimentándose de energía nuclear.

Podría agregar hechos, noticias y situaciones para completar un collage de época, sin la belleza épica y dramática de una obra de arte pero con “una foto” oscura.

Casi como que el cierre obligado de este texto debería ser citar a Bertolt  Brecht…. “cuidado humanidad que la perra que los parió aún está en celo”

Sin embargo aquel cuadro de Brueghel  fue prólogo de nuevos  tiempos, de nuevas dinámicas generamos como humanidad nuevas relaciones, nuevas formas desiguales, injustas pero avanzamos como especie. El planeta albergó a mas seres humanos, nuestra expectativa de vida creció, innumerables enfermedades quedaron en el pasado, y hasta somos capaces de mirar a nuestro planeta desde afuera del mismo transformando a Julio Verne en un visionario

No quiero que el collage de malas noticias tengan el valor artístico de Brueghel  ni que las profecías apocalípticas queden grabadas como moldes. Los pueblos siempre son rebeldes, las identidades construidas, los derechos ganados son las herramientas para oponerse a  las tiranías, a las autocracias. Los pueblos siempre somos necesarios para que la humanidad  avance, Los liderazgos de hoy tienen o forjan nuevos Espartacos, nuevos Gutemberg, nuevas  Rosa Luxemburgo, los pueblos siguen construyendo su historia y futuro.

Por Walter Martínez

 

  

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: