La verdad de la violencia en Colombia

“La Comisión de la verdad” de Colombia  dio a conocer el martes 28  dos de los diez capítulos del más exhaustivo informe hasta ahora sobre la violencia que asoló el país durante 58 años, hasta 2016, con un estimado de 450.000 muertos, 260.000 de ellos civiles y 34.000 niños. Esto es el doble de la cifra estimada al inicio del trabajo.

Inicialmente parte del acuerdo de paz entre la guerrilla FARC y el gobierno, el informe incluyó la acción de otros grupos armados, incluyendo paramilitares y al propio ejército colombiano. La estrategia de seguridad del Estado, dice el informe, trataba como enemigos internos a gran parte de la población con el aval y recursos de EEUU, y el informe plantea la necesidad de una amplia y profunda transformación de las fuerzas represivas del Estado: policía y Fuerzas Armadas.

El informe critica severamente las políticas de Estados Unidos en Colombia, dado que la guerra contra el narcotráfico planteada tenía “efectos sociales y ambientales desastrosos, al hacer que los agricultores pobres fueran enemigos del Estado y deteriorando paisajes que alguna vez fueron fértiles”. Esto llevó, afirma, a “un endurecimiento del conflicto en el que la población civil ha sido la principal víctima”.

Se constata en el informe que el ejército colombiano estaba involucrado en ejecuciones extrajudiciales y que trabajaba con paramilitares de derecha y, aun así, EEUU continuó profundizando su relación con las fuerzas armadas.

El presidente saliente, Iván Duque, un conservador que hizo campaña en contra del acuerdo de paz y quien es conocido por defender de manera inquebrantable a los militares, no asistió a la ceremonia ni hizo comentarios públicos sobre el informe. Su partido. Centro Democrático, emitió un comunicado en el que se refiere al informe como “una verdad interpretativa”. Si estuvieron el presidente y vicentresidenta entrantes, Gustavo Petro y Francia Márquez, y se comprometieron a que el acuerdo de paz de Colombia sea una prioridad del gobierno que asume el 7 de agosto y se pronunció a favor de una reforma militar.

Petro le dijo a la concurrencia que creía que este informe podría ayudar a “cortar, definitivamente, los ciclos de la violencia” que el país había sufrido durante generaciones, pero que eso solo sucedería si el informe no se utilizaba como arma de venganza. Las sociedades, dijo, siempre tendrán conflictos, “pero el conflicto no puede ser sinónimo de la muerte”. En agosto se publicará una biblioteca digital con los documentos.

El resumen ofrece una descripción detallada del sufrimiento, infligido con mayor frecuencia a civiles, y documenta masacres, desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales, secuestros, extorsiones, torturas, agresiones sexuales y reclutamiento de menores, entre otras violaciones de los derechos humanos.

Mesa de Prensa de La ONDA 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: