Uruguay promete petróleo

 

Según informó London Stock Exchange, o Bolsa de Valores, el presidente Luis Lacalle firmó el 25 pasado la adjudicación de una de las siete zonas ofrecidas desde 2020 para la prospección petrolera offshore, o costas afuera del Uruguay. Es así que nos estamos enterando. Se afirma que la adjudicación se concretó mediante un decreto que no se encuentra en las páginas de transparencia oficial. Si la noticia es buena para el país es asunto a determinar; la firma concesionaria, la británica Challenger Energy, está contentísima, y la academia británica fundamenta su alegría. Ya se detallará. Lo que sí se sabe en Uruguay, finalmente, es que éste aparece como el motivo de fondo del viaje presidencial a Londres con una comitiva que incluyó a la ministra de Economía, al ministro de Industrias y al director de Inteligencia.

Al regreso, se informó que se concretaba la instalación en el área del aeropuerto de Carrasco de la firma GlaxoSmithKline, o GSK, para una de sus actividades: la fabricación de vacunas para la región. La decisión de la inversión de la farmacéutica estaba lógicamente hecha de tiempo atrás, pues es una decisión compleja, y ahora se concretó. En materia de resultados del viaje, también hubo referencia a programas de entrenamiento para las Fuerzas Armadas, pero el ministro de Defensa no era miembro de la delegación, y al regreso de ésta, Javier García, habitualmente locuaz, no hizo comentario alguno sobre el tema.

El viaje presidencial lleva meses de estar planteado, pero en los pasillos del gobierno –y particularmente en los de Cancillería– se ignoraba tanto la composición de la delegación como la agenda del viaje. Como todo secreto oficial en algo que habitualmente no es reservado, o tan reservado, despertó un lógico interés, llamó a mucha especulación y el gobierno puede jactarse de que supo guardar el secreto. Ahora se especula sobre cuál era el motivo de tanta reserva.

Al igual que GSK y su decisión finalmente anunciada, la firma Challenger Energy también tenía concretada la adjudicación de esa zona desde mayo de 2020, pero por razones que se adjudican a la pandemia, responsable de tantos males políticos, recién ahora se firmó la licencia; fue a seis días de que se expirara el plazo de lo que acordó en 2020. La diferencia entre entonces y ahora puede buscarse en el precio del petróleo; en mayo 2020, el Brent que Uruguay usa como referencia estaba a 29,38 dólares,, y en mayo 2022, a 113,34 dólares. Con la licencia rubricada, la firma tiene ahora 4 años para explorar, con el compromiso básico –dice en su página web– “de hacerse cargo de la reinterpretación relativamente  modesta, de bajo costo, de datos sísmicos 2D seleccionados. No hay obligación de perforar en esta fase inicial”.

Esta es la tercera vez que Uruguay convoca a interesados en la prospección petrolífera, en lo que se llama Ronda Uruguay Abierta (RUA): lo hizo en 2009 y en 2011. A diferencia de la última vez, Ancap contrató hasta 2019 a una serie de firmas internacionales para la compra, procesamiento, interpretación y mercadeo de datos, lo cual implicó al parecer un salto cualitativo en la información de la que pueden partir los interesados si pagan por ella.

Según Uruguay XXI, a partir de 2007 el país fortaleció el marco regulatorio e institucional para promover la prospección y exploración de hidrocarburos. Se realizaron rondas licitatorias, que permitieron una inversión cercana a los 1.500 millones de dólares en exploración, y se marcó un hito con la perforación del pozo exploratorio offshore récord a nivel mundial de 3.404 metros desde la lámina de agua, y además aproximadamente 2.500 metros extra de perforación bajo el lecho marino; en estas exploraciones participaron las mayores compañías del mundo.

Dos diferencias notorias con la segunda RUA son que el área concedida ahora, OFF-1, es más grande (15.000 km²) que varias áreas delineadas en 2011, y los límites distintos. La otra es que en los contratos de la Ronda 2, el contratista llevaba el 35% de lo producido y el Estado, o Ancap, el 65%. Ahora, de acuerdo a lo resuelto por el actual gobierno, el contratista se lleva el 80% y el Estado uruguayo el 20% de lo que eventualmente produzca. En estos cambios, a Ancap se le sumó el Ministerio de Industria y “entendieron conveniente rever el sistema de asignación de áreas para la exploración de hidrocarburos, de forma de procurar hacerlo más competitivo con respecto al que se ofrece en otros destinos de frontera exploratoria”.

Según la publicación académica Journal of Word Energy, Law and Business, de Oxford, la cuenca geológica de Uruguay “implica un alto riesgo en su exploración”, que obliga a cambiar las fronteras de la exploración. “Sin embargo. América Latina y Africa del Oeste son regiones con un notable incremento de las exploraciones, con importantes hallazgos e importante inversión en la última década, y hay muchas oportunidades de exploración y explotación. En este contexto, el gobierno uruguayo aprobó recientemente un nuevo sistema de oferta para área offshore y onshore (que plantea 5 zonas entre Artigas y Paysandú) que incluye aspectos y términos contractuales muy competitivos. Lo hizo luego de evaluar el régimen fiscal para el petróleo de otros países”.

Tal vez por eso, en noviembre cierra un segundo llamado de esta tercera ronda y ya hay interesados.  La alegría hecha pública por Eytan Uliel, el CEO de la firma ahora en acción en aguas uruguayas la explica él mismo en su página web: “Dos años atrás, en el punto máximo de inactividad industrial en razón de la pandemia, identificamos una convincente oportunidad, la de expresar nuestro interés por la licencia de OFF-1 en Uruguay. Por un costo extremadamente bajo, estábamos en condiciones de asegurarnos una licencia de explotación de extrremadamente buena calidad, con un potencial de recuperación de más de 1.000 millones de barriles”.

“Desde entonces, mientras esperábamos la aprobación formal de la licencia, el mundo cambió de tal manera que hace a esta licencia aún más atractiva. Hay significativos desarrollos globales en marcha a lo largo de la costa de Sudamérica en Guyana y Surinam, que son cuencas con características técnicas análogas. Aún más significativos son los mega descubrimientos en el Atántico Sur que conjugan márgenes con Uruguay. La reciente exploración offshore en Namibia de dos pozos perforados por compañías de las mayores confirman la estructura rocosa y los sistemas de petróleo evidentes en los estudios sísmicos de OFF-1.”

También anunció esta autoridad máxima de  Challenger Energy que en lo que queda del año y el año que viene “exploraremos opciones de sociedad que podrían llevar a un programa de trabajo acelerado, con el objetivo de evaluar rápida y plenamente el potencial de la licencia, y en consecuencia crear lo que esperamos que sea una oportunidad de gran valor para los accionistas”.

  

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: