Rodolfo Hernández, último recurso de la vieja derecha colombiana


¿Broma o trato?
Gesta electoral inédita en Colombia, sorpresa total, el empresario renovador, el outsider. Todas estas expresiones han rebotado por los medios masivos de comunicación refiriéndose al resultado obtenido por el ingeniero Rodolfo Hernández en la primera vuelta de las elecciones que tuvieron lugar el domingo pasado. Efectivamente, Hernández, con una participación concentrada en las redes sociales, con abundantes piezas de publicidad estática, eludiendo debates y entrevistas y sobre todo desarrollando un estilo confrontacional de propuestas vagas y promesas moralizantes superó al candidato del oficialismo, el uribismo, y demás candidatos derechistas para ubicarse en el balotaje ante el candidato más votado, el izquierdista Gustavo Petro, que tendrá lugar el próximo 19 de junio.

La Liga de Gobernantes Anticorrupción fue creada en octubre del 2019 como “grupo significativo de ciudadanos”, evitando cualquier similitud con los partidos políticos colombianos. Como se sabe, el apoliticismo y la negación de ideología suele ser la tapadera de las políticas derechistas. En este caso, se trata de una operación ensayada primero a nivel del departamento de Santander, en donde Hernández es un cacique local de vieja data. Para las elecciones de 2015, Hernández consiguió ocupar la Alcaldía de Bucaramanga mediante el Movimiento Cívico Lógica, Ética y Estética que fundó para impulsar su campaña.

Rodolfo Hernández

Nada más lejos de un outsider, es decir de alguien que llega a la política desde fuera de la misma. El empresario es un verdadero brulote político preparado para capitalizar la indignación popular que hundió definitivamente al gobierno uribista de Iván Duque en las manifestaciones y movilizaciones que se registraron en todo el país.
Hernández ha reconocido que tiene vínculos especiales con el ex presidente ultra derechista Alvaro Uribe. En las últimas cuatro cinco décadas de su vida se ha hecho fuerte, política y empresarialmente, en el departamento de Santander, donde nació el 26 de marzo de 1945. como dijimos fue Alcalde de Bucaramanga (capital del mediterráneo departamento de Santander cuya área metropolitana tiene más o menos la misma cantidad de habitantes que Montevideo) hasta el 2019. El ingeniero o “el viejito del Tik Tok” como ahora le gusta hacerse llamar se autoproclama como uno de los hombres más ricos de Colombia. Sin quitar que ha amasado gran fortuna con su empresa de construcción, tal afirmación puede ser una fanfarronada en un país en donde los verdaderos supermillonarios tratan de mantener un perfil bajo.

Cultiva un estilo coloquial y populachero, de insulto fácil, declaraciones deliberadamente escandalosas o polémicas y tiene juicios y demandas pendientes no solamente por sus dichos sino por sus hechos violentos, sus agresiones físicas y la concesión fraudulenta de contratos en los cuales también se encuentra involucrado un hijo suyo, que también es ingeniero civil y encabeza la empresa familiar. Luis Carlos Hernández Oliveros (42 años), maneja la constructora HG y es una de las piezas clave de una investigación contra Rodolfo. El primogénito apareció firmando un contrato, por el cual cobraba una suculenta comisión, para la disposición de la basura por un lapso de 10 años y por más de 750 mil millones de pesos colombianos (casi 190 millones de dólares) que su padre, el Alcalde, otorgaba a la empresa Vitalogic.

El segundo candidato presidencial más votado en las elecciones del pasado domingo ha estado promoviendo la conformación de una alianza anti Petro, anti Pacto Histórico y esa estrategia refleja los movimientos que se realizaron con bastante antelación, cuando el actual gobierno de Duque y los representantes del Uribismo, comprobaron que el deterioro sufrido por el oficialismo era irreversible.

De tal modo que, tanto las consideraciones acerca de que Hernández es un outsider, como de que se trata de “una sorpresa” o la comparación que se hace con el trumpismo no parecen verosímiles excepto para quienes ignoran o quieren ignorar las peculiaridades de la política colombiana: Hernández es una hechura para volver a levantar una barrera contra el candidato de izquierda Gustavo Petro, un frente anti-Petro para cerrarle el paso a la presidencia de Colombia.

Buscando su vicepresidenta- El indicador más claro de que Rodolfo Hernández es un candidato de probeta se percibe al considear lo sucedido con sus compañeras de fórmula. A mediados de febrero del 2021, el outsider proclamó a Paola Ochoa, una periodista y locutora antioqueña (nació en Medellín en 1974) cuyas posiciones reacccionarias solían convertirse en tendencia en las redes sociales. El universo de Paola, que hablaba cada mañana en la radio sobre economía, parecía sintonizar bien con el veterano Rodolfo. Un simil para esta Paola en nuestro país podría ser el de Laura Raffo, alguien que hace carrera hablando de economía y seguros por TV para saltar a la política.

Paola, como Laura, es representante no solamente de los medios de comunicación hegemónicos sino de una élite privilegiada y pituca. De muestra un botón: en una entrevista la vicepresidenciable contó que la primera vez que subió a un ómnibus del transporte público fue cuando siendo avanzada estudiante universitaria, el chofer de su padre no llegó a tiempo para llevarla a su casa.

Apenas se conoció que Paola acompañaría a Rodolfo Hernández (naturalmente la elegida debía ser mujer y preferentemente joven y bonita) los periodistas colombianos exhumaron algunas de sus declaraciones más polémicas, como por ejemplo cuando instó a las autoridades a no vacunar contra el Covid 19 a las personas mayores. En una columna se preguntaba, en enero del año pasado,“¿para qué gastarse las primeras dosis en los más viejos y enfermos?”. “¿Tiene sentido administrar primero la vacuna entre quienes tienen mayores probabilidades de morir? ¿No deberíamos suministrarla entre quienes tienen toda una vida por delante? ¿Jóvenes y adolescentes, por ejemplo?”.

Poco después, en medio del estallido social y en las manifestaciones contra el gobierno cuando los disparos de la policía mataban a jóvenes manifestantes, Paola se refería en su programa radial a una caleña amiga suya que, desde la piscina de su mansión veía pasar los aviones y helicópteros y trataba de explicarle a sus hijos que no pasaba nada. Además, propuso al Presidente Duque que clausurara internet para detener las protestas, dado que las redes sociales se habían convertido en la plataforma para denunciar los abusos de la policía contra los manifestantes.

Sus propuestas sobre educación e infancia colmaron la medida. Propuso que se destituyera a los maestros que no concurrieran a clases presenciales durante la pandemia. Remató poco después criticando la recomendación de la OMS que promueve la lactancia materna por lo menos durante los primeros seis meses de vida. “Varios estudios han demostrado que la leche de fórmula sirve para que los bebés crezcan mucho más rápido en peso y talla”, escribió la mentirosa Paola. La Sociedad Colombiana de Pediatría rechazó esas declaraciones porque “la lactancia materna es la piedra angular de la supervivencia y la salud infantil”.

Tres días después de aceptar acompañar a Rodolfo como candidata a la vicepresidencia, los asesores del ex Alcalde de Bucaramanga resolvieron que Paola no solamente no arrimaba votos sino que los espantaba. De este modo la periodista confesó que si hubiera continuado como fórmula vicepresidencial, le hubiera restado sufragios al ingeniero: “Él no habría quedado. Yo le dije desde el día uno: ‘Yo le quito votos’. Gracias a esa señora que dio un paso al lado, es que Rodolfo se está metiendo en la recta final”, dijo en Blu Radio hace un par de días.

Junto con tanta franqueza indicó que declinaba la candidatura debido a un “exceso de compromisos” y escribió: “Ahora, más que nunca, necesito tiempo y concentración para atender ese asunto familiar, que me cayó encima en el momento que menos esperaba. Es mi deber estar con los niños en este preciso instante de sus vidas y ello me impide concentrarme plena y totalmente en la campaña”. En respuesta Hernández agradeció a su estrella fugaz diciendo “cuando escuché sus motivos me llené de más admiración por ella. Una mujer valiente, preparada y decente que hoy ha puesto a su familia por encima de todo y así debe ser. Nada, ni una aspiración política, puede ser superior al amor familiar y a las obligaciones morales que esta conlleva”.

Luego de una larga búsqueda los asesores de Hernández enrolaron en junio del 2021 a Marelen Castillo Torres (nacida el 30/8/1968) una docente, bióloga, química e ingeniera industrial. Esta profesional presenta varias ventajas frente a la pituca y racista Paola. Marelen es la mayor de cinco hermanas, una mulata nacida en el barrio La Base de Cali, su madre es una modista afrocolombiana de Buenaventura y su padre un docente caleño. Criada en una familia católica, es una católica practicante que no apoya el aborto, integrante del Centro de Formación para la Nueva Evangelización y Catequesis. Se especializó en educación a distancia y ocupa altos cargos en instituciones universitarias de la Iglesia Católica cuyas jerarquías seguramente respaldan tras bambalinas al ingeniero. Marelen carece de antecedentes político partidarios pero parece una contrapartida más eficiente en la fórmula de Hernández para enfrentar a la de Gustavo Petro que cuenta como candidata a la vicepresidencia a Francia Márquez.

Francia es una joven abogada, activista medioambiental, feminista, con una importante trayectoria nacional e internacional. Nació el 1º de diciembre de 1981 en la vereda Yolombó, departamento del Cauca, en una comunidad afrodescendiente. Su madre es partera, agricultora, minera. Su padre, agrominero y obrero. A la edad de 16 años tuvo el primero de sus dos hijos que crió cómo madre soltera. Durante su adolescencia trabajó como minera en su municipio y como empleada doméstica en Cali. Márquez se graduó de técnico agropecuaria en el Servicio Nacional de Aprendizaje. En el 2020 obtuvo su título en Derecho en la Universidad Santiago de Cali. En 2021 inició una especialización en escrituras creativas en la Universidad ICESI.

La campaña Tik Tok – Bajo la dirección de publicistas argentinos, el “grupo significativo” y más o menos anónimo, recolectó firmas para inscribir al ingeniero como candidato a la presidencia y luego a Marelen Castillo para la vicepresidencia. El lema de campaña era LAS TRES NO : no mentir, no robar, no traicionar. El líder ha declarado estar a favor del matrimonio igualitario, la adopción por parejas homosexuales, la legalización de la marihuana, la eutanasia y el suicidio asistido. Sobre el aborto asegura que si llega al gobierno respetara ese derecho porque “es decisión de la mujer se hacerse un aborto o no”. Sin embargo, existe la sospecha de que estas declaraciones se disiparán y no volverán a repetirse porque el apoyo de las jerarquías católicas resulta imprescindible y no puede correr el riesgo de perder otra candidata a la vicepresidencia, esta vez la activista religiosa Marelen Castillo.

Sucede que Hernández, fiel a su estilo ha alimentado un archivo insoportable que a algunos de sus seguidores les ha de parecer atractivo pero que a otros les debe resultar repelente. Hay declaraciones filmadas donde Rodolfo afirma muy orondo que es “seguidor del gran pensador alemán Adolfo Hitler”. Cuando un periodista trató de ayudarlo a salir del pozo, tiempo después, confesó que había tenido un lapsus, había cometido un error porque a quien quería referirse era a Albert Einstein. Si no fuera trágico habría gente que todavía estaría riéndose.

Como es un cacique local, Hernández es un ignorante acerca de su propio país, confunde siglas de organismos con localidades (“¿dónde queda eso?) o simplemente pregunta “¿qué es el Vichada?”(uno de los 32 departamentos de Colombia, ubicado al oriente del país y precisamente lindero con el suyo, Santander, cuya capital es Puerto Carreño). Cuando el sorprendido interlocutor comprendió que Hernández no estaba bromeando sino que efectivamente era crasa ignorancia, le hizo las aclaraciones del caso.

Otras declaraciones y acciones menos ridículas pero más guarangas se suman a su trayectoria: golpes a concejales, amenazas de muerte e insultos soeces a quienes se le oponen, burlas y descalificación a funcionarios y muchas declaraciones marcadamente ideológicas, por ejemplo señalando a sus colegas empresarios que siempre es necesario que haya pobres, porque los pobres consumen más a nivel local. O advirtiendo que el lugar de las mujeres es en la casa o denostaciones contra el fútbol femenino.

La campaña de Hernández ha sido más de lo mismo: hablar de un cambio imprescindible pero vago, que será “aterrador” según sus palabras pero sin especificar cual será la causa y las víctimas del terror. Hacer promesas en el más crudo estilo politiquero, sabiendo probablemente que no las  cumplirá (en su campaña para la Alcaldía de Bucaramanga repartió 40.000 cheques-casa y una vez en el cargo no entregó ni una sola vivienda de las prometidas).

El viejito del Tik Tok ha llenado las redes con sus chascarrillos pero aunque ha dicho que debatirá no es muy probable que lo haga o en todo caso que lo haga en forma respetuosa e idónea sobre la situación que conmueve a su país, uno de los más pobres de Latinoamérica a pesar de sus enormes riquezas y sobre todo uno de los más desiguales en el más desigual de los continentes.

Paradojal que alguien a quien se le investiga por actos de corrupción haga de la anticorrupción una de sus consignas pero esa es la clave de su campaña, dirigida ahora entre bambalinas por Ángel Becassino, un fotógrafo, publicista y músico argentino radicado desde hace treinta años en Colombia. La Nación de Buenos Aires advierte que Becassino, nacido en la costa patagónica en 1948, es el cerebro que está detrás de quien ya titula su cuenta de Twitter como futuro presidente de Colombia, El Rey del TikTok.

La verdad es que, antes de Becassino, otros dos argentinos fueron los primeros asesores publicitarios del ingeniero. Guillermo Luis Meque Nahas y Hugo Alfredo Vásquez Exposito fueron los primeros asesores de campaña del precandidato presidencial y exalcade de Bucaramanga. Estos comunicadores sociales aterrizaron en Colombia hace aproximadamente 30 años para trabajar en HG Constructora, la empresa que Rodolfo Hernández fundó hace más de cuatro décadas, que domina el sector de la construcción en el departamento de Santander.

Meque y Vásquez pasaron de ser la mano derecha del candidato en su empresa privada, desde 1994, para convertirse en fichas indispensables durante su alcaldía, y después en los primeros consejeros de su campaña presidencial. Ellos hicieron que Hernández se hiciera conocido en las redes sociales  y elaboraron su imagen. Actualmente es el candidato con más seguidores en TikTok, una plataforma usada principalmente por jóvenes. Esta estrategia dio sus frutos, se dice que la mayoría de los voluntarios que participan en Liga de Gobernantes Anticorrupción, tienen entre 18 y 30 años. Estos dos argentinos se movían entre Bucaramanga, Bogotá y Cartagena, donde residían. Esperaron que Hernández volviera de un viaje a Europa, a fines de marzo, y le presentaron su renuncia aduciendo que se iban del país por razones de seguridad.

Lo que había pasado es que desde principios de este año se había empezado a reducir la exposición del candidato en las redes sociales y en la prensa, a lo que se sumaba la ausencia de Hernández en debates. Las encuestas mostraron que la intención de voto del ingeniero bajó del 14% al 10% y esa ha de haber sido la verdadera razón para el cambio de asesores. Los renunciantes se habían vuelto conocidos en Colombia tras la creación de un comercial de televisión en el que unos pollitos compraban condones en una farmacia y decían “sin preservativos, ni pío”.

A Rodolfo Hernández lo rodea un cerrado círculo de asesores. Es un candidato de redes sociales, no de recorridas, volanteadas y mucho menos de giras por el país. Incluso, tampoco ha participado en la mayoría de los debates argumentando cuestiones de agenda. Al “ingeniero” se le ve con frecuencia tomando café en el centro comercial La Quinta, que queda cerca de su casa en el barrio Cabecera del Llano, desde donde acostumbraba despachar en sus días a cargo de la administración municipal.

Comenzó a armar su equipo en septiembre de 2019, por los días en que renunció a la Alcaldía, descartando figuras que le acompañaron en la oficina bumanguesa y con los dos asesores argentinos,Vásquez y Meque, ya mencionados. Su esposa, Socorro Oliveros – denunciada por la  presunta compra de propiedades en Estados Unidos con dineros públicos –, es la gerente de campaña, y su hijo menor, Rodolfo José Hernández, la sombra que le acompaña a todas partes.

En 1986, Becassina, el actual asesor publicitario de Hernández, fue preso por fotografiar a una modelo que introdujo en la Catedral de Sal de Zipaquirá. La modelo lucía un abrigo de piel debajo del cual estaba completamente desnuda o que fue considerado un sacrilegio. Asi el fotógrafo dejó de ser el argentino apenas conocido en el medio literario y de la publicidad y ocupó un lugar en las páginas judiciales. El poeta Jotamario Arbeláez estuvo entre los primeros contactos suyos de aquella época. Lo conocía a través de una novela que le mandó desde la Argentina, titulada Bufarrón Bill, en la que el protagonista es una especie de chivo que vive de las mujeres. A fines de los ochenta del siglo pasado Becassino fundó un grupo político-cultural, entre serio y bromista, denominado Movimiento Sísmico, y una agencia de publicidad que lleva su nombre.

El antecedente más inmediato de Becassino en materia de campañas presidenciales es, precisamente, el de haber asesorado al izquierdista Gustavo Petro en el 2018 y esta sería una de las razones que habría inclinado a Hernández para contratarlo.

Lic. Fernando Britos V.

 

  

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: