Entre cumpleañitos

Agazapada la mariposa psicodélica espera en el camino.
Sin darte cuenta llegás a ella y rápida despega.

Liviana, ligera, pintoresca y dibujada cautiva con sus figuras.
Nunca la alcanzás porque no es la función de ella.

Solo quiere elevarte el horizonte. No quiere que arrastres más tu mirada en veredas grises y cartelería de promociones berretas.

Como una melodía efímera dibujó y se marchó.
Quedaste ciego mirando al sol.

¡Uh!. ¿Viste eso?. ¿Lo qué?.
Lo que te despeinó. Mejor dicho lo que te despabiló.
¿Qué fue lo que se cruzó?. No sé. Entonces, ¿un OVNI?. No. No se dice más OVNI. Ahora se dice «fenómenos aéreos inexplicables». ¿A lo qué?. A eso.
Pero ¡qué cara de rusos que tienen!.
¿Los escuchaste?. Sí. ¡Hablaban como en mandarín!.
¡Qué extraño!. Esos bólidos voladores que retro que son. Sí. Están a la moda del diseño. ¡Son vintage!.

Que extraño esta todo. ¿Esto es perfume o whisky?.

Tabaré decía «Por momentos el mundo se parece a un hospital psiquiátrico administrado por sus pacientes».

Los extraterrestres son inteligentes y no cruzan cósmicas distancias para aburrirse. Ninguno de ellos va a cercarse a este zoológico rutinario que el sueño es ser un buen jubilado. Por lo menos que tiren algo de proteínas así empezamos a desarrollar la razón. Maní y pop no por favor que ya nos sobra. La estupidez humana y cínica del poder nos mata de sed y agobia.

Reitero ¡¿esto es perfume o whisky?!.
No sé. Podés oler mi boca.
No, gracias. Voy por agua.

¿Esto es agua o thinner?.
No sé. Tengo todo el esófago quemado.
¡Tá. Dejá. Chau!.

Chau. Hasta el día del juicio final.
¡Tá. Dejá. Chau!. Dejate de pavadas.

Por Andrés Legnani 

 

  

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: