La salud humana y los deshumanizados

La salud humana es un tema mundial discutido en foros, simposios, talleres, congresos, conferencias y debates, pero no es lo mismo estar enfermo en Occidente que en el Sahara, el Sudeste Asiático o en las montañas de Asia Central.

Cada cultura vive la enfermedad de manera diferente.
En esas regiones, la enfermedad no es solo el hecho biológico, sino al mismo tiempo la triste experiencia que el enfermo sufre.

La dolencia afecta en diferente forma. Sus familiares y amigos los rechazan por ser una pesada carga al grupo social.

Muchos pacientes son incurables.

Entonces son abandonados a su suerte y condenados a la mendicidad, miseria y hambre, incapaces de vivir como los demás miembros de la comunidad.

Su tragedia radica en la vergüenza y humillación de ser desplazados.

Se los ve en las grandes ciudades y pueblos, en las puertas de las mezquitas e iglesias, en los mercados y en todo sitio público dónde pueden conseguir algo para comer.

Los lisiados afganos, por ejemplo, llevan la carga de no poder trabajar, caminar moverse, peregrinar y ni siquiera bailar, actividad muy disfrutada por todos en ese país.

La aldea de Memo, en Timor Oriental, tenía 600 enfermos de malaria en una población de 1200 habitantes.Una madre timorense combatía la fiebre de sus hijos con una infusión de hojas de una planta que crecía en la selva lindera.

Llegué de visita a otra aldea cercana dónde sabía que habían dos niños afectados por diarrea.

Pregunté a un familiar si necesitaban algo. El poblador me informó en tono neutro, como es costumbre en las personas acostumbradas a la muerte cotidiana: “Los enterramos ayer”.

En un puesto fronterizo entre Indonesia y Timor, al rayo del sol del mediodía, unas personas tosían demasiado.

Me advirtió otro colega: “ No te acerques a esas personas. Son tuberculosos”.

(# El día anterior, en una sala de conferencias de ONU, fresca y con dispensadores de agua, nos acongojábamos “ante el avance de la tuberculosis, terrible flagelo de los pobladores”.)

La carencia de recursos es otra condena. En el Sahara, una niña de cuatro años enfermó .El único trámite posible fue llevarla al hospital de Zuerat, dónde un abnegado médico ruso diagnosticó: ”Tiene cólera. Morirá en dos días”.

La joven madre de la niña se encerró durante cuatro días en su tienda. Casi muere de tristeza y pena.

Un joven soldado marroquí se agachó a defecar en pleno desierto en plena noche. Una víbora de las llamadas “cornudas” (# Porque tienen dos pequeños cuernos en la cabeza) le mordió una nalga. Ni hablar de suero anti-ofídico. El infeliz murió en cuarenta minutos.

Así es muy difícil. Un enfermo no es tan solo enfermo, sino un deshumanizado» Cv.Mv.

# Es la aldea de Memo, Distrito Bobonaro, Timor Oriental. Hice la foto en septiembre.

Por el Coronel ® Tilio Alberto Coronel Grillo
CI 280JOE2 628 6

Ejército Nacional. Retirado 18 de mayo de 2009 /Presté Servicios como Observador Militar de Naciones Unidas en el SAHARA OCCIDENTAL ( 17 SET 1996 -17SET 1997), TIMOR ORIENTAL ( 2 AGO 2002 -2AGO 2003),REPÚBLICA ISLÁMICA DE AFGANISTÁN ( 26 MAR 2005 -26MAR 2006) 

  

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: