El segundo jinete

Rusia declararía oficialmente la guerra contra Ucrania. Las fuerzas rusas han tomado prácticamente el control del este y del sur del territorio de este país. Esto significaría una nueva etapa de la guerra. Quedarían dos zonas muy amplias entre la región de Ucrania controlada por Rusia y la zona controlada por el ejército ucraniano; ahora mucho más y mejor armado que al inicio de la invasión. Una frontera en disputa de enorme extensión. Rusia precisaría, si no quiere quedar entrampada en una guerra larga y sobre todo con riesgo de ser derrotada, de una acción militar desvastadora de “tierra arrasada”. Esa opción requiere de recursos económicos y humanos que la obligarían a utilizar este recurso jurídico interno, con movilización de las reservas militares incluidas, aumentando significativamente el número de tropas disponibles.

Más allá del gigantesco esfuerzo humano y económico, esto obligaría a Estados Unidos y a la OTAN a intervenir directamente, lo que desataría una guerra inicialmente generalizada en Europa que se extendería por el mundo. Se especula que se concretaría el 9 de mayo, en el Día de La Victoria contra el nazismo que puso fin a la Segunda Guerra Mundial.

Si no se producen intervenciones o acontecimientos que lo eviten, esto podría ser la antesala de un conflicto global. La característica de este es impredecible. Dependerá de la actitud que asuma China y en menor medida de otros actores de peso pero de menor envergadura que el gigante asiático.

La primera responsabilidad de esta posible catástrofe para la humanidad le corresponde a Rusia como país que invadió Ucrania. Pero en realidad, Estados Unidos, la OTAN y la debilidad de la ONU serán directos responsables de la tragedia. El complejo militar industrial comparte ese penoso papel. Queda poco tiempo para intentar evitar la escalada. Desde la crisis de los misiles soviéticos en Cuba , en el siglo pasado, en plena Guerra Fría, el mundo no estuvo tan cercano a un final desastroso para la humanidad.

Por Carlos Pita
Fue embajador de la República en Chile, España y Estados Unidos

 

  

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: