La OMS, informó que el COVID-19 produjo la muerte de 15 millones de personas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró este jueves que calcula que casi 15 millones de personas murieron a causa del coronavirus o por su impacto en los sistemas sanitarios en los últimos dos años, más del doble de la cifra oficial de 6 millones de muertos. La mayoría de estas muertes se produjeron en el sudeste asiático, Europa y América, según el informe.

El jefe de la agencia de la ONU, Tedros Adhanom Ghebreyesus, describió la cifra como «aleccionadora», diciendo que debería impulsar a los países a invertir más en sus capacidades para sofocar futuras emergencias sanitarias.

Los científicos encargados por la OMS de calcular el número real de muertes entre enero de 2020 y finales del año pasado estimaron que hubo entre 13,3 y 16,6 millones de muertes causadas directamente por el coronavirus o atribuidas de algún modo al impacto de la pandemia en los sistemas de salud, como personas con cáncer que no pudieron buscar tratamiento cuando los hospitales estaban llenos de pacientes por la nueva enfermedad.

Las cifras se basan en datos comunicados por los países y modelos estadísticos. La OMS no desglosó inmediatamente las cifras para distinguir entre las muertes directas por COVID y otras causadas por la pandemia.

«Puede parecer un mero ejercicio de contabilidad, pero disponer de estas cifras de la OMS es fundamental para comprender cómo debemos combatir futuras pandemias y seguir respondiendo a ésta», afirmó Albert Ko, especialista en enfermedades infecciosas de la Escuela de Salud Pública de Yale, que no estaba vinculado a la investigación de la OMS.

Por ejemplo, explicó Ko, la decisión de Corea del Sur de invertir fuertemente en salud pública después de sufrir un grave brote de MERS le permitió escapar de COVID-19 con una tasa de mortalidad per cápita de alrededor de una vigésima parte de la de Estados Unidos.

Las cifras exactas sobre las muertes por COVID-19 fueron problemáticas a lo largo de la pandemia, ya que las cifras son sólo una fracción de la devastación causada por el virus, en gran parte debido a la limitación de las pruebas y a las diferencias en la forma en que los países cuentan las muertes.

Según cifras de los gobiernos comunicadas a la OMS y un recuento separado realizado por la Universidad Johns Hopkins, hasta la fecha se registraron más de 6 millones de muertes por coronavirus.

Científicos del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington calcularon que había más de 18 millones de muertes por la nueva enfermedad entre enero de 2020 y diciembre de 2021 en un estudio reciente publicado en la revista Lancet, y un equipo dirigido por investigadores canadienses calculó que había 3 millones sin contabilizar solo en la India.

Algunos países, entre ellos la India, cuestionaron la metodología de la OMS para calcular las muertes, resistiéndose a la idea de que había muchas más muertes de las que se contabilizaban oficialmente.

A principios de esta semana, el gobierno indio publicó nuevas cifras que mostraban que hubo 474.806 muertes más en 2020 en comparación con el año anterior, pero no dijo cuántas estaban relacionadas con la pandemia.

Ko, de Yale, manifestó que las nuevas cifras de la OMS también podrían explicar algunos misterios persistentes sobre la pandemia, como por qué África parece haber sido una de las menos afectadas por el virus, a pesar de sus bajas tasas de vacunación. «¿Fueron las tasas de mortalidad tan bajas porque no pudimos contar las muertes o hubo algún otro factor que lo explicara?», comentó, y añadió que la avalancha de muertes en países ricos como Gran Bretaña y Estados Unidos demostró que los recursos por sí solos eran insuficientes para contener un brote mundial.

El Dr. Bharat Pankhania, especialista en salud pública de la Universidad británica de Exeter, remarcó que es posible que nunca nos acerquemos al verdadero número de víctimas del COVID-19, especialmente en países pobres.

«Cuando se produce un brote masivo en el que la gente muere en las calles por falta de oxígeno, los cadáveres se abandonan o la gente tiene que ser incinerada rápidamente debido a las creencias culturales, acabamos por no saber nunca cuántas personas murieron», aseveró.
Aunque Pankhania dijo que la cifra de muertos estimada actualmente por el COVID-19 todavía palidece en comparación con la pandemia de gripe española de 1918, cuando los expertos estiman que murieron hasta 100 millones de personas, recalcó que el hecho de que tantas personas murieran a pesar de los avances de la medicina moderna, incluidas las vacunas, es vergonzoso.

También advirtió que el coste de la COVID-19 podría ser mucho más perjudicial a largo plazo, dada la creciente carga del virus de larga duración.

«Con la gripe española, estaba la gripe y luego había algunas enfermedades (pulmonares) que la gente sufría, pero eso era todo», comentó. «No había una condición inmunológica duradera como la que estamos viendo ahora», agregó.

«No sabemos hasta qué punto las personas con coronavirus prolongado verán truncada su vida y si tendrán infecciones que les causarán más daño», cerró. (ynetespanol)

 

 

  

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: