Ucrania quiere pasar a la ofensiva

El Pentágono hizo público el viernes, a través de BBC, que la guerra en Ucrania pasa a otra etapa cualitativa, con la introducción de armamento pesado y de largo alcance, presuntamente para atacar las posiciones que los rusos estén consolidando en el Este del país. Así, Ucrania plantea pasar a la ofensiva. También se introducirán aviones de moderna tecnología occidental, para lo cual se viene entrenando masivamente en simuladores a futuros pilotos ucranianos (ver: https://www.laondadigital.uy/archivos/63173), en un equipo de diez países liderados por Gran Bretaña que opera expresamente al margen de OTAN. No hay mención de la coordinación de diverso tipo que debe existir entre ambos grupos, el del Pentágono y el de Gran Bretaña. En el grupo liderado por Gran Bretaña  están los países bálticos, Suecia y Finlandia, que no integran OTAN.

 Antony Blinken, secretario de Estado

EEUU especificó que está entrenando a efectivos ucranianos en el uso de armas de moderna tecnología en Polonia “y otros lugares no especificados”. Esta diversidad de centros de entrenamiento es una referencia al alto número de efectivos en entrenamiento. Al menos en esta oportunidad, EEUU no hizo referencia hacia la conjunción de esfuerzos con los británicos, lo que aparece como una manera de imponer discreción sobre el tema.

El objetivo declarado por altos jerarcas del Pentágono es desgastar a Rusia. La idea que parece corresponderse con este propósito es hacer que el territorio ocupado por Rusia en el Este del país sea una herida permanentemente sangrando, e impidiendo así la estabilidad de la región. Sería en definitiva una guerra indirecta, o por proxy, del occidente afin a OTAN con Rusia.

La situación militar de Ucrania de hoy difiere sustancialmente de la de 2014, por la multiplicación de efectivos en armas (el enrolamiento obligatorio de hombres en condiciones de combatir establecido por el gobierno de Volodímir Zelenski sentó las bases de esa política), su grado de entrenamiento cualitativamente distinto (de lo cual las bajas rusas –imprecisas en su número pero aparentemente mnás altas dque las sufridas en 9 años de guerra en Afganistán– dan cuenta) y tal vez tenga relación con la masiva política rusa de desterrar ucranianos (al parecer, rumbo a Siberia), que el canciller Sergei Levrov situó en un millón de personas; se le restarían así efectivos a las fuerzas ucranianas.

 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: