El poder mundial en disputa | Incertidumbre mundial

A medida que pasan los días resulta cada vez más difícil pronosticar como terminará la guerra en Ucrania. Los temores a una escalada del conflicto bélico se acrecientan. Antes de ayer con las explosiones en la región de Transnistria, faja de territorio occidental de unos casi treinta mil kilómetros cuadrados de Moldavia, con status autonómico y de población de habla mayoritariamente rusa. Ayer con el acuerdo europeo de conexiones gasíferas de la península Ibérica junto a la ampliación de una planta regasificadora de gas líquido y un acuerdo de precio pactado. Hace poco con la suspensión del suministro de gas ruso a Polonia y a Hungría por negarse a pagar en rublos como exige Moscú.

En paralelo la India aplica a rajatabla la tesis del alineamiento múltiple de su canciller Subrahmanyan Jaizhanker conducida por su presidente Narendra Moti, negándose a las imposiciones pretendidas por Estados Unidos. No siendo el único que las rechaza, pero si el más grande de los que lo hacen, relacionándose con China y con Rusia en función de sus intereses nacionales sin subordinarse o canjear su independencia.

Rusia reiterando su amenaza del uso de armas nucleares y los países de Europa aumentan sus presupuestos militares y suministran cada vez más armas y más destructivas a Ucrania. El avance ruso en el Donbas es reconocido por el ejército ucraniano y las gestiones tardías del secretario general de la ONU, de un tenor humanitario, más que por un cese de hostilidades y un plan de paz, no prosperan. Este viernes por la tarde se conocieron nuevos avances rusos en ciudades del suroeste y se tomó conocimiento del asesinato de un oligarca ruso del círculo más cercano a Vladimir Putin.

El poder mundial en disputa, la guerra amenazando expandirse, la amenaza nuclear, el horror de la guerra en el territorio, Estados Unidos queriendo ver a Rusia desangrada por la la resistencia del ejército ucraniano, armado ahora con la más moderna tecnología occidental, frente a Putin que se siente acorralado a pesar de estar cerca de su objetivo de controlar el Donbas, por una razón evidente. Aun habiendo obtenido ese objetivo, quedará estancado en esa nueva frontera, pero enfrentando a un nuevo ejército, mucho más equipado y mejor preparado que cuando decidió la invasión. Entonces le quedaría la opción de arrasar toda Ucrania. Ello implicaría sumar mucho más poderío al que ya puso. Eso la dejaría expuesta en varios otros potenciales frentes, a la vez que podría provocar una variación de la estrategia de Estados Unidos y de la OTAN que se vería impulsada a entrar de lleno en la guerra. Todo es posible. pero sin lugar a dudas, de esta guerra surgirán grandes cambios en el orden mundial, y las repercusiones en perjuicio de la humanidad en su conjunto tardarán años en borrarse.

Por Carlos Pita
Fue embajador de la República en Chile, España y Estados Unidos

 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: