Con Turquía:¿un TLC contra quiénes?

Ya se sabe que los TLC de Uruguay, cuando no son humo, son para impedir integración regional, avance de asociaciones estratégicas y marginar a otros jugadores al boleo en beneficio de unos pocos malla oro. Así con Turquía, con China o con Cuba, si tomásemos en serio el cinismo de Lacalle Pou respecto a la isla bloqueada. Así en el gobierno éste y en el del Frente Amplio, que fue el que empezó a vender humo de TLC con China, cuando ya tenemos bastante más y mejor que eso: “asociación estratégica comercial y política” con China, pero en este gobierno es además, sin falta, contra lo público, contra el pueblo. Especialmente con Turquía, pero lo mismo con China si ésta se adaptase a una factibilidad que nos daría pérdidas.

Cuando el canciller turco –la historia no se va a acordar siquiera de su nombre– figuró con sus dedos las orejitas y el hociquito de los zorros grises (organización terrorista que ha atentado contra armenios en Europa) frente a los manifestantes armenios en Montevideo, se dirigió directamente a Bustiillo y a Lacalle Pou. Hoy Turquía no está en condiciones de ofender a Armenia en ningún lugar del mundo. El mensaje político del canciller fue y es: “me chupa un huevo el Uruguay. No está en el mundo”. Así de simple y grosero.

Y tiene su razón; no vayan a creer. En un planeta tan tensionado y tan especialmente tensionado para Turquía, pedir para venir a bautizar la embajada el día anterior al de la conmemoración del genocidio y que el gobierno uruguayo se lo acepte y lo reciba, es una buena ocasión para relajarse y hacer juguete de manos. Total, piensa, “es el último rincón, nadie se va a enterar, y para otra cosa el TLC no sirve, porque si las mercaderías no siguen de largo a la región, Uruguay de playa de desembarco no sirve”.

Hasta el 25 de febrero el mayor misterio de la geopolítica era ¿qué quiere querer Turquía? –¿qué quiere querer Erdogan?–. ¿Quiere intentar ser subimperio regional de Estados Unidos en parte de Asia Occidental y de Eurasia?

Por sus acciones conjuntas con Estados Unidos en el norte de Siria, en Nagorno Karabaj y en Kazajistán; acaso además en Pakistán –donde un golpe judicial-parlamentario, con pronunciamiento del ejército y denunciada participación del MI6 británico y de la CIA, derrocó hace 15 días al Primer Ministro Imran Khan, quien dijo que se negaba a ser un títere de Londres y de Washington; un golpe con protestas masivas y desenlace todavía incierto que, en cualquier caso, de todos modos, no pone en cuestión el corredor económico sinopakistaní, de la nueva ruta de la seda, entre Xinjiang y el puerto de Gwadar en el Golfo Pérsico, frente a las costas de Omán; ya se reunieron y lo confirmaron Wang Yi y Shehbaz Sharif, el nuevo y acaso provisorio Primer Ministro–. El golpe en Pakistán tiene repercusiones con miras a Afganistán, con riesgo de incremento de operaciones terroristas) parecía rumbear a subimperio.

¿O quiere procurarse un espacio propio para ser uno de los polos del próximo mundo multipolar?

Desde del 26 de febrero sabemos que quiere querer ser polo, conformar un “Turkestán” o “espacio túrquico”, independiente de EEUU y de Europa, con Turkmenistán, Azerbaiyán, su influencia en el ámbito musulmán… Ahora la incógnita es menor: si puede poder.

EL TURKISH STREAM

Los dos primeros países europeos a los que Rusia les bajó la espada de Damocles del gas fueron Polonia, que necesita ese gas por lo menos hasta octubre y aún así, el gobierno de extrema derecha de Andrzej Duda, radicalmente antirruso, es improbable que pague en rublos.

Entre tanto, Bulgaria, que atraviesa una crisis política porque el Partido Socialista anunció que se retiraría del gobierno si éste apoya a Ucrania. “Uno de los miembros de la coalición, el Partido Socialista Búlgaro (BSP), comunista y prorruso, se opone categóricamente al envío de armas a Ucrania. Korneliya Ninova, líder del BSP y viceprimer ministro y ministro de Economía, también se opuso a la imposición de sanciones a Rusia y advirtió: «Si se envía una sola bala búlgara a Ucrania, abandonaremos la coalición» (informó doble A de Turquía). “mientras tanto, Kiril Petkov, el primer ministro búlgaro, hizo un llamado a la población para que se done más dinero a favor de la compra de armamento para Ucrania”. En Sofía ha habido manifestaciones proucranianas y también prorrusas.

Rusia puso, a ambos países, que ya habían manifestado oficialmente su negativa, fecha límite 27 de abril para el cierre de la llave del gas y cumplió. Es probable que la crisis búlgara se dilucide luego del ultimátum, con muchas presiones, entre ellas las de los países del Turkish Stream, ampliación del Blue Stream, el gasoducto que une Rusia con Turquía submarino del Mar Negro y pasa por Bulgaria, Serbia, Hungría, para terminar en Austria.

Este gasoducto, acordado por Putin con Erdogan en Estambul, en 2014, es un complemento al Blue Stream, en servicio desde 2005, de la compañía estatal rusa Gazprom, en asociación con Eni,estatal de Italia. Su capacidad es de 63 millardos de metros cúbicos por año de gas natural. 14 millardos para el mercado turco y el resto exportado a Europa.

El anuncio del Turkish Stream fue hecho en diciembre de 2014 y poco más de un año después hubo fallido un intento de golpe de Estado a Erdogan. Este atribuyó el golpe a los servicios de EEUU. Fraccasado el golpe, siguió una vasta depuración de los destacamentos armados turcos. Desde entonces, aunque sin salirse de la OTAN, Turquía tuvo con Rusia relaciones ambiguas. Le compró armas, especialmente baterías antiaéreas, fue socia en hidrocarburos, pero enfrentó a la asistencia rusa en Siria, en Idlib, asociada a Estados Unidos.

Turquía fue refugio de yihadistas sirios y además se implicó en uno de los bandos musulmanes que se disputan el caos dejado por la OTAN en Libia después de que la Alianza Nordatlántica la arrasó y asesinó a Gadafi. Al otro bando lo apoyan Egipto y Rusia.

Luego Turquía provocó a Armenia (directamente a Rusia, porque Armenia es parte de la Oganización de Cooperación en Seguridad de la Unión Euroasiática), a través de Azerbaiyán, en Nagorno Karabaj.

Finalmente, el 26 de febrero Turquía anunció que no sancionaría a Rusia. Después se ofreció para mediar en el conflicto con Ucrania, esta línea fue respaldada por el canciller de China, Wang Yi, quien se reunió el 23 de marzo con el Secretario General de la Organización para la Cooperación Islámica Hussein Ibrahim Taha, que integra a 1.800 millones de musulmanes y, finalmente, Estambul ofició de sede para las negociaciones entre el gobierno ruso y el ucraniano. Misterio develado.

Serbia, a través de su Presidente Aleksandar Vucic, quien ganó en marzo los comicios con el 57% de los votos, siendo electo hasta 2027, ya anunció que comprará el gas y no es considerado por Rusia un país hostil. Por el contrario. Serbia no forma parte de la OTAN ni de la UE y fue bombardeado por la OTAN entre 1995 y 1999, cuando la capital Belgrado fue destruida por los actuales beligerantes con Rusia, dejando entre las ruinas uno de los primeros objetivos que atacó la OTAN, la embajada de la República Popular China.

Hungría, donde el primer mandatario Viktor Orbán ganó las legislativas por 10 puntos a toda la oposición unida, menos un partido de ultraderecha que sólo obtuvo un 3%, ya anunció que comprará el gas en rublos, aunque es parte de la UE y de la OTAN.

En tanto desde Austria, el primer mandatario, el canciller Karl Nahammer, fue el único de Europa que visitó presencialmente a Putin después del 24 de febrero, donde fue informado por el Presidente ruso que debe abrir una cuenta en rublos en Gazprom en Rusia para pagar en cualquier divisa que transfiera a esa cuenta, a efectos de evitar el embargo, congelamiento o confiscación por el sistema de mensajería de transacciones internacionales dominado por el dólar, SWIFT.

A la fecha son cuatro los países de la UE que abrieron cuentas en rublos para el pago del gas. Alemania, Hungría, Austria, Eslovaquia, pero en total lo hicieron 10 empresa. Se espera especialmente por Eni de Italia, cuya factura vence a fines de mayo. Ahora, Úrsula Van Del Leyen, la Presidenta de la Comisión Europea, amenazó a estos cuatro países y a estas 10 empresas con sanciones. Sanciones a países de la UE por no acatar las sanciones de la UE. No se sabe cuáles serían las sancioness. ¿Suspención?, ¿expulsión?, ¿multa?…

Ahora bien, a la espera de la dilucidación en Bulgaria (importante para Turquía) Armenia es pieza clave en la Unión Económica Euroasiática, organización a la que le ha sido encomendada la creación de una nueva moneda de reserva mundial y un nuevo sistema de mensajería, con respaldo en materias primas y en las monedas de todos los países que participen, partiendo del yuan chino, que la semana pasada fue incorporado incluso a las canastas de monedas de reserva de Arabia Saudí e Israel, pero China no pretende convertirlo en la moneda hegemónica de reserva mundial, para no caer en el dilema de Triffin.

Es decir, del bloque que conforma Armenia depende que pueda Turquía sumarse al nuevo diseño y ser un polo más en el nuevo orden mundial.

UN TLC CONTRA ANCAP

Éste es tal vez el mejor momento de la historia para que Uruguay capitalice su relación con la nutrida colectividad armenia en el país, pero el gobierno ni siquiera pensó en eso cuando propició la agresión del canciller, porque probablemente no lo sepa. Pensó, sin falta, en el cemento turco, que ya ha llegado perjudicando a ANCAP, empresa pública que es objeto constante (igual que todo lo público) de persecución por parte de este gobierno.

Además podría considerarse un TLC contra la administración Biden, pero a éste le importa otro huevo, porque sabe que Uruguay sin la región no es negocio. Biden va a recibir a Lacalle Pou, y vaya a saber con quién lo confunde y, si lo hace, esta vez va a saludar a un fantasma verdadero, porque últimamente anda saludando al aire (buscar en YouTuve el video de Biden saludando fantasmas).

Lacalle Pou espera a Godot Trump. Es un absurdo completo, porque cuando Godot vuelva, él va a estar yéndose y chiflando bajito en el mutis por foro. Beckett puro.

Por José Luis González Olascuaga
Periodista y escritor uruguayo

  

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: