No seas vaca en el CTI

En su ventana al mundo la luz ya no era directa. Su ángel dejó de ser guardián cuando perdió el amor. Su revelación de pronto desparramó paranoia, miedo y dolor. Así creció la distancia respecto con todo su alrededor.

Noticias difíciles de descifrar. Jugadas crudas de soportar. No se entienden a qué claridad quieren alcanzar. Nunca nada por vos, nunca nada para tu corazón. La ceguera empieza aumentar. Solo les importa el impacto, dinero y control.

Dioses de la biblia cuando terminaste de decir amén la Tierra plana en redonda se convirtió y no girabas sobre vos mismo sino girás alrededor del Sol.

Dioses tan celestiales Papá Noel y los Reyes Magos no son tan sublimes. Son Coca Cola, tu papá y mamá, son geniales pero nada más.

Dioses tan prácticos la guerra culminó con la bomba sobre Hiroshima y Nagasaki. Japón luego en aliado de Estados Unidos se convirtió.

Dioses de la revolución en «15 minutos» Mijaíl Gorbachov firmó la desintegración. Los magnates al otro día eran los millonarios más capitalistas del mundo.

Dioses tan lúcidos destruyen ciudades enteras y revientan culturas porque sus servicios de inteligencia fallaron. Al final no eran armas de destrucción masiva fueron petróleo, amapolas y opios.

Dioses tan generosos negocian la muerte que no sea nuclear pero nunca hablan de bajar la puntería ni construir la paz mundial. La producción militar nunca se puede detener.

Dioses tan desordenados los VHS del alunizaje se perdieron cuando a la NASA la empezaron a cuestionar.

Dioses hermanos la guerra de las Malvinas “Estamos ganando”. Con hambre, frío y puños al imperio le querían ganar algo imposible de lograr.

Dioses de la democracia fueron voceros de la dictadura pero se jactan distraídamente en ser los Primero Siempre en informar. Perdón, en blindar al gobierno actual.

Dioses tan criollos «Desaparecidos no existieron» hasta que los restos de los torturados y asesinados los hicieron callar.

Dioses liberales el mercado es el regulador de todo equilibrio hasta que los bancos los dejaron vaciar y las crisis las pagaron los mismos de siempre. Ahora con las mismas recetas de fracasos vuelven a intentar. Lo único que podemos esperar es otro buen paredón para chocar.

Dioses de la ética con títulos falsos decían que en sus manos te los podían mostrar pero tuvieron que renunciar porque la vergüenza ya los empezaba a desbordar. Dice la frase «del ridículo no se vuelve» por más que inagotablemente lo vuelvan a intentar.

Dioses de los más dioses la institución más asesina de la historia de la humanidad pero todos sueñan con el cura dándoles la bendición y su educación.

A los Dioses no les importa tu salud y bienestar. A ellos solo les importa que le digas simplemente amén, tu dinero y control sobre vos.

Es entendible que todo lo empieces a sospechar.
Es entendible que todo te parezca artificial.
Es consecuente que no te quieras vacunar.
Sin sinceridad en la verdad y en la historia es difícil aceptar lo que te haría bien hacer.

La verdad no es solo una cuestión de ciencia y razón sino también de confianza y perdón.

Nadie va a curarte de confianza.
Nadie va a curarte de perdón.
Nadie va a preocuparse por vos.

Lamentablemente los bolsillos de unos pocos crecen de manera exponencial sobre el mar de los rezagados mientras los sin vacunas mueren como moscas en el CTI y en soledad.

Viví el tiempo.
Sufrí y disfruta la vida.
Construí la felicidad.
Revolucioná lo que quieras cambiar.
No te desperdicies, date una chance.

No jueges con soberbia a la ruleta rusa con vos.

Vacúnate si no la tonta muerte sin falta te va a vacunar.

Dioses de la muerte murió por no vacunarse. No dicen que antes murió por desconfianza a la realidad por eso no se vacunó. La ceguera fue la educación que recibió. Esto es lo que nos tenemos que preguntar y descifrar ¿Qué hace que una persona quede negada y paralizada frente a la realidad?.

Crece en el mundo la desconfianza general y aumenta de manera exponencial la riqueza de los más ricos. Es una gráfica sin sustento para cualquier equilibrio y construcción justa y solidaria de la humanidad.

¿A qué reglas estamos jugando?.
¿Cuál es la ceguera que nos puede desperdiciar, matar, retroceder o atrasar?.

De este mundo si lo queremos cambiar que no nos bajen así no más.

¡Vacúnate, las vacunas las tenés a tu disposición y no fue gracias a dios!.

 

Por Andrés Legnani

 

La ONDA digital Nº 1033 (Síganos en Twitter y facebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

 

Más del Autor: