El obispo Desmond Tutu, amigo de Mandela, murió a la edad de 90 años

El obispo Desmond Tutu, premio Nobel y conocido opositor del apartheid en Sudáfrica, murió a la edad de 90 años. Tutu deja a su esposa Leah y cuatro hijos.

Tutu ganó el Premio Nobel de la Paz en 1984 por sus esfuerzos para acabar con el apartheid en el país. Presidió la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, que tras la caída del régimen del apartheid, se esforzó por que los diferentes grupos de población de Sudáfrica vivieran en paz unos con otros.

En 2010, se retiró oficialmente de la vista del público. En julio de este año, todavía apareció en un mensaje de video durante la Conferencia Internacional sobre el SIDA. Parecía demacrado, pero intelectualmente tan agudo como siempre. En 1997, a Tutu le diagnosticaron cáncer de próstata.

“El fallecimiento del arzobispo emérito Desmond Tutu es otro capítulo de luto en la despedida de nuestra nación a una generación de sudafricanos destacados que nos dejaron una Sudáfrica liberada”, dijo el presidente Cyril Ramaphosa en respuesta a la muerte.

Una de las últimas fotos de Desmond Tutu: el arzobispo asistió a otra misa en Ciudad del Cabo en octubre de este año para conmemorar su 90 cumpleaños.

“Un hombre de extraordinaria inteligencia, sincero e invencible contra las fuerzas del apartheid, también era tierno y vulnerable en su compasión por aquellos que habían sufrido bajo el apartheid que sufrieron opresión, injusticia y violencia, y por los oprimidos y por los opresores alrededor del mundo ”, agregó Ramaphosa.

El arco, como muchos sudafricanos llamaban Tutu, se había debilitado durante varios meses. Dejó de hablar en público, pero aun así saludó a las cámaras que estaban presentes en cada uno de sus viajes. Siempre estaba esa sonrisa o esa mirada traviesa, incluso durante su vacunación contra el coronavirus en un hospital o cuando estaba en la oficina de Ciudad del Cabo celebrando su último cumpleaños en octubre.

Una de sus últimas apariciones públicas fue a mediados de septiembre de 2019, cuando el príncipe Harry de Gran Bretaña lo presentó a su familia en un viaje a África. Tutu luego besó al pequeño Archie en la frente.

Nacido en Klerksdorp, en la provincia de Transvaal, el 7 de octubre de 1931, Desmond Mpilo Tutu comenzó a hacerse un nombre en la década de 1970 como activista contra el apartheid. Lideró marchas de protesta contra el régimen del apartheid blanco y argumentó con policías atónitos a los que se ordenó dispersar violentamente las manifestaciones. Si bien la mayoría de los líderes de la lucha contra el apartheid se vieron obligados a atacar al régimen de Sudáfrica desde el extranjero, Tutu no fue silenciado en casa. Fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1984 por sus esfuerzos.

Tutu fue el primer arzobispo anglicano negro de Ciudad del Cabo, la posición más alta de la Iglesia en Sudáfrica. Una vez etiquetó a su propia iglesia como «extremadamente homofóbica». El nombramiento de obispos homosexuales ha dividido profundamente a la Iglesia Anglicana. Tutu criticó al liderazgo internacional de la iglesia por no dejar en claro que Dios está ahí para todos, independientemente de su orientación sexual. “Si Dios fuera homofóbico, no lo adoraría”, dijo el arzobispo.

Como su padre, Desmond Tutu se convirtió en maestro hasta que decidió estudiar teología en 1957. Después de ser ordenado sacerdote anglicano en 1960, se le dio la oportunidad de seguir estudiando teología en Londres en 1962. Allí experimentó por primera vez lo que era ser tratado por igual como un hombre negro.

Desmond Tutu saltó a la fama en todo el mundo durante las peores horas del régimen racista del apartheid. Como sacerdote, organizó marchas pacíficas contra la segregación y abogó por sanciones internacionales contra el régimen blanco en Pretoria. Después de su regreso a Sudáfrica a fines de 1966, se involucró cada vez más en la lucha contra el apartheid además de su trabajo pastoral; también fue capellán en una universidad. En 1977, habló en el funeral de Steve Biko, el joven activista negro que había muerto tras un asalto agravado en una comisaría. Tutu dijo en su elogio que la iglesia debe desempeñar un papel político para poner fin al derramamiento de sangre. Sin embargo, siempre trató de mantener un diálogo con los líderes del apartheid como Vorster, Botha y De Klerk.

«El fallecimiento del arzobispo emérito Desmond Tutu es otro capítulo de duelo para nuestra nación que despide a una generación de sudafricanos excepcionales que nos legaron un país liberado», afirmó el presidente Cyril Ramaphosa en un comunicado. Tras la llegada de la democracia en 1994, y la elección de su amigo Nelson Mandela como presidente, Desmond Tutu, que dio a Sudáfrica el apelativo de «Nación del Arcoíris», presidió la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR), creada con la esperanza de que pasara la página del odio racial.

Los homenajes también llegaron por parte del grupo de personalidades conocido como «Los Mayores», una organización fundada en 2007 por Mandela y de la cual Tutu fue su primer presidente. En un comunicado, esta institución de la que forman parte Ban Ki Moon, Jimmy Carter, Juan Manuel Santos, creada para solucionar problemas aparentemente sin solución, saludó a Tutu, como una «inspiración. Los Mayores perdieron a un querido amigo, cuya risa contagiosa y su travieso sentido del humor nos embelesaron y hechizaron».

 

Francisco Montiel

  

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: