La ONDA digital la Onda digital tv Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Riesgos de un desastre, por un conflicto que se inició en 1949

Estados Unidos emplazó a China a que cese su actitud agresiva que “pone en peligro la paz”. Las incursiones aéreas chinas sobre Taiwán han sido las mayores de la historia. Fueron precedidas por declaraciones del gobierno de “no descartar el uso de la fuerza para recuperar su territorio”. Las mismas sucedieron a la reciente suscripción del acuerdo de inteligencia y suministro de submarinos atómicos a Australia por parte de los Estados Unidos y el Reino Unido (AUKUS).

El conflicto que se recalienta en estos días, se remonta a 1949, con la derrota de Chiang Kai-Sek a manos de Mao en la guerra civil. Que terminó con la huida a la isla de Taiwán de Chiang, quien instaló allí su propio gobierno. La actual presidenta de Taiwán; Tsai Ing-Wen, advirtió sobre las consecuencias “catastróficas” para la paz de las incursiones aéreas masivas de los últimos cinco días, según la revista “Foreign Affairs”.

China acusa a Estados Unidos de ser el provocador y señaló que “comprometerse con la independencia de Taiwán es un callejón sin salida”. “China tomará todas las medidas necesarias y aplastará firmemente cualquier plan de independencia de Taiwán”. “Estados Unidos debe dejar de apoyar e inflar a las fuerzas separatistas de Taiwán”. Según la BBC en análisis periodístico de este martes, China está preocupada de que el gobierno de la isla se pueda dirigir a una declaración “formal” de independencia. Y el aluvión de vuelos militares intenta advertir a Tsai de no avanzar en esa dirección.

El conflicto que se recalienta en estos días, se remonta a 1949, con la derrota de Chiang Kai-Sek a manos de Mao en la guerra civil. Que terminó con la huida a la isla de Taiwán de Chiang, quien instaló allí su propio gobierno. La actual presidenta de Taiwán; Tsai Ing-Wen, advirtió sobre las consecuencias “catastróficas” para la paz de las incursiones aéreas masivas de los últimos cinco días, según la revista “Foreign Affairs”.

Se puede considerar que este es uno de los dos focos de la tensión global actual. Ambos en costas chinas. Tanto el estrecho de Taiwán como el mar meridional de China y el corredor indo-pacífico, son los centros de mayor preocupación por una posible salida de control o chispa que desate un conflicto general. China, con su gigantesco territorio y sus más de mil trescientos millones de habitantes, separada por 180 kilómetros de un estrecho de agua de Taiwán, ve a su gobierno como un enemigo que ocupa parte de su territorio con veintitrés millones de habitantes. Taiwán ha perdido la batalla diplomática hace mucho. Pero se mantiene en los hechos como independiente, China no solo reclama la isla. Desde 2005 aprobó la “Ley Antisecesión” que afirma su derecho a recurrir a medidas “no pacíficas” si intentase declarar su independencia. Para el periodista Craig Addison, la razón por la que China no ha ocupado hasta ahora Taiwán no es solo por evitar un posible conflicto global. Al ser el principal fabricante mundial de chips semiconductores avanzados, le da un poder disuasorio ante el mundo entero. Una guerra dañaría severamente a la economía china y a la de todo el mundo. Los chips junto con los semiconductores, circuitos fabricados con silicio ha llevado a Addison a llamar a esto “el escudo de silicio”. Concepto que opera como el MAD (Destrucción Mutua Asegurada), de la guerra fría. Cualquier acción militar en el estrecho de Taiwán sería tan dañina para China, como para Taiwán y los Estados Unidos.

A esto es necesario agregarle otra consideración de similar importancia. Si Xi Jin Ping diese la orden de ocupar Taiwán, no solo se quedaría con el control de las fábricas de chips más avanzadas del mundo. Se apoderaría de todas las armas que Estados Unidos le ha vendido a Taiwán en los últimos tiempos. Al amparo de la ley de 1979, por la cual Estados Unidos rompió las relaciones diplomáticas con Taiwán, fueron autorizadas las ventas de armas “defensivas” a la isla. Esta política, denominada de “ambigüedad diplomática”, no explicita nada sobre ayudar o defender en un conflicto a Taiwán. Esto le dificulta mucho a China definir una estrategia militar. Hasta que no se desate una ofensiva, no se sabrá con certeza si comenzó un conflicto global.

Mientras esto acontece, a la carrera armamentista la acompaña la carrera tecnológica de la fabricación de chips. Nadie, por ahora, parece estar ni siquiera cerca de la autosuficiencia. Siguen su evolución las dos carreras. Ambas incrementan su velocidad. También las tensiones y los riesgos de un desastre.

 

Por Carlos Pita
Carlos Pita fue embajador de la República en Chile, España y Estados Unidos.

La ONDA digital Nº 1023 (Síganos en Twitter y facebook)

Volver al Inicio de la ONDA digital

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital