Nube o ¡ay!

En este caldo de cultivo digital
la oferta te devuelve un doble de vos.

Las luces que demandás y copiás
te vuelven más conservador.

En tu nube ninguna sombra te va incomodar.
Tus pupilas se dilatan de felicidad.

Cerrás sesión a la mufa que no querés encontrar.
Cuando mordés su anzuelo, ¡ay!.
La realidad empieza a molestar como en Bataclan.

“¡Siete llamas y arde más!,
¡el mundo explota en su dolor!.
¡Siete llamas y mata más!,
¡la muerte no tiene fronteras!.
¡Siete llamas y arde más!,
¡Siete llamas y mata más!.
Tan bella desde el Universo.
Tecnología para evolucionar.
Grandes mercaderes jugando con tu razón.
Grandes mercaderes jugando con tu dios.
¡Siete llamas y arde más!,
¡Siete llamas y mata más!,
Grandes mercaderes jugando con tu amor.
Consumo, miseria, mierda y guerra es la ideología de hoy.
¿Tecnología militar para qué?.
¿El corazón en dónde está?.
¿El corazón en dónde está?.
En descenso veloz la humanidad no logra respirar en paz.
¿El corazón en dónde está?.
¿El corazón en dónde está?.
La humanidad no logra respirar en paz.
¿El corazón en dónde está?.
Construimos tu verdad hasta que te la aprendas.
Simulación espacial.
Simulación mental.
Todo es tan frágil como tu vida.
Todo sólido se desvanece en la verdad.”
¿Vos qué pensás?,
¿Vos qué decís?,
¿Vos qué querés?.

La oferta te devuelve un doble de vos.
Su lógica solo moldea así de fácil funcionás.
Tu demanda nunca te va a cambiar así te encerrás.
Te volvés más conservador aunque no te des cuenta.

Mientras aplaudís las pantallas donde tanto te querés encontrar
envolvés a tu cerebro con moño y papel.

Tu creatividad podría ser la misma que la de un robot o un muerto,
peor aún, un maniquí o un robot obsoleto.

¿Vos qué pensás?,
¿Vos qué decís?,
¿Vos qué querés?.

¿Cuál es el engranaje que te frena?.

Sos un doble de vos que no te deja escapar.
Siempre encerrado en tu nube.
Solo te conservás como este virus y su calesita
que ya no sabemos cómo bajar.

Las noticias de la ideología de hoy caen como cataratas universales.
Construimos tu verdad hasta que te la aprendas.

La razón nos reclama.

Esto cada vez va a estar más jodido si no empezamos a cambiar.
No hay planeta que pueda resistir tanto odio y avalar tanta estupidez.

No podemos ser tan hipócritas de suplicar el mundo de las maravillas o pregonar que el humano sea el animal más amable del mundo porque la muerte en un instante nos asusta donde la solución alcanza con el simple hecho de rezar.

No alcanza con rezar en la distracción y en la imbecilidad.

Navegá con tu verdadera libertad y potencial.

Volvé a iluminar retomá tu propio caminar.

 

Por Andrés Legnani

 

La ONDA digital N.º 1030(Síganos en Twitter y Facebook )
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

 

Más del Autor: