La magia de los algoritmos

Cualquier buscador usado en la Web de veras parece que hace magia. Como toda construcción matemática y según su nivel de abstracción, están fuera de percepción para el ser humano común. En este caso, son los algoritmos la herramienta con que construyen los buscadores en la Internet. Aplicados al uso que su programador decida darle, no es posible en la actualidad dudar de su eficacia pero sí de los propósitos del programador, que puede inducir resultados de búsqueda afines a su capacidad y conocimiento. O a quien le encomienda el trabajo aún al servicio de intereses ajenos a toda objetividad.  La exposición de sucesivas soluciones hacia la especificidad de un producto, material o intangible, se construye con propósitos comerciales lo que, con reservas, puede aceptarse. Pero, análogamente a la función de un editor en la prensa, la búsqueda de contenidos trascendentes sobre la sociedad, como la economía y la política, son objeto de selección bajo el paraguas de cualquier paradigma ideológico.

La prevalencia de la tecnología

En esta era de economía de automatización se ha reducido el valor del trabajo asociado al esfuerzo humano y trasladado a la tecnologia.Ya prevalece en la mayor cantidad de actividades y ha escapado del marco formal, legislativo y normativo, del siglo pasado. Y, como “la técnica es conocimiento pero también es poder, necesita ser regulada democráticamente”.* Los gobiernos actuales tiene la obligación, aún no asumida, de defendernos en esta práctica con los algoritmos. Tal vez no es casual que la misma sea poco difundida, esto si perceptible, como sucede con cualquier actividad en la informalidad. Habrán de actualizar los mecanismos de control con operadores e instrumental idóneos en operaciones a gran escala que incluye la actividad en las Redes de empresas multinacionales. Y protagonistas políticos, incluso institucionales. Su costo operativo será compensado con la neutralización de injerencias que en algunos casos pueden afectar hasta la soberanía nacional.

Si piensan que exagero tengan en cuenta que el poder tecnológico se incrementa exponencialmente, siendo cada vez más difícil neutralizarlo. Sus efectos negativos de toda índole en la sociedad, algunos manifiestos si ponemos atención, retroalimentan mecanismos como los del consumo al grado de haber constituido al mismo como la más extendida droga contemporánea.

*Entrevista a José Maria Cassalle. Búsqueda del 18/11/2021.Montevideo. pág. 14

Por Luis Fabre

La ONDA digital N.º 1028 (Síganos en Twitter y Facebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Más del Autor: