La ONDA digital la Onda digital tv Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

La Carta Nº 115….

Como vimos en artículos anteriores las luchas sociales y políticas unitarias y convergentes pasaron a una nueva etapa. Agosto y setiembre de 1983 fue una muestra de ello. Surgieron nuevas formas de organización como la Intersocial, la Interpartidaria y la Intersectorial; que fueron escalonando de manera ascendente la protesta contra la dictadura en dos Jornadas Nacionales de Protesta ( el 25 de agosto y el 25 de setiembre) precedidas o coincidentes con movilizaciones políticas, obreras y estudiantiles. Siendo una muestra de que la represión no podía detener el avance antidictatorial.

Para contextualizar voy a referirme a una parte del editorial de Carta Nº 115 del mes de setiembre de 1983.

(…)

“Los comunistas festejamos este nuevo aniversario  inmersos en la lucha de todo el pueblo contra la dictadura fascista, combatiendo en primera fila –como todos estos años- por el restablecimiento de la democracia, por la vigencia de las libertades públicas y sindicales, porque se levanten todas las proscripciones a hombres y Partidos, por la inmediata libertad de todos los presos políticos y sindicales, en síntesis, por democracia ahora. Nuestro aniversario, como todas las celebraciones de los comunistas, sólo tiene sentido en medio de la lucha.

Estos años de lucha contra la dictadura han estado jalonados a difíciles batallas. Se iniciaron con la huelga general, siguieron con la campaña de reafiliación y las elecciones universitarias. La represión masiva desatada a fines de 1975 determinó la necesidad de un repliegue de todas las fuerzas de oposición.

El Partido Comunista se replegó combatiendo. Aún bajo la más negra represión nuestro Partido mantuvo la llama encendida de la resistencia, siguió funcionando, editando materiales y preparando la contraofensiva popular. Al  mismo tiempo, se  abocó a la tarea de organizar a los comunistas y a todos los uruguayos que debieron exiliarse, para que contribuyeran a aislar internacionalmente al régimen como forma de acelerar su derrota. La Mesa del Frente Amplio en el exterior y Convergencia Democrática son hoy poderosos instrumentos para ayudar a la derrota definitiva de la dictadura.

Las batallas de los tres últimos años, en las que participó todo el pueblo, contaron con la activa participación de los comunistas, que se forzaron por lograr formas cada vez más amplias de abarcar en forma activa a todos los sectores de la oposición, y con expresiones de lucha cada vez más altas.

Estas jornadas se han acelerado y calificado. Desde el NO de 1980 al ruido de cacerolas del 25 de agosto de 1983 hay un proceso de lucha creciente, hay una toma de conciencia sobre la posibilidad de derrotar ahora a la dictadura.

Las primeras (el plebiscito y las elecciones internas) se realizaron utilizando los elementos propuestos por la dictadura, dándolos vuelta. Los últimos, son expresiones de combates crecientes, conscientes y planificados.

En noviembre de 1980 la mayoría del electorado se pronunció contra un proyecto de constitución. La dictadura elaboró un nuevo cronograma, y recién dos años después, en las elecciones internas, se produjo otro pronunciamiento contra la dictadura, esta vez con un porcentaje mucho mayor.

En 1983 las fuerzas de la oposición no dejaron que la dictadura retomara la iniciativa. Las Convenciones de los Partidos autorizados se pronunciaron claramente por el restablecimiento de la democracia.  Pasaron solo seis meses para que el Uruguay y el mundo se vieran conmovidos por un nuevo jalón en esta lucha: el multitudinario acto del 1º de Mayo. Ya no era un evento de la dictadura que se tomaba para cambiarlo de sentido, sino una fecha tradicional de la clase obrera que se tomaba para reafirmar la presencia combativa del pueblo.

Con el acto del 1º de Mayo como telón de fondo, se iniciaron las conversaciones entre la COMASPO y los delegados de los Partidos autorizados en el Parque Hotel. La dictadura pretendió imponer su plan, como si no hubiera existido el plebiscito, ni las elecciones internas, ni el 1º de Mayo, manteniendo la represión –especialmente contra los comunistas- y tratando de “convencer” al pueblo y algunos dirigentes políticos que la única alternativa era aceptar “algo”, aunque fuera una democracia restringida bajo tutela militar. En esta circunstancia, “el diálogo” que pretendía la dictadura, para discutir exclusivamente una reforma constitucional, se ha cerrado definitivamente.

Esta vez pasaron menos de cuatro meses para que se produjera el nuevo pronunciamiento: el 25 de agosto. La medida resuelta por el conjunto de la oposición con participación de todos los sectores políticos y sociales, le dio a la jornada un carácter extraordinario. Como en las elecciones internas, más del 80% de la población se pronunció categóricamente contra la dictadura por el restablecimiento de la democracia. Como en el acto del 1º de Mayo, el pronunciamiento fue expresado en forma activa, mediante la participación y consciente de los riesgos, en un claro desafío a las fuerzas represivas, que se encontraron impotentes para ejercer su función.

La jornada del 25 de agosto revela que además del acuerdo por arriba de los dirigentes de todas las corrientes políticas, que resolvieron  en conjunto la medida, existe por abajo espíritu convergente, un convencimiento de todo nuestro pueblo, de los integrantes de todos los partidos políticos y de todas las organizaciones sociales, que sólo golpeando juntos podremos restablecer la democracia, recuperar las libertades públicas y sindicales, lograr la libertad de todos los presos políticos y sindicales y soluciones a los graves problemas económicos, de deterioro de su nivel de vida, que hoy sufre la inmensa mayoría de nuestro pueblo.

Para derribar la dictadura es necesario que las luchas sean más amplias y de mayor nivel. La clase obrera debe participar  con su forma natural de lucha –paralizando su actividad- lo mismo que otros sectores sociales. Ningún sector político o social debe quedar al margen en la lucha por recuperar las libertades democráticas.

El Coordinador de la Intersectorial prepara este mes una nueva jornada, con características semejantes a la anterior. Una vez más – como ha ocurrido el 25 de agosto- la combatividad de nuestro pueblo encontrará formas de expresar su decisión de derribar la dictadura con acciones que van más allá de las previstas inicialmente por sus organizadores. Pero no es posible dejar los criterios fundamentales a las improvisaciones.

Consideramos que se debe preparar para más adelante –en lo posible para octubre- otra jornada que incorpore  además de todos los tipos  de acciones ya realizadas, la paralización –durante todo un día- de todas las actividades públicas y privadas, y que signifique una mazazo contundente, tal vez definitivo, a los propósitos continuistas de la cúpula militar.

Las negociaciones que se están desarrollando no son motivo para interrumpir las medidas de lucha, sino todo lo contrario. Sólo en medio de la lucha popular, de las acciones de todo el pueblo, podrá lograrse una salida política realmente encaminada  hacia el restablecimiento de la democracia, donde  el cese de  la represión, la libertad de los presos políticos, el fin de las proscripciones que pesan sobre hombres y Partidos, sean la medida de los avances logrados.” (…)

Sigue la semana que viene.

 

Por el Prof. Gonzalo Alsina

La ONDA digital Nº 1019 (Síganos en Twitter y facebook)

Volver al Inicio de la ONDA digital

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital