La ONDA digital la Onda digital tv Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

El terremoto afgano | Todo sujeto a la evolución de los hechos

El atentado en el aeropuerto de Kabul del jueves pasado fue la culminación del desastre para los Estados Unidos y para Joseph Biden. Lo ocurrido en Afganistán es una catástrofe histórica. Para una potencia que estuvo al frente de un mundo unipolar, en la etapa post soviética, esta humillación deja sin argumentos a las escasas opiniones que todavía discutían el fin de ciclo de su hegemonía global. Si bien la administración Biden estaba condicionada por los acuerdos de Donald Trump; que no incluyeron condición sustantiva alguna para la retirada para mayo de 2020, la concreción de la misma, aún postergada en el tiempo, acabó siendo una catástrofe sin precedentes.

Si el talibán más radical hubiese querido programar un proceso de peores consecuencias para el imperio estadounidense y sus aliados de la OTAN, no lo podría haber hecho mejor. En este mundo de “transición hegemónica “ (término de Mónica Bruckman, de la Universidad Estatal de Río de Janeiro) la hegemonía en proceso de fin de ciclo, se ha disparado en el pie derecho y sale humillada y en muletas de Afganistán. Su imagen de liderazgo mundial, que Biden pretendía restaurar al iniciar su mandato, ha sido destruida. Para sus aliados ya no será confiable y para quienes lo apoyaron desde dentro la respuesta ha sido el abandono.

Los planes de restauración de la alianza transatlántica y de concentración en presionar a China y Rusia, política y económicamente, junto a las estrategias de alianzas para disputar los mares de China, seguramente sufrirán una revisión a fondo luego del terremoto afgano. Los grupos terroristas se sentirán fortalecidos y pensarán que su fe los llevará a la destrucción del enemigo al ver tamaña demostración de incapacidad. Los pedidos de postergar la fecha del retiro de sus aliados de la OTAN recibieron como respuesta una demostración más de debilidad. Los talibanes no aceptan cambio de fecha.

China aparece en negociaciones con el talibán. Mantuvo su Embajada abierta en Kabul y hay en marcha acuerdos de cooperación con la reconstrucción afgana. El acceso de China a reservas naturales de minerales y tierras raras, fundamentales para la cuarta revolución industrial y asegurarse uno de los corredores vitales de “ La Ruta de la Seda”, implicaría para Afganistán gigantescas obras de conectividad y una inserción de gran volumen en la economía internacional. De parte del talibán han sido manifestados compromisos de no permitir que desde su territorio se organizen acciones que puedan afectar a China. Se refieren a los separatistas de la etnia uigur, a quienes China responsabiliza de atentados sangrientos en la provincia fronteriza de Zing Jiang. “La pregunta es si los talibanes hoy, son los mismos de hace veinte años”, señaló el ex embajador chino en Teherán al South China Morning Post. “Tienen relaciones tan hondas y complejas con grupos terroristas y extremistas que todavía no se puede decir cuán preocupante será efectivamente para China” culminó el diplomático.

Rusia expresó su temor al terrorismo Islámico: “No queremos que camuflados de refugiados vengan combatientes” dijo Vladímir Putin. “La amenaza terrorista es extremadamente alta” según Dimitri Peskov, portavoz del Kremlin en vísperas del atentado en Kabul. Para Rusia, su “patio trasero” compuesto por Kazajistán, Uzbekistán, Tayikistán, Turkmenistán y Kirguistán son terreno a proteger del terrorismo Islámico y ya ha reforzado ayuda e incluso presencia militar en alguno de ellos.

India está a la expectativa. Mientras, retiró todo su personal de Kabul. La preocupación por grupos pro-pakistaníes que utilizan la frontera entre Afganistán y Pakistán para actuar activamente en el conflicto por Cachemira es de primer orden. Pakistán, que ha respaldado por décadas a los talibanes debería estar de acuerdo con su regreso al poder. Pero Madina Afza, experta del “Brookings Institution”; advierte que “la victoria talibán dará nueva fuerza e impulso al grupo terrorista Tehrik-e-Taliban ( TTP), responsable de la muerte de decenas de miles de personas en territorio pakistaní. Según la experta citada, los talibanes ya no serán tan dependientes de Islamabad. El lado más positivo para Pakistán es el económico, al unirse Afganistán al corredor sino-pakistaní de una vía estratégica de la “Ruta de la Seda”.

Irán muestra varias facetas de la situación. Por un lado el fin de la presencia estadounidense y su amenaza cercana. Por otro la preocupación por la seguridad y la estabilidad de su extensa frontera. Hay casi 750 mil refugiados afganos registrados oficialmente en Irán, además de estimarse en más de dos millones que viven ilegalmente en territorio y miles están huyendo hacia el. (según informe de la Deustche Welle)

Como lo están demostrando los acontecimientos de las últimas semanas, la incertidumbre sobre las perspectivas de Afganistán y de sus repercusiones es grande. Hasta ahora aparecen como perdedores Estados Unidos y sus aliados. Sobresale como potencial beneficiario China. Todo sujeto a la evolución de los hechos y a las propias repercusiones en cada país. Tanto en la región como a nivel global.

 

Por Carlos Pita
Carlos Pita fue embajador de la República en Chile, España y Estados Unidos.

La ONDA digital Nº 1013 (Síganos en Twitter y facebook)

Volver al Inicio de la ONDA digital

 

 

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital