La ONDA digital la Onda digital tv Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

EE.UU. y sus aliados fueron derrotados en Afganistán

Después de 20 años de guerra, EE.UU. vuelve a perder en una guerra asimétrica. Antes en el siglo XIX en Afganistán había sido derrotado el Imperio Británico; entre 1979-1988 una de las superpotencias de la Guerra Fría: la URSS y ahora en el siglo XXI los EE.UU. y la OTAN.

Los talibanes de la etnia mayoritaria de Afganistán en una guerra asimétrica de desgaste de 20 años, derrotaron sin dominar el aire y con un armamento muy inferior, a la primera potencia militar del mundo.

¿De dónde surgieron los talibanes?

Una parte de los muyahidines después de derrotada la URSS se transformaron en los talibanes. De ahí vienen. Son los “herederos” de los que el presidente Ronald Reagan llamaba los paladines de la lucha por la libertad. Lo que hoy se sabe sobre la discriminación repugnante contra las mujeres ya se sabía por esa época. Y a ninguna potencia occidental le importaba.

Los talibanes se formaron en las madrasas- escuelas del Corán- de Pakistán con ayuda de Arabia Saudita donde las mujeres usan el burka, tienen que salir con un hombre de sus casas y hay policía religiosa, en un régimen del tipo monárquico, donde no existen los partidos políticos y donde las libertades brillan por su ausencia. Hasta hoy ninguna potencia occidental se queja, los grandes medios lo ocultan. La teología saudí fue y es la que predomina en esas escuelas islámicas.

Eric Hobsbawm en su libro “Historia del Siglo XX. De la editorial Crítica en página 241, después de explicar  por qué en la Guerra Fría las armas atómicas no se usaron, acota:

“Sobresaltados por la victoria comunista en China, los Estados Unidos y sus aliados  (bajo el disfraz de las Naciones Unidas) intervinieron en Corea en 1950 para impedir que el régimen comunista del norte de ese país dividido se extendiera hacia el sur. El resultado fue de tablas. Volvieron a hacer lo mismo en Vietnam y perdieron. La URSS se retiró en 1988 después de haber prestado asistencia militar al gobierno amigo de Afganistán contra las guerrillas apoyadas por los Estados Unidos y pertrechados por Pakistán. En resumen, los costosos equipamientos militares propios de la rivalidad entre superpotencias demostraron ser ineficaces.”

Mismo autor en página 258 dice:

“En Afganistán, los Estados Unidos habían distribuido al por mayor misiles antiaéreos portátiles y lanzadoras Stinger entre las guerrillas tribales anticomunistas, calculando, acertadamente, que así contrarrestarían la supremacía aérea soviética. Cuando se retiraron los rusos, la guerra prosiguió como si nada hubiera cambiado, salvo que, a falta de aviones, los nativos podían explotar por sí mismos la floreciente demanda de Stinger, que vendían con grandes beneficios en el mercado internacional de armas. Desesperados, los Estados Unidos se ofrecieron a comprárselos a cien mil dólares cada uno, con una espectacular falta de éxito.”

De ahí vienen los talibanes que tomaron el poder en 1996 –la Guerra Fría había terminado en 1991- hasta que fueron expulsados del poder por EE.UU. en 2001.

El historiador en página 456, agrega, en referencia a la intervención militar soviética en Afganistán:

“…por primera vez en varios años, las fuerzas armadas soviéticas se encontraron involucradas directamente en una guerra. Se enviaron fuerzas a Afganistán para asegurar algún tipo de estabilidad en aquel país, que desde 1978 había estado gobernado por un Partido Democrático del Pueblo, formado por comunistas locales, que se dividió en dos facciones en conflicto, cada una de las cuales se enfrentaba a los terratenientes locales, al clero musulmán y a otros partidarios del statu quo con medidas tan impías como la reforma agraria y los derechos de la mujer. El país se había mantenido tranquilo en la esfera de influencia soviética desde principios de los años cincuenta, sin que la tensión sanguínea de Occidente se hubiese alterado apreciablemente. Sin embargo, los Estados Unidos decidieron considerar que  la intervención soviética era una gran ofensiva militar dirigida contra el <<mundo libre>>. Empezaron a enviar dinero y armamento a manos llenas (vía Pakistán) a los guerrilleros fundamentalistas musulmanes de las montañas. Como era de esperar, el gobierno afgano, con fuerte apoyo soviético, apenas tuvo problemas para mantener bajo su control las mayores ciudades del país, pero el coste para la Unión Soviética resultó excesivamente alto. Afganistán se convirtió, como algunas personas de Washington habían buscado, en el Vietnam de la Unión Soviética.”

Muchos de los talibanes actuales que acaban de derrotar a EE.UU., -su ex aliado-, pelearon contra los soviéticos y muchos son los hijos de aquellos talibanes. Como el caso del hijo del líder fundador de los  talibanes ya fallecido, Mulá Mohamed Omar; Mohamed Yaqoob, jefe de operaciones militares del grupo, que lo vimos en la fotos recientemente, que cuando empezó la guerra en 2001 era un niño de diez años.

La seguimos.

Pablo Reveca

 

La ONDA digital Nº 1017 (Síganos en Twitter y facebook)

Volver al Inicio de la ONDA digital

 

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital