Desde el Faro en la Fortaleza

Montevideo no te pierdas por las luces
de las grandes urbes que no sos,
distinguite por tu corazón de escala humana,
no pierdas la referencia de aquel punto más alto
que está en la cúpula del Palacio Salvo.

Montevideo ecléctica celebra tu diversidad
que suenen los candombes en los barrios,
que las murgas no las silencien nunca más
que se planten con sinceridad,
que las cumbias las bailen los que las sepan bailar
porque vergüenza no quiero pasar.

Que la pelota ruede y se escuche gol al alentar
algún baboseo con folklore vas a ganar, no te podes calentar.
Cierto, me olvidé que como unos giles mordimos la zanahoria
de que a los otros del otro lado además de ganarles
también los tenemos que aplastar por eso en el Estadio
nos tenemos que separar y si me gritas un gol en la geta
tenes que rajar de acá porque te la vas a ligar.

A las langas y longos del Kibón al Boulevard
giren media vuelta nada más (el mar no se les va a escapar),
saluden al Oeste y al Norte y extiendan su mano
que tarde o temprano nos vamos a necesitar.
A los del Este no se crean inalcanzables con tanta soledad y belleza exclusiva
sin espacio se van a quedar, algo Carmela ya se los hizo notar.

Montevideo que no te oferten solo como un hub turístico
para pitucos elefantes internacionales con palitos de golf,
dale la alegría a los niños y niñas,
dale la oportunidad a los jóvenes, a las familias,
dale y extendele la vida a nuestros adultos mayores,
dale la infraestructura a los parques, a la cultura y a la inclusión,
a la tecnología, al desarrollo, a la educación, a la innovación e inversión.

Que los viejitos y viejitas uruguayas enseñen su sabiduría de entender la vida
para que sepas con qué equipaje viajar en dónde maniobrar para que luego
en tu experiencia consigas tus propios tropezones y caminos en libertad.

Dame tu tango de oscuridad y las luces de la mañana de algún bar
donde renace el amor el Rock siempre vuelve a ilusionar.

Que el día sea un bombazo
que valga más que la pena
Que construyamos y reclutemos
los buenos recuerdos que en este viaje
nos pueden acompañar hasta el final.

Montevideo Artiguista que no te evangelicen
no te vendan al bajo precio de la necesidad.

Tal fue así que Artigas se despertó con desvelo y golpe en la cabeza
cuando se enteró que el puerto durante 50 años Katoen Natie se lo apoderó
porque alguien se lo regaló.

«Un solo traidor puede con mil valientes» dice la canción,
la canta Zitarrosa que al igual que vos también tanto la luchó,
no canta por cantar por más que cante por su amado pueblo
porque «también canta por dinero como un Obrero».

¡Qué gran despertar con Sol fue cuando Tabaré a Philip Morris enfrentó,
no se fue al maso por la presión, no nos vendió, protegió la soberanía y la salud cuidó,
el Maracaná no solo fue nuestro logro mayor!.

¡Qué gran despertar con frío es ver al Ministro Dr. COPSA 709
cuando se definió al decir con total displicencia que votó a favor de la dictadura
que tantos daños, desapariciones y muertes causó.
Tal vez con un corazón inhumano nació y creció
para ahorrarse problemas como su padre le cantó:

“Arrorró mi niño
arrorró mi sol
arrorró pedazo de mi corazón.

Arrorró mi niño
duérmete ya
que con fascismo te vas a salvar.

Este nene lindo,
se quiere dormir,
y el pícaro sueño no podemos dejar venir”.

Así en su corazón al egoísmo acobijó.
Por eso por el Coronavirus ni una lágrima se le cayó
pero si se emocionó con la canción chota que se casó!.

Dice que Ninimann lo llamó a su dormitorio y ahí lo conoció…
(ahí fue cuando en perro se convirtió y con su lengua sus botas lamió y lustró
por lo menos hasta el día de hoy).

Montevideo que no te quiten el humor
cuando te digan buen día responde buen día, sonreí y sé amable,
cambia tu rostro de bondi, histeria, pucho y polución
aprende mucho más de la gentileza y otras tantas cosas más
que tenes que saber, conocer y aprender del interior.

Montevideo salí jugando con el campo y el interior,
el Uruguay te necesita articulado no solo con el exterior.

¡Soluciona el problema de la basura de una vez por todas por favor
recíclala que nos vas hacer mucho mejor!.

Si no te dicen buen día, deciles buen día que eso es altura y educación
seguro que en algún momento alguien te lo va agradecer y te va a hacer bien.

 

Por Andrés Legnani

La ONDA digital N.º 1014 (Síganos en Twitter y facebook) 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: