La ONDA digital la Onda digital tv Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

La crisis del COVID-19 ha sumido a América Latina en su peor recesión económica en un siglo

Latinoamérica olvidada – Miles de cubanos salieron a las calles el fin de semana pasado para protestar por la escasez de alimentos y medicinas, la mayor manifestación de disidencia vista en el país en décadas. Y los cubanos no están solos: en América Latina, las crisis sociales, políticas y económicas se están intensificando, con terribles consecuencias. La Unión Europea debe empezar a prestar atención.

En toda la región, las economías se han ido debilitando gradualmente y el populismo ha ido ganando impulso durante bastante tiempo. Pero la crisis del COVID-19 ha sumido a América Latina en su peor recesión económica en un siglo. Al destripar a la clase media, la pandemia ha aumentado la desigualdad en lo que ya era la región más desigual del mundo. Ahora, un tercio de los latinoamericanos viven en la pobreza extrema ($ 1.90 por día o menos, según la definición del Banco Mundial).

Podría parecer inapropiado, incluso desdeñoso, hablar de América Latina como una sola entidad, dada la vasta diversidad socioeconómica de la región. Pero existe una superposición considerable en términos de los desafíos que enfrentan sus países.

Desde Chile y Ecuador hasta Venezuela y Perú, las poblaciones están lidiando con sus identidades nacionales. En medio de la corrupción desenfrenada y la captura del Estado, los latinoamericanos carecen de confianza en sus instituciones, una tendencia que ha contribuido al colapso de los partidos políticos tradicionales y al surgimiento de candidatos externos populistas. La desilusión y el retroceso democrático abundan.

Para revertir estas tendencias, la región necesita un cambio estructural profundo. Y corresponde a la comunidad internacional, especialmente a los Estados Unidos y la UE, ayudar.

Durante la Guerra Fría, América Latina fue a menudo tratada como un peón en el tablero de ajedrez geopolítico global. En gran medida, este sigue siendo el caso hoy en día, aunque ahora es China, no la Unión Soviética, la que está compitiendo con Estados Unidos por la influencia. De hecho, China ha trabajado arduamente en los últimos años para reorientar el comercio de América Latina fuera de los EE. UU., Y ahora se convertirá en el principal socio comercial de América Latina para 2035.

Y, sin embargo, aunque América Latina ha sido manipulada y utilizada por grandes potencias, también ha sido un actor global influyente por derecho propio. Con casi la mitad de las delegaciones en la Conferencia de Bretton Woods en 1944, la región jugó un papel importante en sentar las bases del orden mundial liberal.

Más recientemente, América Latina fue una fuerza impulsora detrás de la adopción de acuerdos internacionales históricos, desde la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible hasta el acuerdo climático de París. Y la región alberga muchas economías que, hace solo unos años, eran aclamadas por su enorme potencial de crecimiento.

Entre el legado problemático de la intervención extranjera en América Latina y el vasto potencial económico y diplomático de la región, no faltan razones convincentes por las que la comunidad internacional, especialmente las democracias occidentales ricas, debería ayudarla a superar la cascada de desafíos que enfrenta. Sin embargo, eso simplemente no ha sucedido, y la negligencia occidental es particularmente evidente en el caso de la UE.

La política latinoamericana del bloque comenzó esencialmente como una ocurrencia tardía. Sólo después de la adhesión de España y Portugal en 1986 surgió algo parecido a una política regional focalizada. Pero, 35 años después, la política sigue siendo embrionaria. La Comisión Europea proclama con orgullo que la UE es el socio de desarrollo más importante de América Latina. Esa es una exageración significativa.

Considere el destino del acuerdo de libre comercio de la UE con el bloque Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay). El acuerdo, firmado en 2019 como parte de un Acuerdo de Asociación más amplio entre las dos regiones, inspiró grandes esperanzas . Más del 90% de las barreras arancelarias debían reducirse en el transcurso de una década.

Por desgracia, el acuerdo nunca fue ratificado. En cambio, se ha suspendido por preocupaciones ambientales, en particular, la destrucción del Amazonas en Brasil. La política comercial de la UE ahora mantiene estrictas normas medioambientales y laborales. Esto, junto con la nueva estrategia del bloque para financiar la transición a una economía sostenible , significa que es poco probable que el pacto avance sin nuevas disposiciones y condicionalidad.

Por supuesto, hay una buena razón para ello: una buena gestión de los recursos naturales es esencial para la prosperidad a largo plazo. No obstante, Europa no puede permitirse ignorar la importancia estratégica de América Latina ni dar por sentado el interés del Mercosur en el acuerdo, que tardó 20 años en negociarse, especialmente dados los esfuerzos de China por consolidar su presencia en la región. Después de todo, las preocupaciones ambientales no van a detener a China.

Por Ana Palacio
Ex ministra de Asuntos Exteriores de España y ex vicepresidenta senior y asesora general del Grupo del Banco Mundial

 

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital