La ONDA digital la Onda digital tv Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

En un mundo especialmente complicado; que podría acercar a Cuba

El mundo está en un momento especialmente complicado que podría acercar a Cuba. No está sencillo cuando los chinos recurren a un septuagenario. Mientras era para reunirse con Trump, ya totalmente desautorizado por el Deep State, al punto que Trump retiró las tropas de Siria un lunes y el día siguiente el Deep las envió de nuevo sin orden del supuesto Comandante en Jefe Trump, pensé que Beijing enviaba a un viejo canciller del gobierno de Hu Jintao, para no molestar al Chino Recoba, porque daba lo mismo quién hablase con ese gobierno yanqui, pero cuando enviaron al mismo viejo Yang Jiechi a Hawái a reunirse con Pompeo, ex Director de la CIA, empecé a dudar más. Cuando el mismo Yang Jiechi se reunió con Blinken en Alaska recordé que eso de saltearse la aparente autonomía de una generación en el gobierno, los chinos sólo lo hacen cuando la mano viene complicada, por ejemplo, cuando Deng Xiaoping se salteó a la generación de Jang Zemin para, con 89 años, resolver Tiananmen.

No siempre los momentos complicados son los de retroceso. A veces son más complicados los avances, especialmente avanzar contra el poder de USA menguante en un mundo con delicada disuasión atómica. Atañe grandes riesgos. Noam Chomsky ha notado que el cambio de gobierno entre Trump y Biden, en política internacional (o sea, en política) es totalmente imperceptible. Pepe Escobar sugiere que la verdadera cumbre USA-Rusia no es Biden-Putin sino entre los jefes de Seguridad, Jack Sullivan-Nicolai Patrushev y no precisamente porque Putin no mande y menos porque no lo secunden Lavrov, Peskov, Zajárova… sino porque no manda Biden, salvo en vuelos de cabotaje internos y a los tropezones. Entonces se reúnen Putin con Biden amigablemente en Moscú y al día siguiente el Deep manda aviación yanqui desde Grecia a custodiar un destructor británico que va a violar aguas territoriales rusas y manda un destructor propio al Mar de China, bombardea Irak desde Siria, atenta contra un buque petrolero iraní, intercepta un barco chino en el Caribe con toneladas de ayuda médica para Cuba, todos actos de guerra convencional que desbordan la guerra híbrida del Imperio del Caos, derivado Imperio de la Desesperación.

Antes Yang Jiechi y Wang Yi (el Canciller chino) se reunieron con Blinken (el Secretario de Estado yanqui) y con Sullivan, en Alaska, donde se vio la realidad. El documento del Deep que reconoce que USA se ha resignado a procurar una estabilidad trilateral, poco difundido (en castellano lo dio a conocer el doctor Jalife Rahme) no la hace ilusionarse con semejante estabilidad, porque ni China ni Rusia ni nadie le puede garantizar a USA, área de influencia para esa estabilidad. América Latina es la evidencia mayor. No hay quien detenga a los pueblos insumisos de este continente que los yanquis consideran su “patio trasero”. Entonces, cuesta abajo en su rodada, USA sale a pudrirlo todo en todas las regiones, pero sin la eficacia de otrora.

Comparado con todos sus predecesores en la presidencia de USA, Donald Trump resultó un alivio para el mundo (apenas el atentado contra el general iraní Soleimani y dos generales iraquíes, 20 Tomahowks contra un aeropuerto sirio en desuso, un golpe de Estado en Bolivia, un intento de magnicidio, de desembarco y de golpe de Estado en Venezuela, el secuestro canadiense de la Presidenta de Huawei y una bomba madre contra Afganistán) pero volvieron los demócratas libertarios y, con ellos, el aumento eufórico en el presupuesto al aparato industrial armamentista (casi 800 mil millones de dólares sin contar, claro está, los encubiertos, entre éstos y aquellos, no menos de cien millones anuales a la contra cubana), volvieron los atentados a buen ritmo en todo el mundo y los bombardeos, y, aunque es muy improbable que Biden iguale el récord de Obama de siete países bombardeados por su mandato, es bastante posible que uno de esos países sea Cuba, llegado el caso de que puedan revolver el río lo bastante.

El resumen de todas esas reuniones cumbres fue la ulterior trigésima cumbre presencial presidencial, en diez años, entre Xi Jimping y Putin (nunca en la historia se había dado esa especie de gobierno colegiado entre dos potencias antiimperialistas), seguida inmediatamente por la reunión Lavrov-Wang Yi.

Sinorrusia cerraba la ronda de consultas sin creerle a los yanquis ni un tantito así, nada.

Ya ni ellos se creen. Resultó que el destino no era el que Dios le había manifestado a James Monroe y a Teddy Roosevelt, y no conforme con someterla a la multipolaridad, Dios ni siquiera le permite a USA cierta estabilidad tripolar. Y nadie tiene ningún motivo, ni siquiera geoestratégico, para salvarla, a ella que tanto se ha dedicado a “salvarnos” a todos.

Y ¡por Dios manifestado y creído!, ¡cuánto ha hecho por “salvar” a Cuba! Más no se puede hacer. No importa con qué oculten los medios los sucesos de Colombia, de Perú, de Chile, de Bolivia, de Honduras, de Brasil, de Haití… los sucesos igual se suceden, aunque los medios hegemónicos e “independientes” siempre con algo los van a ocultar. Lo importante es que, al saltar concentrando humo, fake y agigantamientos desde Nicaragua a Cuba, hacen la contrarrevolución virtual, que no deja de ser una manera de acercar en los hechos concretos la verdad de la revolución.

Cuba tiene la oportunidad de mostrar que se defiende con su pueblo ganando la calle, con más democracia, mientras Piñera no tiene calle ninguna, Duque no tiene calle ninguna, Bolsonaro se está quedando hasta sin milicos y MÉXICO, Nicaragua, Venezuela, Bolivia, Argentina, muy pronto Perú y pronto Chile y Brasil no la dejan sola.

Digo que se defiende y no que resuelve porque “los dos problemas principales de Cuba son el imperialismo yanqui y el imperialismo yanqui” (Che), los que determinan todos los oros problemas y no sólo por el bloqueo y los atentados terroristas y las campañas mediáticas, sino además por la obsesión golpista de la OEA (nuestra culpa, nuestra grandísima culpa, Luis Almagro). Los problemas subsidiarios ni siquiera se pueden paliar si no abre su principio de solución, la resolución del problema fundamental. Podemos decirlo con palabras de López Obrador a los gringos, “si de verdad quieren ayudar, levanten el bloqueo”.

Ya sabemos que los yanquis mienten hasta cuando dicen la verdad: “no podemos levantar el bloqueo porque si lo hacemos, Cuba ya tiene la propiedad de sus medios productivos y en pocos años se transforma en potencia. Ya vimos que, cuando levantamos las sanciones a Irán con el 5 más 1, en cuatro años se convirtió en potencia regional, ¿por qué crees que cercamos a Venezuela, a Cuba, hostigamos a Nicaragua, golpeamos a Bolivia? Porque en condiciones de libre mercado, Bolivia fue el país del continente que creció más, Venezuela con Chávez en 2013 fue potencia, Nicaragua fue el que creció más en Centroamérica. Si no tuviésemos a Cuba bloqueada desde hace sesenta años, hoy, además de las únicas vacunas autóctonas de Latinoamérica contra la COVID, Cuba estaría produciendo también extraterrestres” (Jonhy Carter).

 

Por José Luis González Olascuaga
Periodista y escritor uruguayo

La ONDA digital Nº 1011 (Síganos en Twitter y facebook)

Volver al Inicio de la ONDA digital

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital