La Verdad en tu Biblioteca de Ciencias

No tengas miedo dios no existe
sonríe y respira, dios no existe.

No te enfríes si tus ecos vuelan
en un espacio en blanco.
El vacío existe encontraron filamentos
a niveles cuánticos.

Sé libre de las frecuencias que solo
sintonizan cerebros sistematizados.
Las neuronas no están a la moda del verano
o de pastores macabros y malandros.

No dejes que roben tus monedas dios no existe,
el negocio de ellos son el oro y la muerte pero
el esfuerzo y la miseria seguro que no,
si te distraes se quedan con tu vida además con tú dignidad.

Nuestros muertos mueren dios no existe,
mueren en el corazón si el recuerdo no sigue vivo,
nos enseñan, nos exigen, nos iluminan…

No mires el piso dios no existe,
todavía el cielo no es nuestro
tu horizonte lo podemos compartir
a tu lágrima hacerla sonreír.

No te culpes dios no existe
somos libres de equivocarnos
solo hay que sincerarse o hacerse
cargo cuando perjudicamos.

No tengas miedo dios no existe,
no hay justicia divina que venga a condenarte.
La Jerusalén celestial y ninguna ciudad divina van a descender
son relatos de fábulas persuasivas, siniestras e irreales
para amainarte, domesticarte y empastillar la razón.

Lo máximo que puede caer es un satélite artificial
de la Nasa o de Elon Musk, también algún misil imperial.
Por mala suerte natural un meteorito a la Tierra puede golpear
por casualidad o algo especial como un pajarito que ya no quiera volar.

No te detengas dios no existe
el Universo sigue en expansión,
las nebulosas siguen liberando estrellas,
Andrómeda viene por nosotros y el futuro es un espiral,
agujeros negros atrapan todo en su horizonte de sucesos
nada puede escapar.

Primates como vos preparados para desafiar a la gravedad
vuelan en la materia oscura y se abruman por la ignorancia de su biblioteca
dentro una capsula artificial que atraviesa el misterio y la verdad
que se quiere alcanzar.

Las agujas acompañan al tiempo sin final
mientras Sangre Fría no descansa,
a toda hora viaja en las sombras bien descuidada
con una daga y una flor siempre en tu soledad terrenal.

¡No te dejes arrastrar por singularidades!,
contactá a tu estrella que es tímida y te está esperando en algún lugar…

Ellas nacen, crecen y nunca dejan de iluminar…

 

Por Andrés Legnani

La ONDA digital Nº 1011 (Síganos en Twitter y facebook)

Volver al Inicio de la ONDA digital 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: