La ONDA digital la Onda digital tv Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

La “nueva guerra fría “, las cada vez más intensas tensiones y las amenazas crecientes del uso de la fuerza, devuelven al mundo el temor de un desastre nuclear. Desde el año 2013, en el que se reinició la carrera armamentista, las grandes potencias no han cesado de incrementar su gasto militar.

Según el Instituto Internacional para La Paz de Estocolmo (SIPRI), el gasto en armamentos se incrementó en el 2020 en un 2,6 por ciento respecto al año anterior. Con casi dos billones de dólares, (1650 billones de euros), la inversión en defensa estuvo por encima de los niveles de la guerra fría entre Estados Unidos y sus aliados y la desaparecida Unión Soviética.

En el 2020 el PBI del mundo cayó un 4,4 por ciento. Según Diego López Da Silva (uno de los autores del informe del SIPRI); “uno podría pensar que el gasto militar disminuiría”, sorprendido por las cifras en el primer año de la pandemia de la CoVid19.

Donald Trump aumentó en el último año de su mandato un 4,5 por ciento del PBI de su país para la “modernización de su arsenal nuclear y a la adquisición de armas de gran escala”. Estados Unidos continúa ocupando el primer lugar como potencia militar, y representa el 39 por ciento del gasto mundial. Alexandria Marksteiner, coautora del informe citado, expresó que eso reflejaba “las preocupaciones sobre las amenazas percibidas por Estados Unidos, provenientes de la alianza chino-rusa y la voluntad de Trump de reforzar un ejército de su país agotado”. La preocupación responde a la fortaleza de la alianza estratégica entre China y Rusia , que muchos en occidente vieron en sus inicios como un “matrimonio de conveniencia”. Pero esta se cimentó en la convicción de ambas potencias (una sobre todo militar y la otra económica, científico- tecnológica y militar) de transitar hacia un nuevo orden mundial post-occidental. Convicción que no para de afirmarse desde el 21 de mayo de 2014, cuando ambas naciones suscribieron los acuerdos gasíferos. Con ellos Rusia se inmunizaba contra las sanciones de occidente que le fueron impuestas por el conflicto con Ucrania. Y se establecía una alianza “estratégica de coordinación global”. China usa su formidable capacidad económica mientras aumenta su poder militar en la cuenca del Pacífico.

Hoy, las tensiones con occidente refuerzan la alianza. En 2019 dieron luz verde a la construcción del mayor gasoducto del mundo y la más grande obra de ingeniería. Las sanciones de la Unión Europea por la anexión de Crimea tras la incursión rusa en Ucrania han devenido obsoletas. La magnitud del mercado chino las tornó irrelevantes. A su vez, China se ubica en segundo lugar en gasto militar, con el 13 por ciento de la inversión mundial en armas y en pleno crecimiento y modernización de su ejército desde la llegada al poder de Xi Jing Ping en 2013.

Los paises europeos también aumentaron su inversión; sobretodo Alemania, Francia e Italia. Además de Gran Bretaña ya fuera de la Unión. Resulta que las tensiones de la nueva guerra fría lograron inmunizar a la nueva carrera armamentista. La única carrera que no fue afectada por la pandemia.

 

Por Carlos Pita
Médico, político, ex embajador uruguayo en EE.UU.

La ONDA digital Nº 1000 (Síganos en Twitter y facebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADAS

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital