La ONDA digital la Onda digital tv Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Causa: obra pública

En Santa Cruz entre 2003 y 2013 se hicieron más de 1.400 obras. Entre ellas, dos aeropuertos y el puerto de aguas profundas de Caleta Olivia. Tanto el aeropuerto internacional de El Calafate como el puerto de Caleta Olivia fuero realizados por dos importantes contratistas de obre pública de larga data. Uno Benito Roggio dueño de una empresa que es desde 1908 y el otro Carlos Wagner también de una empresa cuando los Kirchner iban a la escuela.

La “Patria Contratista no fue con los gobiernos kirchneristas. Es muy anterior, donde se han destacado la familia Macri por intermedio de Franco Macri primero, y después por el mismísimo Mauricio Macri.

Los grandes capitalistas que están desde hace décadas, es sospechoso, digan recién en 2004 que tuvo que llegar Julio De Vido para poder hacer buenos negocios. Toda carne podrida.

El 1º de marzo de 2016 Mauricio Macri en su discurso ante la Asamblea Legislativa instaló la idea, luego fogoneada por la gran prensa, de la “pesada herencia” y de que “se robaron todo”. En un plan fríamente calculado de persecución política –Lawfare- el 28 de abril de ese año el titular de Vialidad Nacional Javier Iguacel presentó la denuncia sobre obra pública, en una sola provincia: Santa Cruz. Podían haber denunciado los supuestos arreglos en toda la Argentina. Pero no, eligieron Santa Cruz, porque ahí Néstor Kirchner tuvo destacado accionar político.

Pero además este personaje del gobierno de Macri eligió y denunció a una sola empresa: Austral Construcciones de Lázaro Báez. Este empezó en el negocio constructivo en la principal empresa de Santa Cruz, que pertenecía a Victorio Gotti, que se habían enriquecido mucho antes de que Néstor llegara a ser gobernador de Santa Cruz, pero que en 2003 quebró por la crisis que se había desatado en la Argentina.

Esta causa no va a ir a juicio oral. Porque se cae hacha a pedazos como acaba de caer en la Sala 1 de Casación, por unanimidad, la causa de “dólar futuro”.   Va a caer porque todas las licitaciones que hubo siguieron los trámites legales preestablecidos. Y si llevan a  Cristina a juicio oral, ésta los demuele públicamente.

Solo un ejemplo, para tirar abajo la supuesta corrupción de Cristina Fernández. ¿Cuál fue la obra pública más importante de toda la historia, en Santa Cruz?  Las centrales hidroeléctricas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, que fueron por un monto de 5.000 millones de dólares. Una de las empresas participantes fue Austral Construcciones de Lázaro Báez.  Perdió la licitación y encima la impugnó. ¿Cómo es posible, que Lázaro Báez, -que el periodismo de guerra decía que era el socio de Cristina-, perdió la licitación más importante del lugar donde estaba instalada su empresa?

Clarín  llegó a decir que Báez había saltado de cadete del banco de Santa Cruz a la empresa de la constructora Gotti. , para finalmente tener su propia empresa. Báez nunca fue cadete de ese banco, sino su gerente general. Mienten descaradamente, como lo han hecho ahora nomás contra la efectividad de la vacuna Sputnik V.

La denuncia la había empezado en 2008 la impresentable diputada Elisa Carrió, contra Néstor Kirchner  y un grupo de empresarios, entre los que estaban Lázaro Báez y Cristóbal López. Los acusaba de organización ilícita por contratos de obra pública. Esta es la conocida, como la “causa madre” que fue a parar al juzgado del juez Julián Ercolini, quien el 10 de julio de 2011 dijo que no había lugar, porque se trataba de obras que habían sido licitadas, ejecutadas y supervisadas por organismo judiciales provinciales.

Dicho sea de paso, no quiero dejar pasar, que Elisa Carrió es la misma delirante, irresponsable y mala leche, que acusó al actual presidente Alberto Fernández, de envenenar a los argentinos con la  vacuna Sputnik V. De ese tipo de gente estoy hablando. Perdón por lo de gente.

También en el fuero provincial la jueza Andrea Askenazi se declaró incompetente como Ercolini. Lo increíble de la nueva denuncia de 2016 y que siguen indilgando y encastrando, es sobre las mismas 49 licitaciones que en su oportunidad dos jueces dijeron que no había delito y que ahora con bombos y platillos  los acusadores mafiosos de Comodoro Py elevan ante Tribunal Oral Federal Nº 2 de Buenos Aires y que públicamente se conoce como “la causa de la obra pública”.

Decíamos que entre 2003-2013 se hicieron 1.400 obras. Lázaro Báez ganó en el 10% de las mismas. El juez Ercolini, que seis años antes, había declaro su incompetencia para investigar y había remitido el expediente a Santa Cruz, por las mismas obras ya juzgadas sin encontrar delito alguno, hizo parte de la asociación ilícita a Cristina Fernández, con la acusación de ser “jefa del gobierno y responsable política de la administración general del país” ¡Tremenda prueba! La acusó de mantener en el cargo a funcionarios del  gobierno anterior y de haber promovido leyes que fueron aprobadas en el presupuesto.

Cristina está acusada por haber designado funcionarios y haber cumplido con la obligación constitucional de enviar el proyecto de ley de presupuesto nacional al Congreso para su discusión, sanción y promulgación, una vez aprobado. Como esto estaba muy flojito de papeles, recurrió a los testimonios del vendido de Jorge Lanata y al  testimonio del apretado y guionado Leonardo Fariña. Este último fue apretado por el mafioso dirigente sindical gastronómico Luis Barrionuevo  -dicho por él mismo en un programa de América-junto con sectores  de los servicios de inteligencia, para montar una operación mediática, como ha sido demostrado. En cualquier lugar del mundo esto sería un escándalo, menos en el Río de la Plata, donde sobran alcahuetes e hipócritas de todo tipo y calaña.

Pero, es más grave. La propia investigación que mandó hacer el denunciante, Javier Iguacel, certifica que más del 90% de las obras que se hicieron en Santa Cruz fueron proyectadas, licitadas, adjudicadas y certificadas por la Administración de Vialidad Provincial de Santa Cruz. No se entiende cuál es la culpa de Cristina Fernández como presidenta de la  Argentina; si no proyectó, no licito, no adjudicó ni certificó ese 90% de las obras de Santa Cruz. La misma auditoria  dice: “No se evidencian deficiencias constructivas de relevancia, como así tampoco tareas que hayan sido certificadas sin ejecutarse”. Traducido: las obras fueron realizadas correctamente, sin sobre precios y nadie cobró dinero por obras cuya ejecución no se hubieran realizado.

Conclusión: esta causa es una truchada infame. Como todas las causas contra Cristina Fernández de Kirchner.

Pero hay más como habíamos anunciado. La seguimos.

 

 

Por el Prof. Gonzalo Alsina

La ONDA digital Nº 999 (Síganos en Twitter y facebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital