La ONDA digital en Instagram la Onda digital tv Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Guerra fría o cooperación

Pekín convocó al embajador de la Unión Europea para expresarle su condena a las medidas de Bruselas. A la vez, en la ciudad de Guilin en el sur de China, Sergei Larov y Wang Yi (cancilleres de Rusia y China) en rueda de prensa, se comprometieron a colaborar contra las sanciones impuestas unilateralmente por Estados Unidos y la Unión Europea en su contra e instaron a otros países a oponerse a cualquier forma de sanciones decididas fuera del derecho internacional. Lanzaron un llamado a la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para abordar los problemas comunes de la humanidad.

Esta reunión se produce luego de un durísimo encuentro en Alaska entre el secretario de estado estadounidense y el canciller chino. La semana pasada Antony Blinken y el jefe del pentágono Lloyd Austin se reunieron con sus homólogos de Japón y Corea del Sur, sus principales aliados en Asia Oriental. Blinken se encuentra ahora en Bruselas, presionando a la Unión Europea para unificar posturas.

La reacción china fue contundente y respondió con severas sanciones a Europa. China no está dispuesta a ceder ante un rival en decadencia y con aliados que dudan en reconocer el liderazgo que Biden intenta restaurar. Europa ve en peligro el acuerdo de inversiones que suscribió con China. Su ambivalente estrategia hacia su definido “socio y rival” es difícil de sostener. En este vértigo de confrontaciones, China convocó al embajador de la Unión Europea Nicolas Chapuis y a la embajadora británica para protestar contra lo que considera “ mentiras e informaciones falsas”sobre los hechos en Xinjiang. Wang dijo que los días en que podían intervenir en los asuntos internos de China han acabado.

Estos acontecimientos político-diplomáticos suceden al insólito calificativo usado por Joe Biden, llamando “asesino” a Vladimir Putin, quien le respondiera: “ el que lo dice lo es”, para luego aconsejarle que “cuide su salud”. En un mundo sin pandemia, esta realidad resultaría extremadamente preocupante. En el mundo de la pandemia del coronavirus, en ausencia total de cooperación para enfrentarla, la “nueva guerra fría” en gestación resulta todavía más alarmante.

La Unión Europea no se define aún, presionada por la administración Biden y pretendiendo sostener su definición de China como “socio necesario y competidor sistémico”. La cumbre Wang-Larov ha sido terminante; no toleran las intervenciones unilaterales y convocan a respetar a la ONU y el derecho internacional. Desde la histórica guerra fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética, el mundo no había vivido una ausencia de cooperación tan clara entre las grandes potencias y entre los miembros de la comunidad internacional. Resulta imperativo una voz que se alce reclamando la cooperación y que condene la confrontación. Una posición de no alineamiento afirmativo, que se relacione con normalidad con todas las partes y que urja a las potencias a poner fin a una confrontación de consecuencias impredecibles. Consecuencias que determinan encerramiento de grandes países y bloques, que pueden generar más conflictos en diversas regiones del planeta, hasta la amenaza de recurrir al uso de armas estratégicas, devolviendo al mundo el temor de un desastre nuclear.

A diferencia de la antigua, esta nueva guerra fría se está gestando con una capacidad de destrucción acumulada de la vida, infinitamente superior. Es imprescindible que surja esa voz no alineada que convoque a detener la confrontación, a todos a moverse dentro del derecho internacional y a reclamar por la urgente cooperación. Único camino para la humanidad y el planeta donde vive. Empezando por cooperar por los bienes comunes de la salud y la vida, del combate a la pobreza y del cuidado al medio ambiente.

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital