No te rindas…

En las últimas semanas se consolidó la tendencia -descontrolada- del incremento de la pandemia; ello hizo que Uruguay dejara de ser «el mejor alumno» para convertirse en el peor de la región, encabezando la lista de países con mayor número de contagios cada 100 mil habitantes, superando a Brasil. El GACH debió salir a confirmar su diagnóstico de Febrero pasado ante una pasividad asombrosa de un gobierno que mueve «perillas» con una parsimonia preocupante y con un nivel de prioridades que no parecen ser las que se necesitan en la emergencia. Apelando -nuevamente- a su desgastado cliché de la «libertad responsable» se traslada la misma a la gente, esa que espera que el gobierno mande y administre una situación que merece medidas que mitiguen la circulación social más allá de la necesidad individual de salir a conseguir el peso.

Así las cosas, una nueva y muy floja conferencia de prensa -a estar por varios periodistas que parecen empezar a abandonar la acostumbrada complacencia con el gobierno- la sensación que quedó fue de ausencia de medidas que acompañen un diagnóstico que nos tiene en zona roja y creciendo. Para rematarla, la última partida de vacunas chinas llegadas al país vino acompañada de un embarque de insumos donados por el país oriental que traían un párrafo del poema leído por el extinto Tabaré Vázquez en su acto despedida en La Teja, lo que conmovió a muchos que recibimos ese mensaje como todo un gesto y una señal a no bajar los brazos. No te rindas… vos tampoco, Presidente.
Poco y nada

Hacía tiempo que se le reclamaba el anuncio de medidas que mitiguen la preocupante situación sanitaria que nos ha llevado al peor puesto de la región en materia de contagios. De ser los mejores de la clase a reprobar ahora, ha sido un corto proceso que arrancó por noviembre del año pasado cuando se empezaron a disparar los contagios. El número de fallecidos superó los 700 y si bien no estamos en niveles de alto riesgo en ese punto, en lo que tiene que ver al crecimiento de la propagación estamos rematadamente mal. El virus ya circula con absoluta libertad por todos los estratos sociales de esta pequeña comunidad y encima, tenemos el riesgo inminente de una cepa (la P1) que ha puesto a Brasil en zona negra, con el mayor número de incidencias en nuestra frontera seca.

La demorada llegada de las vacunas parece estar cobrándose un alto precio, impidiendo que tengamos la imprescindible inmunidad de rebaño para cortar la propagación del virus. Si bien la campaña de vacunación finalmente parece estar consolidándose, no lo hace sin contratiempos, los cuales demuestran que no solo hay libertad sino que la misma se ejerce con la responsabilidad que se reclama, saturando rápidamente los sistemas de agenda de vacunación.

Por eso es que rechina que una y otra vez se apele a lo mismo como argumento principal de una situación en la que todos debemos hacernos responsables de lo que nos pasa, y el gobierno, primero que nadie. Porque es de su absoluta responsabilidad dirigir este partido, es mano y como tal es quien tiene la primera carta a jugar. Es hora que gobierne.

El grupo de asesores científicos (CACH) ha dado sobradas razones de su solvencia y ha compartido sus recomendaciones, (en los últimos días con mayor insistencia), ante lo que pareciera ser una lenta capacidad de reacción de parte del Presidente quien ha concentrado todo el poder al punto de desplazar al encargado en la materia como su Ministro de Salud, a un segundo plano.

Perillas intocables

Con su metáfora de las perillas ha pretendido transmitir la sensación de un director de orquesta (más parecido a un operador de radio), que mueve la consola según se necesite, corresponda o… le parezca. Lo cierto es que si el operador no mueve las que se necesitan para provocar el efecto deseado, de poco o nada sirve. Así se apela a que cada uno restrinja sus movimientos al mínimo posible pero se mantiene presencialidad de shoppings y free shops, por citar un ejemplo, como si en esos lugares exista riesgo cero de contagio.

Precisamente en departamentos como Rivera -en zona de riesgo absoluto y preocupante por su vecindad con un Brasil descontrolado- no se establecen medidas que afecten al principal llamador que hoy tienen y que llevan a la presencia de cientos de brasileños que cruzan la calle para hacer sus compras en territorio oriental. Parece ser que las perillas que se tocan no son aquellas que afectan a los grandes capitales, es decir a los «malla oro». No sea cosa que se enojen y no vayan a derramar sus ganancias en beneficio de la sociedad uruguaya (¿?)

Por otra parte se sigue machacando contra las marchas como si estas fueran las causantes principales de la escalada del virus. Muchos nos preguntamos a qué marcha fueron muchos de los miembros del gobierno que han cursado la enfermedad. La reciente muerte del Alcalde del Municipio CH – Andrés Abt- víctima del Covid, pareció despabilarnos sobre la potencialidad de un virus que se cobró a muchos uruguayos como él, y con ello se incrementó la sensación de la necesidad de un corte inmediato de la movilidad social como reclamaban los científicos.

Lo cierto es que -una vez más- el GACH queda expuesto como un grupo asesor al que se le considera poco. Si bien en esta ocasión se tomó alguna de las medidas propuestas el pasado 7 de febrero, se lo hizo más de un mes tarde y es probable que tengan poco efecto sin el resto.

Pareció un grito más que una recomendación la necesidad imperiosa de bajar la movilidad social mientras la población se va inmunizando con las vacunas; lo cual no ocurrirá hasta dentro de unos cuantos meses ya que se necesita la aplicación de las dos dosis y de unos 15 días más hasta que se adquiere la defensa contra el virus.

Mientras tanto, la suspensión de la presencialidad obligatoria en la educación fue una de las pocas medidas que NO recomendó el GACH y sin embargo fue dictada por el Presidente en una conferencia posterior a la del GACH que, a la luz de lo acontecido luego, pareció ser un desmarque previo de lo que hace o deja de hacer el Presidente.

No te rindas, fue el mensaje del fallecido Tabaré Vázquez días antes de dejar el mandato. No te rindas venía impreso en cajas con un embarque de tapabocas donado por una empresa china (GoalFun) y que acompañó la llegada de la última partida de vacunas que llegó al país. Un mensaje que no fue del agrado -ni mucho menos- de las autoridades que salieron presurosas a aclarar que no formaba parte del envoltorio de las vacunas.

Sin embargo, el mensaje llegó fuerte y claro, acá…. NO SE RINDE NADIE!!

el hombre quería agendarse,
el perro también…

Por Julio Fernando Gil Díaz – El Perro Gil

La ONDA digital Nº 994 (Síganos en Twitter y facebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

— 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: