Brasil; el enemigo numero uno de la vida, ocupa el Palacio Planalto

El enemigo público numero uno, el enemigo de la vida, ocupa el Palacio Planalto. Su política hacia Covid 19 está funcionando: bate récords de muerte todos los días. Después de todo, ¿Qué vale la muerte de otros?

Ahora tenemos también el enemigo de la democracia, el recién electo presidente de la Cámara de Diputados, líder del Centrão, el grupo de diputados federales de la derecha fisiológica cuyos partidos son “partidos de negocios”.
El sistema electoral brasileño, el sistema proporcional de listas abiertas, es el peor del mundo. En él, el número de diputados electos es proporcional a los votos recibidos por el partido, siendo los diputados elegidos por el orden de los votos obtenidos.

Es un sistema que hace que nuestra democracia representativa sea muy poco representativa, porque la mayoría de los votantes no saben qué ideas representan a los representantes electos, y porque las campañas electorales son muy caras, favoreciendo a los candidatos adinerados ya los que se venden.

Ahora el congresista Arthur Lira (PP-AL) impulsa una reforma electoral que hace lo imposible: empeora el sistema. Es el llamado “distrito” en el que se eligen los diputados más votados, olvidando la proporcionalidad. Este sistema tiene todos los defectos del actual, pero es aún peor porque se abandona la proporcionalidad.

El sistema más democrático que conozco es el proporcional por listas cerradas, que fortalece los partidos políticos y las ideas y programas que representan los partidos. El sistema distrital (un diputado elegido por distrito) tiene el defecto de no ser proporcional, pero facilita que los votantes conozcan a los candidatos y el costo de la elección es bajo.

La alternativa más equilibrada es el sistema electoral mixto. El votante da dos votos: uno para el candidato y otro para el partido político que prefiera; la mitad de los diputados son elegidos por el distrito y la otra mitad es proporcional a los votos recibidos por el partido, por lista cerrada. Es un sistema que equilibra las cualidades y defectos de los dos sistemas básicos: el proporcional por lista cerrada y el mayoritario por distrito. El distrito es un aborto antidemocrático. Maria Hermínia Tavares publicó hoy (3/3/21) en Folha un excelente artículo sobre el tema.

 

Por Luiz Carlos Bresser-Pereira
Fundación Getúlio Vargas / www.bresserpereira.org.br

 

 

La ONDA digital Nº 992 (Síganos en Twitter y facebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTAD 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: