La ONDA digital en Instagram la Onda digital tv Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Submarino nuclear USS Greenville en el Atlántico Sur, violando resolución de la ONU, que Uruguay votó…

Cuando la guerra de las Malvinas en 1982, EE.UU. apoyó a su socio estratégico de la OTAN: Reino Unido de Gran Bretaña. Violó el TIAR. El gobierno de Tabaré Vázquez había resuelto retirarse del TIAR, un organismo creado e impuesto por EE.UU para una guerra que hace 30 años que no existe.

El gobierno de la coalición marrón de Lacalle Pou, lo primero que hizo fue reintegrarse al TIAR, en una clara señal pro EE.UU.

Hace un mes decíamos que estaba en pleno desarrollo la Operación Cruz del Sur, llevada adelante por el Comando Sur de EE.UU y su IV Flota de guerra. El pretexto: la lucha contra la pesca ilegal.

Decíamos que EE.UU en su declive mundial, necesita hacerse fuerte en el Atlántico Sur, por los recursos y los puntos estratégicos. Que desde Malvinas, junto con su aliada británica, pueden controlar el Atlántico Sur, el Océano Índico y proyectar su poder sobre América del Sur, África y la Antártida. Dominar los océanos, las vías comerciales y los recursos estratégicos.

Esto decíamos cuando vino de “gira” el barco de la Guardia Costera –USCG Cutter Stone-.

Ahora EE.UU. en un acto provocativo hace maniobras conjuntas con los británicos apoyándose en las Malvinas y participa un submarino nuclear que porta armas nucleares, el USS Greenville; violando la Resolución 41/11 de la ONU del 27 de octubre de 1986- acá era el gobierno de Julio María Sanguinetti- de la 50a sesión plenaria de la Asamblea General, que Uruguay votó.

La resolución 41/11 Zona de paz y cooperación del Atlántico Sur dice:

“La Asamblea General,

Consciente de la determinación de los pueblos de los Estados de la región del Atlántico Sur de preservar su independencia, soberanía e integridad territorial y de desarrollar sus relaciones en condiciones de paz y libertad,

Convencida de la importancia de promover la paz y la cooperación en el  Atlántico Sur para beneficio de toda la humanidad y, en particular, de los pueblos de la región,

Convencida además de la necesidad de mantener la región libre de medidas de militarización, de la carrera de armamentos, de la presencia de bases militares extranjeras y, sobre todo, de armas nucleares,

Reconociendo el interés especial y la responsabilidad de los Estados de la región de promover la cooperación regional para el desarrollo económico y la paz,

Plenamente consciente de que la independencia de Namibia y la eliminación del régimen racista del apartheid son condiciones esenciales para garantizar la paz y la seguridad del Atlántico Sur,

Recordando los principios y normas de derecho internacional aplicables al espacio oceánico, en particular el principio de la utilización pacífica de los océanos,

Convencida de que el establecimiento de una zona de paz y cooperación en el Atlántico Sur contribuirá considerablemente al fortalecimiento de la paz y la seguridad internacionales y a la promoción de los principios y propósitos de las Naciones Unidas,

1- Declara solemnemente el Océano Atlántico, en la región situada entre África y América del Sur, como “Zona de paz y cooperación del Atlántico Sur”;

2- Exhorta a todos los Estados de la zona del Atlántico Sur a que promuevan una mayor cooperación regional, entre otras cosas, para el desarrollo económico y social, la protección del medio ambiente, la conservación de los recursos vivos y la paz y la seguridad de toda la región;

3-Exhorta a todos los Estados de todas las demás regiones, en especial a los Estados militarmente importantes, a que respeten escrupulosamente la región del Atlántico Sur como zona de paz y cooperación, en particular mediante la reducción y eventual eliminación de su presencia militar en dicha región, la no introducción de armas nucleares o de otras armas de destrucción masiva y la no extensión a la región de rivalidades y conflictos que le sean ajenos;

4- Exhorta a todos los Estados de la región y de todas las demás regiones a que cooperen para la eliminación de toda fuente de tirantez en la zona, respeten la unidad nacional, la soberanía, la independencia política y la integración territorial de todos los Estados de la región, se abstengan de la amenaza o la utilización de la fuerza y observen estrictamente el principio de que el territorio de un Estado no debe ser objeto de una ocupación militar que resulte de la utilización de la fuerza, en violación de la Carta de las Naciones Unidas, así como el principio de que es inadmisible la adquisición de territorios por la fuerza;

5- Reafirma que la eliminación del apartheid y el logro de la libre determinación y la independencia por el pueblo de Namibia, así como la cesación de todos los actos de agresión y subversión contra los Estados de la zona, son esenciales para la paz y la seguridad de la región del Atlántico Sur e insta a la aplicación de todas las resoluciones de las Naciones Unidas relativas al colonialismo, el racismo y el apartheid;

6- Pide al Secretario General que presente a la Asamblea General, en su cuadragésimo segundo período de sesiones, un informe sobre la situación en el Atlántico Sur y la aplicación de la presente declaración, teniendo en cuanta las opiniones expresadas por los Estados Miembros;

7- Decide incluir en el programa provisional de su cuadragésimo segundo período de sesiones el tema titulado “Zona de paz y cooperación del Atlántico Sur”.”

   50ª sesión plenaria / 27 de octubre de 1986

Ahora es de esperar una clara y firme postura del gobierno uruguayo.

Como temo su genuflexión ante el Imperio, habría que exigir por todos los lados posibles, respetar la resolución 41/11 de Naciones Unidas.

 

Por Pablo Reveca
Comunicador Uruguayo


La ONDA digital Nº 990 (Síganos en Twitter y facebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADAS

 

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital