La ONDA digital en Instagram la Onda digital tv Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Seguimos a la deriva

El gobierno dejó pasar seis meses ejerciendo la presidencia del MERCOSUR sin tomar iniciativa conocida. El presidente Lacalle Pou se pasó todo ese tiempo sin plantear nada con respecto al acuerdo uruguayo más importante vigente de su historia.

Mientras, eligió un rumbo con el ministro Ernesto Talvi, con una cierta continuidad en una política de Estado. Apostó al multilateralismo, al no alineamiento ideológico, y trazó un plan con el objetivo de mejorar las condiciones de acceso a los múltiples nuevos mercados de la muy exitosa política de diversificación de los gobiernos anteriores.

Esta política de diversificación, que llevó a Uruguay a lograr acceso a decenas de nuevos mercados, se acompañó de arduos esfuerzos ya iniciados que el entonces canciller Talvi se propuso continuar. La crisis política que desembocó en la salida del canciller, continuó con un viraje y un alineamiento inadecuado e imprudente, al gobierno en proceso de salida de Donald Trump. Uruguay vota al candidato para el BID presentado por el presidente de Estados Unidos, violando un acuerdo logrado en la post guerra, que establecía que la presidencia del banco la ejercería un latinoamericano.

Posteriormente, Lacalle Pou, en forma imprudente también, participó de múltiples entrevistas en medios de comunicación argentinos (claramente alineados con la oposición) ensalzando los éxitos de la conducción ante la pandemia, cuando todavía ésta no se había desatado con fuerza en nuestro país, lo que fue ostensiblemente utilizado en contra del actual gobierno del presidente Alberto Fernández. Su deriva continuó con contactos con la administración Trump hasta pocas semanas antes de la elección en la que este fue derrotado, como todas las encuestas lo pronosticaban.

No existieron contactos con presidentes del MERCOSUR, tampoco con otros mandatarios latinoamericanos por la provisión de vacunas. O por lo menos nunca se tuvo conocimiento de ello por iniciativa uruguaya.

El presidente argentino, en un gesto noble ofreció (ignorando el tour mediático de Lacalle Pou señalado en programas pro-macristas) cooperación para el aprovisionamiento de vacunas rusas. Ignoramos la respuesta dada, a pesar de la invitación al encuentro en Anchorena, que pareció lógico y plausible.

La “diplomacia presidencial” post Talvi (con poca participación conocida de cancillería) definió una primera salida a un encuentro presidencial fuera del país con el presidente de Brasil Jaír Bolsonaro. Parece lógico que Uruguay tenga las primeras reuniones presenciales de sus mandatarios con Argentina y Brasil. Más allá de las “preferencias” ideológicas que Bolsonaro manifestara antes de las elecciones (dijo públicamente que quería que ganara Lacalle), la primera salida lo lleva a reunirse con un reconocido nazi fascista, racista, misógino, homófobo y negador de la gravedad de la crisis sanitaria mundial. Personaje que ha bloqueado prácticamente los posibles avances del acuerdo suscrito por el gobierno anterior del MERCOSUR con la Unión Europea (con sus furibundas declaraciones sobre “la Amazonia”y el “no cuidado del medio ambiente”).

Acontecimientos que ocurrieron en su mayoría bajo la presidencia uruguaya del MERCOSUR, sin que se conociera iniciativa  para intentar alguna acción de amortiguación por parte de Lacalle Pou.

Culminada la reunión en Brasil, y a la luz de las declaraciones realizadas en conferencia de prensa a su regreso; el presidente nos informa que se registraron varias coincidencias. Reconocimos , por lo declarado, una sola; la eventual disposición a una flexibilización de las negociaciones externas, “ya sea como flexibilización o bajo la forma de distintas velocidades”. Es bueno aclarar que son dos cosas diferentes. Y no de grado.

Los temas de infraestructura informados, el segundo puente de Yaguarón es una iniciativa brasileña, y la de Uruguay al norte de Salto Grande quedó para ser analizada en una reunión tripartita de miembros de los gabinetes de los tres países involucrados. El resultado de esta reunión de diplomacia presidencial es en extremo pobre.

Integración en el MERCOSUR, complementación productiva, cadenas de valor, coordinación de política exterior y de defensa, cooperación en general y de vacunas en particular, acuerdos con otros países de América Latina, revisión eventual de la presidencia del BID con la nueva administración en Estados Unidos y otros múltiples temas no habrían sido tratados en dicha reunión. Pobre, extremadamente pobre resultado.

Cuando Talvi fue sustituido por Bustillo hace meses, dijimos que nuestro país estaba a la deriva en materia de política exterior. Hoy reafirmamos lo dicho. Grave carencia de conducción en esta trascendental materia que Uruguay necesita corregir cuanto antes en una situación de grave crisis sanitaria, económica y social.

 

 

Por Carlos Pita
Médico, político, ex embajador uruguayo en EE.UU.

La ONDA digital Nº 989 (Síganos en Twitter y facebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADAS

 

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital