La soberbia de Milton Castellano

El director del Instituto Cuesta –Duarte cae en lo que critica con razón sobre el  presidente Lacalle Pou: sus actos de soberbia.

Milton Castellano

Ante la pregunta que le hacen en Caras y Caretas del 5 de febrero de 2020 en pág. 53: “¿Cómo crees que va a ser recordada en la historia la actual dirigencia sindical?; Milton Castellano dice: “Creo que cuando se analice con proyección histórica, se va a señalar que la actual conducción es la generación más importante que ha tenido el movimiento sindical, incluso con mayor peso que las viejas generaciones que nosotros reconocemos como los fundadores. Con todo respeto, cariño y admiración que me merecen las generaciones históricas, creo que la responsabilidad que ha tenido esta dirección estos últimos años es inmensamente mayor. Él es un movimiento sindical cuatro veces más grande.”

Primero eso de andar comparando realidades distintas y auto elogiarse no es de  dirigentes sindicales auténticos.

Segundo no es cierto que el movimiento sindical de ahora fuera más fuerte que la CNT. Es desconocer la historia, lo que es más grave para una persona que dirige el Instituto de formación sindical de la Central. Es sobreestimar el poder que se tiene.

Cuando el PIT-CNT cumplió 50 años en el año 2016, en el acto del  teatro el  Galpón, se hizo un homenaje merecido a la generación fundadora; pero ni en el discurso de Marcelo Abdala, ni el discurso de Fernando Pereira se hizo hincapié en los 11 años de Resistencia a la dictadura cívico- militar fascista basada en la Doctrina de la Seguridad Nacional. Pasaron un video de los 50 años y no pusieron nada sobre la etapa más heroica de resistencia de los trabajadores y trabajadoras uruguayos. Ni siquiera una foto del Gallego Aurelio González.

Por eso no me extraña que Milton Castellano diga lo que dijo en este reportaje.

Prof. Gonzalo Alsina

En una Central de trabajadores importa el número de afiliados y la calidad de la organización real. Se puede tener muchos afiliados y tener poco “músculo”. ¿Cuántos obreros tenían los frigoríficos? ¿Cuántos los textiles? ¿Cuántos los metalúrgicos? Cualquier camionada era de miles de trabajadoras y trabajadores. Los 1º de mayo eran multitudinarios, bastante más grandes que los actuales. Es cierto que todo ha cambiado. La movilización del 8 de marzo o del movimiento LGTB es más multitudinaria que los 1º de mayo. ¿Está todo fenómeno en el PIT-CNT?  Por algo el bloque reaccionario se hizo del gobierno. ¿Ninguna autocrítica? ¿Todos menos el PIT-CNT?

Como en el reportaje al final dice: “Esta generación que hoy conduce el movimiento sindical, es la última además que conoció y convivió con la generación fundadora de la CNT y con el PIT de la salida de la dictadura. Hubo traslado generacional de memoria histórica. La que viene no conoció directamente a los fundadores.” La que se forma en el Cuesta –Duarte le hacen estudiar poquito el período de la Resistencia. Alcanza con hablar con los que participan. Tanto es así que aún el PIT-CNT no ha oficializado todos los secretarios  generales que tuvo la CNT en el período dictatorial.

Por ejemplo, no hay foto de Elbio Quinteros, ni de Alberto “Pope” Ortiz. Ni siquiera han leído los comunicados de las Fuerzas Conjuntas que salían en la prensa.

En el acto del teatro el Galpón, parecía que la Central hubiera cumplido 39 años y no 50 años. ¡Entonces ahora, Milton Castellano confirma que era línea! Aprendió poco de los fundadores. Detrás de la falsa modestia, hay mucha soberbia.

La CNT de D´Elía, Enrique Pastorino, Gerardo Cuesta – asesinado en el hospital militar-, de León Duarte y Gerardo Gatti- desaparecidos-, de Maiorana-preso en dictadura, de Guerrero-preso en dictadura, Pietrarroia –preso en dictadura-, Pedroza-clandestino- Platero-preso en dictadura- Héctor Rodríguez- preso en dictadura-, Elbio Quinteros- preso en dictadura-, Alberto Ortiz-preso en dictadura-, Félix Ortiz-desparecido-, Omar Paitta-desaparecido, Horacio Gelós Bonilla-desparecido-, etc., etc, etc, etc. Son miles de compañeros y compañeras. La lista sería interminable, de los que fueron presos, torturados, destituidos, asesinados,  expulsados del país, desaparecidos, o que resistieron desde el primer día hasta el final de la dictadura.

Esa generación con visión estratégica fue la que gestó la unidad en una Central, llamada Convención Nacional de Trabajadores. La que enfrentó las Medidas Prontas de Seguridad permanentes del gobierno de Pacheco. Varios sindicatos lograron conquistas en medio de esa represión.

Pero esa generación que no es una sola, y ese, es otro error, fue la que hizo la heroica huelga general contra el golpe de Estado de 1973. Porque la huelga fue de cientos de miles y de distintas generaciones.

Y luego resistió durante toda la dictadura, y fue la columna vertebral de la derrota del  fascismo. Es la Central de los exilados, presos, desaparecidos y clandestinos.

Comparar se puede comparar cualquier cosa. Pero no es lo mismo luchar bajo Medidas Prontas de Seguridad permanentes y luego hacerlo en medio del  terror fascista; que hacerlo en condiciones democráticas.

Ahora es mucho más fácil. Y con 15 años de gobiernos frenteamplista más aún.

Ahora estamos en otra etapa. La vida mostrará la musculatura para enfrentar la restauración neoliberal del soberbio de Lacalle Pou. Se verá la formación recibida en el Instituto para enfrentar a la reacción. Confío en las condiciones objetivas, confío en los trabajadores. Me temo que algunos dirigentes no estén a la altura. Cuando los servicios esenciales contra los trabajadores de la educación, en la mañana, se hizo un acto de apoyo del PIT-CNT contra esa medida arbitraria del gobierno, por la calle Fernández Crespo. Había cuatro cuadras en una calle más angosta que 18 de Julio.

Por la noche fueron 25 cuadras compactas por 18 de Julio. Milton Castellano estaba mirando asombrado sobre la vereda en Río Negro y 18 de Julio, tamaña manifestación. ¡No estaba en medio de la manifestación! Y eso que en el acto de la mañana se convocó para la noche.

En la página 55 de la revista se dice: “Con los años aprendió que los héroes no existen, que los cambios los logran las personas de carne y hueso.” Se nota que el director del Instituto Cuesta- Duarte no leyó a Julius Fucik.  Primero que hubo cientos de  héroes, y con nombre y apellido, por ejemplo un dirigente de FUECI y del PCU: “El Negro” Félix Ortiz. Nadie dice que los cambios los producen solo los héroes. Además los héroes tienen nombre y apellido, o deberían tenerlos, como plantea Fucik.

Hubimos cientos de integrantes de la UJC, que nos torturaron varias veces siendo niños y no nos olvidamos de  “Al pie del patíbulo”. La inmensa mayoría no nos transformamos en un Mirek.

Milton Castellano en esa comparación que hace dice “que la responsabilidad que ha tenido esta dirección estos últimos años es inmensamente mayor.” ¿Mayor en qué? ¿Mayor que la lucha contra el Pachecato? ¿Mayor responsabilidad que la resistencia a la dictadura?, donde podías ir preso, torturado o ser asesinado. Creo que es mejor mostrar la continuidad de la lucha y las que vendrán, sin falsas comparaciones que ayudan a dividir.

Me queda la esperanza que esta no sea la opinión de toda la Central.

 

Por el Prof. Gonzalo Alsina

La ONDA digital Nº 989 (Síganos en Twitter y facebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Más del Autor: