La arquitectura “Art. Decó” en Paysandú y una fachada que merece ser restaurada

El 27 de noviembre los arquitectos celebrábamos nuestro día, distinguiendo una obra del Arq. Ruben Lafranconi, en la esquina de Leandro Gómez y 19 de Abril, ejemplo de los buenos edificios que heredamos de la década del 50 del siglo pasado. En la madrugada de ese día un incendio afectaba un gran local comercial y la fachada de lo que fue la carpintería y mueblería de Francisco Laurenzo Bruno, edificada en 1931.

El peligro de derrumbe obligó a demoler parte de la misma. Aún quedaba el cartel que indicaba la entrada por calle Florida al Pasaje Laurenzo que fue orgullo de Paysandú por ser la primera galería del país, inaugurada en 1955, proyecto y construcción de su hijo Francisco Ramón Laurenzo. Hicimos una gestión que acompañó el director de Obras de la Intendencia y la empresa Caillabet, por lo cual se lo pudo salvar y resguardar para hacer un ejercicio docente de recuperación como se hizo con el del ex –Cine Astor. Una tragedia para la ciudad en tanto esa fachada de los primeros años de la década del 30 fue concebida dentro de las formas que conocemos como el estilo “art-decó”.

Origen y fundamentos del “art-decó” El período entre las dos guerras, es un período particularmente fermental, y es a partir del año 1925, en que se realizó en París la “Exposition des Arts Décoratifs et Industrielles Modernes”, donde tiene su origen este nuevo “estilo”. En esa muestra donde solo se admitían obras consideradas dentro de la “decoración moderna y funcional”, surge un concepto de modernidad no rupturista como lo hacían otras vanguardias artísticas de la época (Futurismo, Cubismo, Expresionismo, etcétera.) sino de una postura más moderada y gradualista.

Una modalidad de producción de diseño muy abarcativo que va desde pequeños objetoslámparas, ceniceros, estatuillas, piezas de cerámica o vidrio- hasta el diseño del mueble o de la decoración interior, carteles, diseño gráfico-que se expande por todos los rincones del planeta y especialmente a través de su arquitectura. Estados Unidos y América Latina fueron claramente receptivos y en particular en nuestro país se lo asumió en forma original y creativa, como se puede apreciar en Montevideo, y también en nuestra ciudad.

El auge del cine sonoro fue un desafío para los arquitectos de la época que debieron proyectar grandes salas que fueron concebidas en esta modalidad formal. (Del cine-teatro 18 de julio reformado por el Arq. Juan Carlos Meier aun vemos parte de su fachada si elevamos la mirada por sobre la cartelería de un templo religioso. El Astor es otro ejemplo en esta caso del Arq. Oscar Garrasino, 1939) También encontramos una corriente dentro del “art-decó”, Un día de celebraciones y una tragedia La arquitectura “Art. Decó” en Paysandú más depurada y maquinista denominada “streamline”, línea aerodinámica, como por ejemplo en el Mercado Municipal.

Anteproyecto de Héctor Rampa, desarrollado y ejecutado por Oscar Garrasino. 1941 Un primer ejemplo de un edificio que se aparta de las formas y ornamentos tradicionales lo es el nuevo edificio para la Tienda París-Londres (hoy sede del Poder Judicial), que en 1927 diseña el arquitecto italiano Mario Palanti, autor de importantes obras en las capitales del Plata, como los Palacios Barolo en Buenos Aires y el Palacio Salvo. El caso del arquitecto Héctor Rampa Tempranamente egresado de nuestra Facultad de Arquitectura, como también lo fue el Arq. Roberto Bianchi. Es autor del proyecto para la sede del Club Remeros Paysandú, construida por la empresa arquitecto J. Tosi y hnos. en 1928. (Empresa que también hizo el edifico del Banco República y el de París Londres, así como el puente sobre el Río Queguay). En cuanto a la fachada de Laurenzo hoy semi demolida, desconocemos el autor. Son de la misma época en que Rampa incursionaba en esas teorías y formas, por lo que bien podemos suponer que tuvo algo que ver.

Se pueden apreciar en estos ejemplos, algunos lineamientos propios del “art-decó”. En una apretada síntesis: -Una simetría muy acentuada en la masa edificada -Los dinteles inclinados. Figuras planas de varios ángulos, poligonales. – La ruptura del ángulo recto en los vanos, en el encuentro de las verticales y las horizontales, sustituidos por ángulos a 45 grados. -La organización escalonada de las formas y volúmenes en las cúspides de los edificios, inspiradas tal vez en las pirámides mayas y aztecas. Hay otras obras en la ciudad, donde Rampa dejó su marca, como la actual sede del Banco de Seguros del Estado (frente a la Plaza Constitución, hoy con algunas reformas). A nuestro criterio producto de su madurez es la casa de calle Florida 1223, (frente al lado norte de la Plaza)cuidadosamente restaurada por Mario Damico Holzmann. En tanto como lo dice el Arq. Alberto De Betolaza, las referencias expresivas son múltiples que se muestran austeras y racionales, así como la definición del acceso y el diseño de las rejas muestran una clara componente “streamline”.

De otras valiosas obras art-decó desconocemos los autores, como la casa en Avda. Brasil de la Flia. Gervaz-Elhordoy (hoy Hotel Papiros), la vivienda en Avda. España 1624, la Escuela No.2 en José Pedro Varela e Ituzaingó, el establecimiento comercial en Uruguay y Treinta y Tres, la fachada del ex -Frigorífico Paysandú, en Uruguay casi Luis A. de Herrera, etcétera, dignas de profundizar en su estudio. Una fachada que merece ser restaurada En 1967 un incendio en la Iglesia principal de Durazno, terminó con la estructura de madera de sus techos y gran parte de su interior. La reconstrucción le fue encargada al Ing. Eladio Dieste, un ingeniero con alma de arquitecto, cuyas obras son reconocidas en el mundo entero. Dieste hizo una propuesta audaz e innovadora. Mantuvo el frente que posee elementos románicos y renacentistas, incorporándola al diseño nuevo, y modificando totalmente su espacio interior.

Creando una obra de vanguardia, de gran creatividad, y sin pilares intermedios. Usando el ladrillo, que distingue sus construcciones, ya sea como revestimiento o en sus ya trascendentes estructuras de cerámica-armada. Resistida en un primer momento, hoy al igual que la Iglesia de Atlántida (1960), son reconocidas por la extraordinaria belleza en sus formas, sacando partido de un material enteramente nuestro, el ladrillo, y de la luz natural. ¿Pueden convivir, si se quiere pueden dialogar, lo antiguo con lo contemporáneo? ¿Se puede reconstruir la fachada de la Carpítería y Mueblería Laurenzo con el diseño de un nuevo edificio? Tenemos en Dieste un buen ejemplo. Pero también los hay en nuestra ciudad de arquitecturas recientes donde se han mantenido estructuras y formas del pasado, intervenidas acertadamente con concepciones y materiales modernos. La ciudad no puede perder esta fachada Art-Decó, por eso a través de estas líneas formulamos un llamado a quienes tendrán la responsabilidad del futuro proyecto a respetar ese patrimonio edilicio de los años 30.

Por Arq. Rubens Stagno Oberti

Publicado inicialmente en El Telegrafo (Paysandú)

 

La ONDA digital Nº 983 (Síganos en Twitter y facebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA
 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: