La ONDA digital en Instagram la Onda digital tv Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

BBC/ Si desde que hay cuarentena te ha resultado difícil recordar algunas cosas como enviar un correo electrónico o una palabra, o se te olvidó comprar la leche una vez más, no eres el único. He perdido la cuenta de todas las veces que recientemente mis amigos lamentaron que su memoria ha empeorado.

Los casos, evidentemente, apenas pasan lo anecdótico y es demasiado pronto para una investigación que compare nuestras habilidades de memoria de antes y después de la pandemia de covid-19. Pero en una encuesta realizada por la Sociedad del Alzheimer, la mitad de los parientes de pacientes dijeron que los recuerdos de sus seres queridos habían empeorado después de que comenzaron a vivir vidas más aisladas.

Las limitaciones a la socialización dentro de los hogares de ancianos y, en algunos casos, la prohibición de cualquier visitante durante muchos meses parece que pasa factura. La Universidad de California en Irvine está comenzando estudios sobre cómo el encierro ha afectado la memoria de las personas.

Ahora se sabe que incluso algunas personas con memorias asombrosas, que suelen recordar haber comprado una entrada de cine hace 20 años, están descubriendo que olvidan cosas.

Por supuesto, existen varios tipos diferentes de memoria.

Olvidar lo que querías comprar es diferente a no recordar el nombre de alguien o lo que hiciste el miércoles pasado. Pero la investigación sobre cómo funciona la memoria apunta a varias formas en las que podría tener un impacto nuestro entorno confinado.

El factor más obvio es el aislamiento. Sabemos que la falta de contacto social puede afectar negativamente al cerebro y que el efecto es más grave en quienes ya experimentan dificultades de memoria. Para quienes padecen el mal de Alzheimer, los niveles de soledad pueden incluso predecir el curso de la enfermedad.

Es natural que no todo el mundo se haya sentido solo durante la pandemia y los resultados de algunos estudios han demostrado que los niveles de soledad se han estancado con el tiempo.

Pero incluso si no nos sentimos angustiados por una reducción del contacto humano, muchos de nosotros seguimos viendo a menos personas de lo habitual. Nos estamos perdiendo esas conversaciones en la oficina o las fiestas en las que podíamos hablar con decenas de personas en una noche, intercambiando historias de lo que hemos estado haciendo.

La repetición de historias nos ayuda a consolidar nuestros recuerdos de lo que nos sucedió, lo que se conoce como recuerdos episódicos. Si no podemos socializar tanto, quizás no sea sorprendente que esos recuerdos no se sientan tan claros como de costumbre.

Ahora cuando tenemos la oportunidad de conversar, tenemos menos historias que contar. A medida que se cancelan las vacaciones, se posponen las bodas, los conciertos y eventos deportivos siguen sin público, tenemos menos de qué hablar. Y en cuanto a las quejas del trabajo, se tratan principalmente de las frustraciones con la tecnología.

Cinco razones por las que las reuniones a través de Zoom son tan agotadoras
Es cierto que podrías estar compensándolo con más socialización en línea. Pero esas conversaciones no son exactamente las mismas. Es menos probable que menciones las cosas intrascendentes que te han sucedido. Para que valga la pena, la historia debe ser digna de ser contada.

Más ansiedad
Pero hay más que la falta de socialización. Mucha gente ahora percibe una sensación de una ansiedad en sus vidas. Incluso si aprecias lo afortunado que eres y cómo otros están pasándolo mal, la sensación de que el mundo se ha convertido en un lugar más incierto puede ser difícil de combatir.

En el University College London, la psicobióloga Daisy Fancourt y su equipo han estado investigando cómo se han sentido las personas en Reino Unido durante la pandemia.

Aunque los niveles de ansiedad alcanzaron su punto máximo cuando comenzó el confinamiento y se han reducido gradualmente, los niveles promedio se han mantenido más altos que en los tiempos habituales, especialmente en las personas jóvenes, que viven solas, tienen niños, son de bajos ingresos o están en áreas urbanas.

Mientras tanto, la Oficina de Estadísticas Nacionales de Reino Unido ha descubierto que las tasas de depresión se han duplicado.

Se sabe que tanto la depresión como la ansiedad tienen un impacto en la memoria.

Las preocupaciones cobran factura en nuestra memoria de trabajo, dejándonos con menos capacidad disponible para recordar listas de compras o lo que tenemos que hacer. Todo esto se hace más difícil por la falta de pistas que ayuden a nuestros recuerdos.

Si sales a trabajar, entonces tu viaje, el cambio de escenario y los descansos que tomas marcan el día, dándote momentos para anclar tus recuerdos.

Pero cuando trabajas desde casa, cada reunión en línea se siente bastante similar a cualquier otra porque tiende a sentarse exactamente en el mismo lugar frente a la misma pantalla. También hay menos cosas para etiquetar tus recuerdos y ayudarte a distinguirlos.

Como dice Catherine Loveday, profesora de neurociencia cognitiva en la Universidad de Westminster: «Tratar de recordar lo que te sucedió cuando hay poca distinción entre los diferentes días es como tratar de tocar un piano cuando no hay teclas negras que te ayuden a ubicar tu alrededor».

La importancia del trayecto desde el trabajo
Además de que los días se funden en uno solo, también las cosas que haces en esos días.

En una oficina, puedes pasar por una sala donde tuviste una reunión en particular, lo que te recuerda que necesitabas enviarle un correo electrónico a alguien al respecto.

En casa, no hay señales que te ayuden a recordar las diferentes partes de su trabajo. Cada memoria está etiquetada con sentarse frente a tu computadora. En el trabajo, es posible que recuerdes exactamente dónde tuviste una conversación, en los ascensores o en la cocina de la oficina. Eso te ayudará a no olvidarlo.

Luego hay una fatiga general, que tampoco ayuda a nuestros recuerdos. Las reuniones de Zoom son agotadoras, parte del trabajo es mucho más difícil desde casa y las vacaciones se cancelan. La falta de rutina y la ansiedad por la pandemia pueden perturbar nuestro sueño. Pon todo eso junto: básicamente estamos en un cansancio continuo.

Entonces, con la combinación de fatiga, ansiedad, falta de señales y menos interacciones sociales, no es de extrañar que algunos de nosotros sintamos que nuestra capacidad de memoria nos está decepcionando.

Loveday cree que hay un factor adicional involucrado, uno que quizás ni siquiera hayamos notado: el impacto en nuestro cerebro, especialmente en nuestra memoria, de pasar tiempo en diferentes ubicaciones geográficas.

Encontrar el camino de regreso a casa siempre ha sido importante para nuestra supervivencia. Tan pronto como salimos de casa, empezamos a prestar atención.

Ya sea que estemos pasando por un bosque o en los alrededores de una ciudad, hacemos más uso de la región del cerebro con forma de caballito de mar conocida como hipocampo. En Reino Unido algunos estudios muestran que los taxistas de Londres conocen hasta cada callejón sin salida. Esos conductores desarrollan un hipocampo más grande.

Necesitamos involucrar al hipocampo para recordar nueva información, pero Veronique Bohbot, neurocientífica de la Universidad McGill, en Canadá, descubrió que si la vida de las personas se vuelve más confinada y repetitiva a medida que envejecen, el uso del hipocampo disminuye.

Asimismo, descubrió que los conductores que confían en la navegación por satélite en lugar de encontrar su propio camino producen menos recuerdos espaciales, el tipo de recuerdos que dependen particularmente del hipocampo.

i hemos estado en casa la mayor parte del tiempo durante varios meses debido a la pandemia, hemos perdido ese estímulo adicional que proviene de encontrar nuestro camino.

¿Qué podemos hacer?
La buena noticia es que hay cosas que podemos hacer al respecto.

Salir a caminar, especialmente por calles desconocidas, hará que tu cerebro vuelva a prestar atención. E incluso moverse un poco marca la diferencia. ¿Tienes que sentarse en tu escritorio cada reunión? Si es una llamada telefónica, ¿podrías caminar por la calle?

Asegurarse de que los días de semana y los fines de semana sean suficientemente diferentes, como para no fusionarse en uno solo, puede ayudar con las distorsiones que nuestra nueva vida puede tener en nuestra percepción del tiempo.

Loveday aconseja agregar más variedad a nuestras vidas, lo que podría implicar un poco de pensamiento creativo para lograrlo.

Si no puedes salir, te sugiere que busques una actividad completamente nueva en casa y luego contarle de ella a alguien para ayudarle a tu memoria.

Reflexionar deliberadamente sobre tu día cada noche puede ayudarte a consolidar tus recuerdos. Incluso podrías escribir un diario.

Es cierto que suceden menos cosas dignas de mención en estos días, pero aún podría ser interesante mirar hacia atrás en un día. Eso también puede ayudar a tu memoria en este momento. Y si te olvidas de hacer cosas, entonces hacer listas y configurar alertas en tu teléfono puede marcar más la diferencia de lo que piensas.

También puedes aprovechar tu propia imaginación. Si deseas recordar que debes comprar leche, pan y huevos, antes de ir, imagínate visitando cada uno de los pasillos necesarios en la tienda.

Cuando llegues, este viaje imaginario volverá a tu mente y es más probable que recuerdes todo lo que necesitas comprar.

 

Claudia Hammond
(BBC) es la autora de The Art of Rest (El arte del descanso).

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital