La ONDA digital en Instagram la Onda digital tv Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Cristianos y comunistas…Entrevista a “La Negra” Estela Alves Serra


En primer lugar le contamos a la “Negra” Estela el motivo de la entrevista. Que un compañero (Gerardo), nos había contado la historia del paro de los camioneros de OSE, en plena represión de la Operación Morgan, organizado por Ubagésner Cháves Sosa.

Que el cura de la parroquia de Possolo había facilitado la impresión de los volantes…

Hablando con “Pope” Alberto Ortiz; nos sugirió, ¿por qué no hablan con la “Negra” Estela?, que conoció al Padre Cacho (Ruben Isidro Alonso). Creo que el Padre pudo haber tenido algo que ver…

¿Vos conociste al “Padre” Cacho?

 ¡Sí! Lo conocí cuando tenía 12 años en el año 1971 o 1972, en la ciudad de Artigas. Él ya estaba instalado en Rivera, en Pueblo Nuevo, un barrio parecido a un “cantegril” de acá de Montevideo.

La Iglesia estaba dividida en diócesis, algunas fueron muy conservadoras y reaccionarias- como la de Flores-, llegando a colaborar con la dictadura; y otras fueron muy avanzadas. La diócesis de avanzada era la nuestra, que comprendía Artigas, Salto, Paysandú y Rio Negro. Porque el obispo nuestro era Marcelo Mendiharat…

Voy a contar una anécdota que la cuento siempre por ser cómica: veías a los milicos en la misa con sus  familiares. Iban a la misa para vincularse con el pueblo. Cuando había que decir por nuestro obispo Marcelo… ¡”el señor escuchara”!, (los tres nos reímos). Los milicos se veían obligados a decir….y nosotros que éramos jóvenes rebeldes, nos matábamos de la risa. El obispo estaba requerido por las Fuerzas Conjuntas.

¿Así que eras cristiana…?

 Empezamos un grupo de jóvenes que éramos amigos, que nos conocimos en primer año de liceo y decidimos empezar a estudiar filosofía. Ahí en la parroquia de Artigas había excelentes libros y el que era cura en ese momento era el cura Espada, que era muy reaccionario, familiar de los dueños de los vinos Espada. Nos trató de dirigir. Pero nosotros nos juntamos con el párroco J.J. Rodríguez, que era muy avanzado.

Empezamos a tocar la guitarra, que era toda una novedad y cantábamos una serie de canciones que no era habitual en la Iglesia de ese entonces.

Queríamos ir a un barrio pobre…, pensábamos que esa era la salida…y empezamos a ir al barrio Ayuí, que en ese momento no entraba nadie.

Diría una amiga, Sonia, que es hoy abogada: ¡No evangelizamos a nadie! Pero pasamos lindazo y hacíamos lo que creíamos era lo mejor.

En medio de esto, Cacho estaba en Rivera junta con el padre Carcabelos. Los últimos años estuvo en la ciudad de Artigas y al final lo habían mandado para Bella Unión.

Quiero resaltar antes que me olvide; que Carcabelos leyó la proclama del 1º de mayo de 1980, cuando los milicos cambiaron la fecha del día de los trabajadores, cuando podías ir preso y él dio la cara…y más en Artigas que era muy difícil. En Artigas ganó el Sí cuando el plebiscito de 1980. La persona que leyó la proclama del 1º de mayo fue el cura Carcabelos y lo hizo en el Obelisco, en la plaza.

¿Un acto hicieron?

 Sí. Con poquita gente, pero un acto en la plaza en medio de la dictadura. ¡Fue muy importante! Y más para el lugar.

¡El coraje del cura, José Carcabelos! Ni que hablar que fue uno de los mejores amigos de Cacho. Empezaron juntos.

Cacho proviene de una familia muy humilde, su padre era panadero. Y como no tenían para darle de comer, los seis hijos entran al seminario, una forma de resolver la comida…Cinco hijos dejaron…formaron sus familias…y Cacho sigue hasta que se hace cura salesiano.

Cacho siempre decía que su opción era por los pobres. Decide ir a Rivera al asentamiento Pueblo Nuevo, donde después tuve la alegría de reencontrarme con muchos de los gurises, son hoy trabajadores de la construcción. Me los reencontré cuando militábamos en la clandestinidad y se habían afiliado al Partido

Explicá cómo te hiciste comunista.

 Yo soy de origen cristiano. “Pope” Ortiz siempre me dice que no hay contradicción en ser cristiana y comunista, porque tu opción es pelear contra la injusticia, por los derechos de todos, por un hombre nuevo que se hablaba en el Partido y en la Iglesia también.

Nosotros funcionábamos en grupos de autocrítica dentro de la iglesia. Eso era muy bueno. Nos reuníamos y nos hacíamos autocrítica por las diferentes actitudes que habíamos tenido. Una manera de ir corrigiendo los errores.

Volviendo a Cacho…

 Cacho hace campamentos para jóvenes de Pueblo Nuevo, con quienes estábamos contra la curia de derecha, que éramos ocho personas. Seguimos siendo íntimos amigos.

Dos de ellos son curas, el resto no. Uno está en Paysandú y el otro en Brasil, militando en el PT. El que está en Brasil es muy, pero muy avanzado.

Te contábamos que a Chaves Sosa, en plena represión de la Operación Morgan en el año 1976, se le ocurrió organizar el paro de los camioneros…y un cura de la parroquia de Possolo…le dio una mano para hacer los volantes, que contribuyeron a que se ganara el conflicto…Nosotros “sospechamos” que vos podés saber quién fue el cura… ¿Pudo haber sido el padre Cacho el que dio la misa…? Después de la cual Cháves fue junto con Gerardo Barrios hablar con él…

 Yo pienso en dos posibilidades.

A Cacho no le permiten seguir en Rivera. Su sueño era venir a Montevideo e insertarse en el “cantegril”. Los conflictos con la iglesia empiezan en 1974, lo empiezan a presionar para que viviera en una parroquia. En 1976 lo sacan de Rivera, las autoridades de la iglesia. La misa pudo haber sido dada por Cacho, porque él venía…, incluso la iglesia le plantea la opción de dejar de ser cura.

Y Cacho decide- de esto se sabe muy poco, aclara Estela- mandar una carta a Roma… ¡y la manda!

Hicimos una reunión a orillas del rio Cuareim con jóvenes de Rivera y Artigas, donde Cacho nos pregunta: ¿qué hago?, ¿sigo siendo cura?, porque yo voy a seguir haciendo lo que me planteé en mi vida.

Yo voté para que dejara de ser cura, que dejara de ser parte del clero regular. Pero por mayoría salió que siguiera…Desde ahí es que hace la carta, empieza a venir a Montevideo y lo mandan para la parroquia de Possolo, donde venía regularmente, donde se veía con otro cura, el cura Britos…

¿Cómo?

 De apellido Britos. Un cura gordo, cuarentón, más o menos de la misma edad de Cacho.

Un tipo muy bien, de avanzada, de ideas progresistas.

Pueden haber sido cualquiera de los dos.

O sea que pudo haber sido Cacho o Britos. ¿No cabe otra posibilidad?

 No, porque eran los dos que estaban.

¿Britos estaba de mucho tiempo ahí?

Sí. Porque Britos era el párroco. Era el cura regular de la parroquia. Hay dos posibilidades. O fue Britos o fuer Cacho. Porque cuando Cacho venía, también daba la misa.

¿Quién podría…?

 Alguien de esa época… o con las monjas de la Asunción. Las Hermanas de la Asunción, le dicen las hermanitas de los pobres. Ellas viven en la calle Emilio Zolá a la vuelta de la parroquia de Possolo, donde yo también viví, porque Cacho me consiguió para vivir ahí, antes de mudarnos para el “cantegril”

Perdoná que te cortemos, ¿o sea que viviste con Cacho?

 Después de todo ese meollo de la iglesia, lo hablamos con Cacho…, es muy fácil decir: vamos a ayudar a la gente del asentamiento, pero si no vivís la realidad de la gente, no podés cambiar la realidad. ¡Tenés que vivirla a la realidad!

¿No eras comunista?

 No, no era comunista. Me hice comunista en la facultad de Medicina en el año 1981. Hay una anécdota muy cómica, de por qué me hice comunista. Andrea…Hicimos un grupo de los que no éramos de guita, porque la facultad era muy elitista. Era la época que había examen de ingreso, durante la dictadura. Empezamos a juntar firmas contra el examen de ingreso.

Yo participaba en todo. Pero era la única de ese grupo que no era comunista.

Fue muy cómica la afiliación.

Pero antes contadnos la historia de la monja Marta…

 Era una monja de las Hermanas de la Asunción que había estado presa en Punta de Rieles. Las Hermanas de la Asunción no se vestían como monjas y la función de ellas es: si estás enfermo, no tenés guita, no tenés nada; van a tu casa, te limpian tu casa, te cuidan…y luego se van.

Cuando yo vivía con las monjas, liberan a Marta del Penal. Me quedó grabado hasta hoy, aquella mujer grande y rubia, que no podía abrir los ojos…porque le molestaba la luz. Un día charlando me dice: todo bien Estela lo que haces con Cacho, es muy loable, me parece bien, pero la cosa no pasa por ahí; los verdaderos cambios pasan por la lucha de la clase obrera. ¡Era la primera vez que alguien me decía eso! ¡Y me lo dice Marta que era monja!

Y eso te debe haber repiqueteado…

 ¡Pa! Entro en la facultad y me encuentro con los jóvenes comunistas, que me dicen: “Negra” tenés que afiliarte a la UJC. Eso fue todo el planteo. No, porque yo creo en Dios, les dije. Y me dijeron: ¡qué importa que creas en Dios!

¡Qué bueno!

 Y le digo: los comunistas no creen en Dios.

No importa.

Yo les pregunto, influenciada por el momento, ¿qué pasa en Afganistán? Yo no sabía que pasaba en Afganistán. ¡Qué pasa en Afganistán!

Y Andrea me contesta: ¿sabés una cosa “Negra”? ¡No sé qué mierda pasa en Afganistán! ¡Y no me importa!

¡En este país hay una dictadura! Y para derrotarla hay que estar organizado. ¡Y para estar organizado tenés un puesto de lucha en la UJOTACÉ! ¡Y vos militás con nosotros! Lo único que te falta es afiliarte.

Y así fue. Entonces, me afilió Andrea.

Yo no era aún comunista y volanteaba por Liber Arce el 14 de agosto. Hice pintadas por Omar Pérez y otros compañeros detenidos.

¿Era grande el círculo?

 Eran unos diez afiliados. Había un círculo por cada generación. Me saco el sombrero por cada uno de los afiliados. Empezamos el reencuentro por la enfermedad del “Pope”, porque todos lo conocieron al “Pope”. Tenemos por ejemplo al Alvarito que es neurocirujano y hace conciertos internacionales en Austria…en otros países

De todas las únicas que no terminaste fuiste vos…

 Yo y Anita que se dedicó a las letras. Yo dejé porque entré en el Pasteur durante la dictadura y la lucha te va llevando…, participe de la reorganización de FFSP (Federación de Funcionarios de Salud Pública). Pese a la ley de asociaciones profesionales del año 1981 que era solo para privados. Pero esa es otra historia.

Volviendo a Cacho…

 En aquel momento hablamos con Dora, una mujer con un gran liderazgo en el asentamiento Plácido Ellauri. Conocimos al “Beto” Maciel y a la madre del “Chueco” Maciel. ¡El “Beto” Maciel era obrero metalúrgico! ¡Era un excelente tipo!

Dora nos consigue…

¿Qué edad tenía?

 Era joven, tenía familia, tenía hijos. Ponele que en ese momento tenía veinte y pocos años.

Perdona… ¿qué ibas a decir del Cacho?

 Le compramos la llave a una viejita del barrio, que Dora nos consigue. Todos le decían la abuela. Le compramos la llave de su rancho y nos fuimos a vivir ahí, Cacho y yo. Para hacer lo que realmente queríamos, que era vivir la realidad de la gente, para poder entender.

¡Porque era bárbaro ser solidario contigo y después de noche yo me voy a dormir a una buena cama!

Esa era la posición de Cacho.

Me acuerdo que hicimos una obra de teatro…

¿Cómo era Cacho?

 Era un tipo especial, realmente. Muy parecido al “Pope”, ¡muy parecido! No se calentaba nunca, sabía escuchar con paciencia, era capaz de entender todo, desde el que venía borracho hasta el que había afanado.

¡Vivíamos con Cacho en la comisaría! Los milicos decían: ¡ahí viene el curita!

¿Si viviera Cacho, se hubiera sumando a la lucha contra  la baja de la edad de imputabilidad?

 Yo creo que sí. Creo no, ¡seguro que Cacho hubiera estado luchando…!

Políticamente, por ejemplo, el tema de la revolución cubana ¿cómo lo veía él?

 La veía bien. ¡Él estaba de acuerdo con la revolución cubana!

Del punto de vista ecuménico Cacho tenía una concepción de unir a todas las religiones. Estaba muy metido en ese tema. Tenía, por ejemplo, muy buenas relaciones con el pastor Miller, que hizo la huelga de hambre, en la época de Germán Araujo, en Cristo Rey, al lado de la sede de Rentistas. Fue una huelga por los derechos humanos. En el ayuno que creo fue en agosto de 1983, participaron, entre otros “Perico” Pérez Aguirre. A los doce días de ayuno SERPAJ es ilegalizada por la dictadura. El médico que controlaba el ayuno era Marcos Carámbula.

Yo me acuerdo porque esa noche los milicos me llevaron en cana. La Policía detuvo a 300 personas que apoyábamos a los ayunantes desde la calle.

Ya no funcionaba el Cristo Rey como iglesia. Funcionaba por el lado de atrás un pensionado, que era para jóvenes estudiantes. Yo viví allí.

El pensionado funcionaba en el año 1979 en adelante.

¿Cacho llegó a saber que te habías afiliado a las UJC?

 Si. Por supuesto. Y el trato siguió siendo el mismo.

De los 8 que venimos de Artigas, hubo siete que fueron a la parroquia de Aires Puros que era una parroquia muy avanzada, donde el seminarista, que hoy es cura, es Carlos Silva que ha escrito libros.

Esto fue en el año 1978. Siete gurises se van para ahí y yo resuelvo irme para el “cantegril” con Cacho. Vinimos de Artigas sin nada, no sabiendo a dónde íbamos a vivir, ni que íbamos a comer.

A esa gente, ¿la volviste a ver?

 Seguimos vinculándonos. ¡Es para toda la vida! Lo mismo me pasa con los gurises del círculo de la Juventud.

Ahora cuando estuve jodida, ¡aparecieron todos!

Si no hubiera sido por el “Pope” que me dio su casa acá en Montevideo, me hubiera muerto en Artigas. Y en este patio que estamos hablando, nos juntamos con los gurises. Hacía más de 30 años que no nos veíamos. Y fue como si no hubiera pasado el tiempo.

Cuando hice el hemoperitoneo, Andrea me abrazaba y lloraba y decía: ¡Yo te quiero mucho negrita! Le tomaban el pelo: ¿a quién tratamos, a la paciente o a la doctora?

Andrea se mareó y todo…del estado de nervio que tenía. Es una dulce…hija de un viejo comunista, escultor… tiene una familia preciosa, se casó con el flaco Jorge- “El Ciego”-, porque es miope.

Yo le decía que no podía hacer de campana…y el flaco en broma me decía: ¡pero vamos a caer todos juntos! Tienen tres gurises divinos…

Esta entrevista se hizo en la casa de Alberto “Pope” Ortiz en el verano de 2015. Realizada junto con un integrante de la Comisión Juvenil de la UNTMRA.

 

 

Por el Prof. Gonzalo Alsina

La ONDA digital Nº 976 (Síganos en Twitter y facebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital