La ONDA digital en Instagram la Onda digital tv Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

EE.UU: Faltan 19 días

Las elecciones presidenciales en Estados Unidos nunca habían concitado tanta atención mundial. Si bien siempre han sido un hecho que destacó en los titulares de los medios informativos, sin duda alguna, esta ha sido la más generadora de atención en casi todos los paises del mundo.Varias son las razones que explican que esto se haya producido. Estados Unidos se encuentra en un típico período de “fin de ciclo” de su hegemonía imperialista global. Esto determina un seguimiento más cercano para todos quienes estudian cómo se ordenan las piezas en ese nuevo orden mundial en el que la superpotencia surgida de la segunda guerra mundial se encuentra en repliegue. Su presidente es sin duda alguna otra poderosa razón para ese “enfoque” mundial en los próximos comicios del 3 de Noviembre.

El Washington Post considera a Donald Trump el peor presidente de la historia de su país.Su juicio se basa en múltiples aspectos de su gestión, pero la peor nota de su “boletín de  calificaciones” se la lleva la catastrófica conducción de la pandemia en curso del CoVid19. El país de la todavía primera economía del mundo, recoge hasta ahora más del 20 por ciento de todas las muertes y el primer lugar en contagios del planeta. Siendo su población menor al 5 por ciento de la población total de la tierra. Más allá de la desigual cobertura médica de uno de los más caros e ineficientes sistemas de salud y teniendo en cuenta la indignante y creciente brecha entre ricos y pobres como trasfondo estructural, esto no alcanza para explicar el desastre. Esa catástrofe es de inexcusable e ineludible responsabilidad del titular de la Casa Blanca. La mentira sistemática, la negación reiterada, el desprecio a la comunidad científica, la invocación a figuras esotéricas, hasta recomendaciones delirantes como aconsejar tomar desinfectantes para combatir el virus, pintan un panorama patético y desolador de un país con un personaje incalificable al frente.

Su condición de misógino, homófobo, xenófobo, racista, se fue exacerbando en el ejercicio de su mandato. Su falta total de respeto por cualquiera que no siga sus dictados, su insulto a los periodistas que no lo alaban, le han hecho más daño a la imagen de su país que muchas de las más repudiables intervenciones armadas y guerras protagonizadas por el imperio decadente que supuestamente todavía dirige. Ha echado nafta al fuego en las lacerantes tragedias que exhiben el racismo vigente en la sociedad. Logrando ser un factor de división contrariando todo lo que se espera de un presidente. Ha logrado alejarse de sus aliados más importantes e históricos. Ha demostrado su simpatía por personalidades tradicionalmente opuestas a los intereses estratégicos de su nación. Se ha replegado de varios espacios de importancia geopolítica global y le ha dado más espacio a la alianza Chino-Rusa en la nueva “guerra fría” contemporánea. Ha echado por tierra acciones positivas para las relaciones con América Latina que la administración Obama llevó adelante; como la normalización de las relaciones con Cuba y el apoyo decidido al proceso de paz en Colombia. En su sustitucion impulsó una agresiva política intervencionista con acciones ilegítimas tanto económicas como políticas y militares.

Resulta imposible sintetizar en un artículo la cantidad de razones que llevaron al citado Washington Post a ponerlo en el podio como el peor de todos. La última perla (aunque faltan diecinueve días) ha sido la de ser el primer presidente de la historia de los Estados Unidos que se niega a afirmar que si pierde reconocerá el resultado. Veremos qué pasa desde hoy hasta el próximo primer martes del mes que viene. En un mundo en crisis, con un multilateralismo debilitado, con incertidumbres de todo tipo y con resurgimientos fascistas y neonazis en muchos países, los humanistas del mundo siguen con expectación esta elección en Estados Unidos. Como muchos votantes en ese país manifiestan: “no es que votemos por Biden, votamos porque creemos que para nuestro país y seguramente para el mundo, un nuevo mandato de este sujeto, sería una catástrofe inaudita”.

Los últimos sondeos ratifican una ventaja de Joseph Biden superior a dos dígitos sobre Donald Trump. La misma se registra en todos los estados. Aún en aquellos que le dieron la victoria en el colegio electoral en 2016, aunque con menor diferencia. Trump aparece descontrolado y acumulando desaciertos por su desesperación. Acaba de publicar en las redes una denigrante pieza de supuesta propaganda que señala a Biden como candidato a “residente”. Quitando la letra p, como texto que acompaña una foto de una residencia de personas mayores, supuestamente exhibiendo su “ventaja” de cuatro años menos que su oponente. Trump tiene 73 años. Y es muy significativa la cantidad de electores que viven en dichos hogares.

Más allá del sistema electoral, que en realidad transforma la elección presidencial en tantas elecciones como estados de la unión, parece muy probable que un personaje que representa todo lo contrario a la verdad, la cultura, el trabajo y el progreso sufra una contundente derrota.

Por Carlos Pita
Médico, político, ex embajador uruguayo en EE.UU.

La ONDA digital Nº 970 (Síganos en Twitter y facebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADAS

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital