La ONDA digital en Instagram la Onda digital tv Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Ante la aplicación del Reglamento de Tierras de 1815, más allá de las maniobras del Cabildo y de los grandes hacendados, no sólo que se fue aplicando, sino que por el empuje de los patriotas pobres se aplicó el tan discutido artículo 13, que tocó las tierras vendidas o donadas por el enemigo español primero y luego del gobierno porteño de Montevideo a una importante cantidad de hacendados que estaban en el bando patriota.

El gobierno de Buenos Aires y los grandes hacendados que vendieron la patria pidieron a los portugueses que invadieran, cosa que hicieron inmediatamente. Con el rápido avance de las fuerzas portuguesas aumentó el número de enemigos y de traidores.

Hoy me quiere detener en dos “tenientes” de Artigas: Manuel Oribe y Fructuoso Rivera. Empezaron a ir por el campamento invasor personajes como Don Agustín Viana, Francisco Javier de Viana y Dámaso Antonio Larrañaga.
Con la dureza de la guerra fueron abandonando al Jefe de los Orientales, el grupo de hacendados del frente patriota que no tenían ninguna simpatía con los cambios a nivel agrario.

“Los grandes hacendados Manuel Oribe e Ignacio Oribe y Rufino Bauzá, encabezaron una junta de oficiales tendientes a desobedecer las órdenes artiguistas con motivo del nombramiento de Rivera. El “Acta de Santa Lucía” provocó la furia de Artigas, Jefe de los Orientales, que veía quebrar la disciplina ante el fuego del enemigo invasor.” Eso en cualquier circunstancia y especialmente en términos militares es: ¡TRAICIÓN! ¡En una guerra eso es traición!
Estos sectores en secreto empezaron a vincularse con el enemigo del gobierno porteño, responsable notorio de la invasión portuguesa. Oribe lo sabía.

Empezaron a acomodarse el propio Miguel Barreiro, Rufino Bauzá y los hermanos Oribe, que por conductos distintos, preparaban planes que permitiese eliminar la radical jefatura artiguista y apoyarse en el poder porteño.

El colmo de la traición fue la deserción del Regimiento de Libertos y del Escuadrón de Artillería, cuyos jefes, Bauzá, Monjaime, Oribe y Ramos se acogieron al Edicto de Lecor que permitía pasar por el Puerto de Montevideo a todos los que quisiesen abandonar la resistencia contra el ocupante extranjero., haciendo así que estos mismos desertores combatieran con las armas en la mano a las tropas federales en la batalla de Cepeda. ¿Si esto no es traición? ¿Qué es traición?

Manuel Oribe temprano en el año 1817 en acuerdo con Lecor se fue vía puerto de Montevideo a Buenos Aires y peleó al servicio del enemigo, contra las tropas Artiguistas.

“Los paisanos pobres, los negros, los indios, los que habían recibido tierras de Artigas, quedaron huérfanos de todo apoyo, fueron muriendo, desangrándose en la gloriosa campaña militar contra el invasor.”

La aplicación del artículo Nº 13 del Reglamento de Tierras del 10 de setiembre de 1815, había perjudicado a varios grandes estancieros del bando patriota. Entre los perjudicados estaba Margarita Viana y Agustín Estrada por los campos de Durazno heredados por sus sobrinos, los hermanos Oribe.

“Manuel Oribe se sentía despojado junto a sus hermanos por el desconocimiento de los campos heredados de su tía Margarita Viana, sino que además se veía despojado por el mismo artículo en los campos de su cuñado y suegro Contucci.”

La traición no era desinteresada.
“Es más que probable fue en el sector que respondía a la prudencia de Juan José Durán, Juan de Medina, Agustín Estrada, Joaquín Suárez, Tomás Garcia de Zúñiga (que para su desgracia no tenía ni siquiera un título bien habido para sus campos de Florida, los más grandes de la Provincia), etc, que tuvo nacimiento aquella famosa “Nota al artículo 13” que ninguno de los originales y copias autentificadas de la época registra. Todos ellos estaban directamente interesados en que aquella restricción según la cual se eximía de la confiscación a los “patriotas acreedores a esta gracia”, fuera, sino auténticamente homologada, por lo menos respetada de hecho.”

“Es casi seguro que los tenientes y oficiales artiguistas directamente vinculados a la faenas duras y heroicas de la independencia tuvieran menos que temer, sobre todo que en su mayoría eran campos de mediana extensión…”
En la medida que la revolución se radicalizaba los primeros desertores del frente artiguista fueron: Adrián Medina, Tomás Garcia de Zúñiga, los cabildantes Juan José Durán, Juan de Medina, Agustín Estrada, Manuel Oribe e Ignacio Oribe, algunos como estos lograron la autorización de Lecor para pasar a Buenos Aires a través de Montevideo y los que se quedaron “recibieron bajo palio al invasor extranjero y desempeñando las jerarquías que el ocupante otorgaba a los traidores.”

El corto tiempo de la aplicación del Reglamento y el abundante fondo de tierras repartibles, hizo que tardíamente chocaran los intereses de los aspirantes a tierras y los propietarios afectados por el artículo Nº 13 del Reglamento.
Días antes de la invasión portuguesa un importante americano, el cabildante por Maldonado, Juan de Uriarte, se vio despojado de un gigantesco latifundio, a favor de los paisanos pobres por haber sido titulado en el período 1810-1815.

Fue la última señal para los que estaban en igual situación.

Está totalmente demostrada la traición de Manuel Oribe y de muchos cabildantes.

El pueblo de abajo que reunido y armando en la Asamblea de la Quinta de la Paraguaya fungió definitivamente a Artigas como Jefe de los Orientales, defendió todo lo que pudo el ciclo artiguista.

En la próxima vamos por el otro traidor a la patria: Fructuoso Rivera.

Todos los entrecomillados y los conceptos fundamentales son sacados del libro “Artigas y su Revolución Agraria” 1811-1820, de los autores Lucía Sala de Tourón, Nelson de la Torre y Julio Rodriguez, 1978, México.

Por el Prof. Gonzalo Alsina

La ONDA digital Nº 967 (Síganos en Twitter y facebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

 

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital