La ONDA digital la Onda digital tv Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

La tecnología amenaza los derechos laborales

La pandemia le brinda un gran impulso a la digitalización de las actividades económicas pero la misma puede perjudicar la calidad de vida de millones de trabajadores en el mundo.

En julio del 2020, la gente se ha acostumbrado a hacer diferentes tipos de acciones de la vida cotidiana por medio de Internet. Las compras se hacen desde computadoras o celulares por medio de aplicaciones, las videollamadas con otra persona viviendo en otra parte del mundo, ver películas o series o incluso el trabajo se está haciendo desde la casa. La pandemia nos brinda una oportunidad única de avanzar hacia una vida más digital y las empresas dedicadas a la tecnología están sacando provecho.

De acuerdo al sitio Bloomberg, entre los 10 multimillonarios del mundo que más han aumentado sus riquezas figuran 7 dedicados a la actividad tecnológica y curiosamente vienen de los Estados Unidos.  Interesantes datos que muestran que actividad económica ha logrado acumular más riquezas en este contexto de crisis mundial. En un contexto donde tanto la oferta como la demanda de bienes y servicios se ven afectadas por la enfermedad uno se pregunta como hicieron para acumular más riquezas que en tiempos convencionales.

Una de las claves pasa por el hecho de que en contexto de confinamiento de millones de personas, la vía digital permitió avanzar en algunas actividades que ya se encontraban avanzadas en el uso de tecnologías. Pero la digitalización mostró que los empresarios podían acumular riquezas sin necesidad de emplear tanto personal y eso llevó a una reducción del factor humano en el proceso productivo. Pero cabe preguntarse otro asunto espinoso ¿Por qué las empresas tecnológicas pudieron imponer esta reducción del factor humano?

La respuesta la podemos encontrar en el hecho de que estas empresas aplican sus políticas laborales en un país donde los derechos laborales son escasos. Estados Unidos se caracteriza por no adherir a varios convenios de la Organización Internacional del Trabajo como el Convenio 87 que asegura la libertad sindical y la protección del derecho de sindicalización . Esta situación ha generado una enorme desigualdad en la relación entre los empresarios y los trabajadores. En la gran mayoría de los casos, los empresarios pueden imponer su poder por sobre los intereses de los trabajadores.

La combinación de tecnología y abusos de poder le han dado la ventaja a estas empresas para maximizar sus ganancias. Un ejemplo de esto es la actitud de Tesla (propiedad de Elon Musk) de querer quebrar los esfuerzos de los trabajadores de organizarse. En el 2017, un trabajador publicó en un blog que se sentía “trabajando para una compañía del futuro con las condiciones laborales del pasado”.  Más recientemente, los trabajadores de Tesla se movilizaron para pedir que las autoridades intervengan sobre la empresa para que apliquen las medidas sanitarias de cuidado frente a la pandemia.

Pero las ambiciones de las empresas tecnológicas por más ganancias llevan a que intenten expandir su modelo productivo a todo el mundo. En este punto se generan fuertes conflictos en los países donde hay derechos laborales y organizaciones sindicales fuertes. En Alemania, los trabajadores de Amazon realizaron una huelga en reclamo de mejores condiciones de trabajo en el contexto del Coronavirus después de que 40 empleados dieran positivos y la empresa se negara a informar claramente cuál es la situación de sus empleados en relación a la enfermedad.

En Sudamérica hay tres casos que muestran con claridad la puja entre empresas tecnológicas contra la clase trabajadora. Una gran compañía argentina dedicada a compra y venta por internet, las App de reparto y UBER representan las principales empresas que buscan acumular ganancias a base de la destrucción de los derechos laborales. En el primer caso, se puede ver en el accionar de la empresa en la actividad de las financieras tecnológicas (Fintech)  o en el conflicto con el sindicato de camioneros  como buscaron crear condiciones laborales por afuera de los convenios colectivos de trabajo existentes y donde se haya una correlación de fuerzas totalmente favorable a las empresas y totalmente desfavorable a los trabajadores. En las App de reparto de productos y en UBER, buscan imponer a los trabajadores la idea de que son “autónomos” y no trabajadores en relación de dependencia. De esta manera, las empresas sienten que no están obligadas a cumplir con las obligaciones de las normativas laborales y logran ganancias al costo de los derechos de los trabajadores. La realización de medidas de fuerza por parte de organizaciones gremiales en los trabajadores de las App de reparto  y la acción de los sindicatos taxistas, son la mayor manifestación de que las afirmaciones de las empresas no se corroboran con la realidad.

La pandemia brinda una oportunidad para que las tecnológicas  impulsen estas ideas ya que han demostrado ser de las pocas actividades con capacidad para generar riqueza en el actual estado de situación. No obstante, lo que la pandemia genera como oportunidad es también su debilidad. La posibilidad de que el Coronavirus les provoque no solo la pérdida de su fuente de ingresos si no que les pueda quitar la vida, ha creado una actitud de lucha al interior de los trabajadores y no parecen estar dispuestos a ceder. Los trabajadores se sienten como tales y exigen el reconocimiento de sus derechos.

Por Ariel Bank
Licenciado en Relaciones del Trabajo de la Universidad de Buenos Aires

La ONDA digital Nº 964 (Síganos en Twitter y facebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital