En el Frente Amplio nuevamente vetan a los “renovadores”

En las últimas horas de este 11 de agosto, el Frente Amplio decidió que ninguno de sus tres candidatos a la Intendencia de Montevideo (IM) debata con su principal contrincante, la candidata de la coalición multicolor, Laura Raffo. Agregó a esta decisión que sus candidatos; Álvaro Villar. Carolina Cosse y Daniel Martínez, no se reúnan con el presidente de la República.

Álvaro Villar fue el que, en los dos temas vetados, había tenido la iniciativa desde filas del FA. Los argumentos de los dos vetos carecen totalmente de pertinencia y están fuera de la contextualización del momento político y social que vive Uruguay. Algunos de los argumentos también contradicen la conducta histórica del Frente Amplio y en particular la adoptada por sus principales líderes históricos.

Cuando la práctica política no es creativa, convirtiéndose solo en encontrar en los contrarios los argumentos para sus definiciones, las acciones propias dejan de ser política, reforzando los verdaderos proyectos de la oposición, perdiendo calidad y sustentación la democracia a todos los niveles.

Pero puede resultar una tarea abrumadora recorrer la historia propia en este caso para actores que en realidad sus propósitos están en otra dirección. Los argumentos de circunstancia para el veto, son solo una “perla en el collar” de los que se oponen a la renovación del Frente Amplio.

Lo sustancial que los argumentos del veto pretenden desdibujar y posponer, son las causas profundas y el laberinto en que vive el FA luego de perder la presidencia en la última elección nacional.

Ya en aquellos días cuando se decidieron las candidaturas frenteamplistas a la Intendencia de Montevideo, las trapisondas de los “conservadores” contra los “renovadores” fue “sangrienta”, en particular en desmedro del grupo que encabeza entre otras figuras el actual Senador Mario Bergara.

Dato de la pura realidad: hoy el grupo renovador es un activo sostén de la candidatura de Álvaro Villar.

¿Es casualidad o ahora la “pandemia” interviene topeando nuevamente las iniciativas de los “renovadores”? Nuevamente se opta por prácticas y definiciones políticas confusas. Nuevamente la fuerza de izquierda solo logra posponer una evaluación de su situación endógena, que tiene como consecuencias más graves, ahondar el descontento y profundizar la falta de entusiasmo de miles de sus integrantes.

Seguimos pensando que la interrogante que enfrenta la izquierda uruguaya es si recorrerá los mismos caminos de otras fuerzas políticas parecidas ideológicamente en el mundo…

 

Por Francisco Montiel

 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: